HomeEducación1949 en la UM: Dos estudiantes muertos y un gobernador pide licencia

1949 en la UM: Dos estudiantes muertos y un gobernador pide licencia

1949 en la UM: Dos estudiantes muertos y un gobernador pide licencia

En 1949, un enfrentamiento entre la Universidad Michoacana y el gobierno estatal cobró la vida de los estudiantes Armando Héctor Tavera y Agustín Abarca, el 28 de julio, en medio de un movimiento estudiantil que generó la solidaridad a nivel nacional y obligó a José María Mendoza Pardo a solicitar licencia para retirarse de la gubernatura.

En el recuento que al respecto realiza el historiador Ángel Gutiérrez, señala que el origen del conflicto hace 70 años fue una crítica del gobernador a las autoridades de la Universidad que encabezaba como rector Porfirio García de León, al calificarlas de incompetentes. En su texto Universidad Michoacana. Historia breve (Universidad Michoacana, Colección Araucaria, 1997), el investigador reseña en el contexto previo que en 1944, las dificultades financieras ahogaban a la institución no superadas “por la cerrazón del gobierno de no aumentar el presupuesto”, lo que llevaba a constantes renuncias de rectores, situación a la que se llegó a 1949.

El 28 de julio de 1949, los universitarios realizaron un mitin frente a la casa del gobernante, con destrucción de puertas y ventanas, lo que generó la intervención del Ejército, que disparó contra los manifestantes. “Tavera murió en el acto; Agustín Abarca quedó herido y en la mañana del día siguiente murió en el Hospital Civil”.

El investigador destaca que el movimiento generado –que enarboló la desaparición de poderes en la entidad-, concitó una amplia solidaridad, “del Instituto Politécnico Nacional, de la Universidad Nacional Autónoma de México, de las Normales de la Ciudad de México, de Chapingo y otras instituciones más”. Mendoza Pardo presentó su licencia para retirarse del cargo, el 26 de agosto.

De los hechos, de los que nunca se consignó a ningún responsable, da cuenta el monumento actualmente vandalizado afuera de la Biblioteca Pública Universitaria.

Sin comentarios

Tu opinión nos importa, deja tu comentario: