Especial fotográfico

En los límites de Michoacán y Colima, la cabecera municipal de Coahuayana es prácticamente un albergue para personas desplazadas por la violencia; en casas y cuartos en renta viven aproximadamente