HomePrincipalesA Claudia le arrebataron la vida con 29 kilos de concreto

A Claudia le arrebataron la vida con 29 kilos de concreto

A Claudia le arrebataron la vida con 29 kilos de concreto

Recién había llegado la primavera del 2020, cuando a Claudia le arrebataron la vida; 29 kilos de concreto ahogaron su voz una noche, cuando regresaba a casa, ella creía que en compañía de amigos.

La muerte de Claudia no fue mediática, no atrajo la atención de la prensa más que para consignar el asesinato de una mujer más en Michoacán.
“En las primeras horas de este lunes, una mujer sin vida fue localizada en Ciudad Industrial, hacia el norte de este municipio; su cuerpo presentaba signos de golpes, sin identificarse su identidad al momento del hallazgo”, rezan las informaciones de ese 23 de marzo de 2020 reproducidas de algún boletín oficial.

Hoy inicia la semana y con ella el Juicio Oral dentro de la causa penal 381/2020. Más de dos años han pasado para que Román O. comparezca ante la justicia, acusado como uno de los dos presuntos responsables del homicidio culposo de Claudia.

Román está acusado de ser copartícipe, por lo que la Fiscalía pide una pena de 50 años de prisión, y una multa de 623.4 mil pesos. Del otro implicado, no se hace mayor referencia en la primera jornada de trabajos en el juicio, todo haría suponer que se dio a la fuga.

La conducción del juicio está en manos de la jueza María de la Soledad López Ortiz. A Román lo representa un defensor de oficio.

En la primera jornada de trabajos dan su testimonio Hugo, Yolanda y Francisco, esposo, madre y amigo de Claudia respectivamente, también lo hace un agente investigador que recogió los videos de las cámaras de vigilancia circundantes del lugar en que fue encontrado el cuerpo de la víctima.

Los elementos aportados por los testigos, y los argumentos expuestos por la Fiscalía durante el arranque de los trabajos, permiten un primer panorama de lo acontecido.

Hugo y Claudia se conocieron desde 2002, llevaban 17 años de vivir juntos y nueve años de casados, tiempo en que nació su hijo mayor –de 19 años- y su hija –de 15-; al momento de su muerte Claudia tenía 38 años.

El sábado 21 fue la última vez que Hugo vio a su esposa, él laboraba como taxista en Máquinas Rojas y llegó de trabajar, cenaron y ella se fue a dormir porque tenía que pararse temprano a trabajar.

Claudia laboraba en La Copa de Oro, negocio dedicado fundamentalmente a la preparación de tortas, ahí ella preparaba alimentos y recibía pedidos vía aplicación o telefónica.

El domingo 22 ambos mantuvieron comunicación vía mensajes de whatsapp, ella le comentó que saldría con unos amigos a tomar una cerveza; al filo de las 18:30 horas fue el último mensaje que Claudia le contestó a Hugo, él le preguntó si iba a llegar a la casa y ella me dijo que iba a salir y que regresaba después.

A las once de la noche él se intentó comunicar nuevamente con ella pero ya no le respondió.

Por la mañana del día 23 se comunicó a La Copa de Oro y ahí le informaron que Claudia no se había presentado a trabajar.

Él acudió a la sede de Máquinas Rojas y ahí se encontró con Román que también laboraba en ese sitio, él no le comentó a Hugo que había visto a su esposa la tarde-noche anterior, de lo que sí se mostró interesado fue en saber si él sabía qué había ocurrido en Ciudad Industrial, que porque ahí “había pasado algo”.

Hugo recorrió los hospitales buscando localizarla, le llamó a Francisco –que junto con su esposa eran amigos de Claudia- pero tampoco la había visto. Le marco entonces a su suegra Yolanda para avisarle que no aparecía su hija.

En La Copa de Oro a Hugo no le querían dar información de Claudia, “insistí, les dije que Claudia era mi esposa y ya fue que me dijeron que se había ido en un taxi de Máquinas Rojas, con un hombre moreno de un ojo desviado”.

Hugo supo que ese hombre era Román –amigo de su esposa-, por lo que a los empleados de La Copa de Oro les mostró una fotografía de éste, ellos lo identificaron y señalaron que él decía ser el esposo de Claudia.

Francisco acudió para reunirse con Hugo en el lugar en que trabajaba su esposa, ahí éste último le llamó a Román para que fuera y le contara qué había ocurrido.

A los diez minutos llegó Román y les dijo que el domingo 22 Claudia le había hablado por teléfono, que la recogió en un bar del centro y que la dejó en la salida a Charo como a las 23:00 horas, que ella se había subido a un Wolf Volkswagen rojo y se había ido.

A Francisco le llamó la atención que Román comentara: “no vaya siendo que pasó algo, porque en Ciudad Industrial, por la Coca pasó algo en la mañana, había muchas patrullas”.

Hugo y su suegra fueron entonces al único lugar que les faltaba visitar, el Servicio Médico Forense, ahí supieron que el cuerpo de su mujer había sido encontrado ese día a temprana hora, en Ciudad Industrial.

Cuando Hugo salió de la Fiscalía rumbo a su casa por documentación para recoger el cuerpo de Claudia, Román le marcó para preguntarle qué sabía, ahí él le informó que la habían matado, y le pidió fuera a rendir su declaración.

Román acudió a la Fiscalía pero no declaró, se fue cuando Hugo lo estaba haciendo, al día siguiente, ya no se presentó a laborar.

Las cámaras de vigilancia que se encuentran en la calle Oriente Seis de la Colonia Industrial, aledañas al lugar en que fue localizado el cuerpo de Claudia, registraron el arribo de un taxi a las 00:43 horas del 23 de marzo de 2020.

Ahí dos hombres sacaron a la víctima de la parte posterior del vehículo, ahí uno de ellos la golpeó con una piedra grande, mientras el otro –presuntamente Román- subió al lado del piloto esperando que su acompañante subiera, luego ambos abandonaron el lugar.

Claudia vestía blusa blanca, pantalón de mezclilla y pantalón negro, al lado de su cuerpo, fue encontrada una piedra de 79 kilos con manchas de color café rojizo. Su muerte se produjo en la madrugada del lunes.

En la audiencia la voz de Yolanda, madre de Claudia se quiebra al rendir su testimonio, de tres hijos que parió sólo le queda una, la mayor. Ya anteriormente había perdido a un hijo por causas naturales.

Será el próximo ocho de septiembre cuando los trabajos del juicio continúen, a la espera de que la justicia para Claudia y sus seres queridos, pueda cristalizarse.

Sin comentarios

Tu opinión nos importa, deja tu comentario: