HomeEspeciales 3.0A 481 años de su fundación, Centro Histórico de Morelia se ha convertido en un “botín comercial”

A 481 años de su fundación, Centro Histórico de Morelia se ha convertido en un “botín comercial”

A 481 años de su fundación, Centro Histórico de Morelia se ha convertido en un “botín comercial”

Morelia, Michoacán.- Durante las últimas décadas, cientos de casonas y edificios del Centro Histórico de Morelia han sufrido modificaciones irregulares con el fin de convertir dichos espacios en establecimientos comerciales, lo que ha provocado que la zona más emblemática de la ciudad pierda su valor arquitectónico e histórico, coincidieron expertos.

A 481 años de la fundación de la ciudad de Morelia, Ramón Sánchez Reyna, historiador egresado de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo y profesor de historia a nivel Bachillerato en la UMSNH, recordó que desde la década de los 60’s comenzó de manera significativa la demolición de casonas para hacer tiendas departamentales, sucursales bancarias y cafeterías, que se erigieron con fachadas nuevas estilo neo colonial.

Desde entonces hasta ahora, “cada fin de semana podemos hablar de la demolición de una casa, porque como los destructores saben que el INAH y el área de monumentos del Ayuntamiento a las 5:00 de la tarde que cierran las oficinas o a las 3:00 los viernes, entonces ya están los camiones de volteo golpeteando los interiores de casas”, señaló.

Como ejemplo, mencionó el caso de una vivienda que perteneció a una familia de apellido Garmendia, a un costado del Teatro Ocampo, donde actualmente realizan “alteraciones terribles construyendo con varilla y cemento para abrir un restaurante con vista de las azoteas a la Catedral, entonces ¿dónde está la vigilancia?”, cuestionó.

Ramón Sánchez, quien desde hace 30 años estudia la historia y cambios arquitectónicos de Morelia, asegura que anteriormente, desde la Plaza Morelos hasta el Portal Matamoros (junto a Plaza de Armas), existían alrededor de 30 viviendas, pero debido a la embestida de comercios en el centro de Morelia, hoy no hay una sola casa habitacional en esa zona.

“El centro se ha convertido en un botín comercial. Y como es tan costoso restaurar y engorroso el trámite que pide el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) y luego hay que pagar el permiso al ayuntamiento. Ya se le ha pedido al ayuntamiento que incentive, que si tú restauras tu casa te va a eximir del pago de predial por lo menos este año, que es simbólico”, propuso.

El historiador consideró que autoridades de los tres niveles deben dialogar y delimitar sus responsabilidades para frenar el cambio de uso de suelo y que la ciudad no pierda el uso habitacional.

Para Virgilio Marines Mota, restaurador e integrante de la Dirección de Sitios y Monumentos de la Secretaría de Cultura Federal, Morelia corre el riesgo de perder el nombramiento de Ciudad Patrimonio de la Humanidad, que le confirió la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), en 1991.

El experto recordó que uno de los requisitos que establece la UNESCO y que Morelia necesita para mantener dicha distinción es preservar el estilo arquitectónico original, por ello consideró que, si dicha organización internacional acudiera a revisar los inmuebles del Centro Histórico, muy probablemente retiraría a Morelia el nombramiento.

Marines Mota señaló que son el INAH y el gobierno municipal los encargados de vigilar las modificaciones en casas e inmuebles del centro de Morelia, pero el instituto “no está comprometido” en hacer su labor de preservar los edificios coloniales o históricos y el Ayuntamiento “se lava las manos en el INAH”.

“Si la UNESCO va por ejemplo, a ver la plaza de la computación, te juro que se van para atrás”, aseguró el restaurador, quien también ejemplificó como obra irregular la construcción que se lleva a cabo al lado del Teatro Ocampo.

Ambos expertos coincidieron en que los responsables del desgaste desmedido al Centro de Morelia, son los comerciantes, que ante la opacidad de las autoridades reguladoras, cada vez invaden más dicha zona de monumentos y sitios históricos, con bares, restaurantes, cafeterías y tiendas diversas.

Sin comentarios

Tu opinión nos importa, deja tu comentario: