HomePolíticaAdiós al silvanismo: ejecuciones, feminicidios y dispendio, su legado

Adiós al silvanismo: ejecuciones, feminicidios y dispendio, su legado

Este jueves el gobierno encabezado por Silvano Aureoles Conejo llega a su fin, con un escenario diametralmente prometido a los michoacanos el primero de octubre de 2015 en que arribó al poder.

El incremento desmedido de feminicidios, la represión de indígenas en Arantepacua, el dispendio en el manejo de los recursos públicos, la prolongación de la crisis financiera, la privatización de los servicios públicos, las muertes debido al alza de los homicidios dolosos, la expansión de la presencia de los grupos delictivos, son parte del legado que el silvanismo deja para Michoacán.

Durante la administración que hoy concluye funciones, la inseguridad y operación de las organizaciones criminales fue permanente, la estadística así lo demuestra, de los 765 homicidios dolosos registrados por la Fiscalía General del Estado (FGE) en 2015 que inició el silvanismo, para 2020 ha habían pasado a mil 976.

Hoy día Michoacán se encuentra entre las cinco entidades del país con mayor número de homicidios dolosos, sin embargo, Aureoles Conejo buscó minimizar tal situación argumentando que los delitos de alto impacto habían disminuido en su mandato. Es así como durante su sexenio, en lugar de secuestrar a las personas se optaba mejor por matarlas.

Durante el sexenio silvanista un total de dos mil 334 mujeres perdieron la vida víctimas de delito. De ese total 138, fueron catalogados como feminicidios, cifra que no se había registrado con anterioridad en Michoacán.

Al menos una de cada 15 mujeres que fueron reportadas en 2020 dentro de la Alerta Alba en Michoacán murieron, todas ellas asesinadas.

Casos que son socialmente emblemáticos como el de Jessica González Villaseñor, Xitlali Elizabeth Ballesteros Heredia, o el de María Guadalupe Del Toro Morales, siguen a la espera de justicia, y sólo encontraron respuesta por parte de las autoridades gracias al accionar de sus familias y de la sociedad.

 

Para 2020, estudios del propio Gobierno Estatal señalaban que en la capital del estado seis de cada diez mujeres habían sido agredidas sexualmente en el transporte público, específicamente en combis.

Pese a que Aureoles Conejo ha presumido la atención y apoyo al personal policiaco en la entidad, para el 2020, habían fallecido en servicio 71 policías según datos de la Secretaría de Seguridad Pública estatal, 34 por accidente automovilístico y 37 por arma de fuego en enfrentamientos. El año más letal fue 2019, con 24 casos. La FGE tiene registradas, de 2015 a 2020, 2 mil 714 denuncias de homicidio doloso y lesiones dolosas en las cuales las víctimas fueron policías.

Las fuerzas de seguridad del estado están en entredicho no sólo por la falta de efectividad sino también por su comportamiento. La Comisión Estatal de Derechos Humanos registró de 2015 a la fecha 3 mil 110 quejas contra la Secretaría de Seguridad Pública local, y 2 mil 522 contra la FGE.

Uno de los momentos más representativos de los abusos de las fuerzas de seguridad se registró en abril de 2017, en la comunidad indígena de Arantepacua del municipio de Nahuatzen: 800 policías estatales irrumpieron abriendo fuego en el poblado purépecha con la supuesta consigna de recuperar vehículos retenidos por la comunidad, lo que dejó un saldo 38 detenidos, una decena de heridos y cuatro comuneros muertos, entre ellos un menor de edad que salía de clases.

La operación del silvanismo fue contraria a las determinaciones de los pueblos originarios, los cuales, han venido emprendiendo en Michoacán procesos para su autodeterminación y gobierno.

 

Mientras en Michoacán los pueblos y comunidades indígenas han venido cosechando conquistas en lo jurídico a favor de sus derechos, la administración silvanista respondió desapareciendo la Secretaría de Pueblos Indígenas –creada en 2009- y que las comunidades consideraban una conquista propia.

Sobre las conquistas legales de los pueblos originarios, Silvano Aureoles dejó muy en clara su postura en todo momento. En un reportaje sobre Cherán y su sexto aniversario de lucha difundido en 2017 por Televisa (http://noticieros.televisa.com/videos/cheran-cumple-6-anos-forma-gobierno-unica-mexico/), el mandatario refirió: “También a veces la Corte resuelve cosas sin tener elementos suficientes, y con lo que hemos vivido yo estoy dispuesto incluso a revisar el tema con los ministros de la Corte porque cuando resuelven ellos allá en su santuario, generan tormentas en el mundo real”.

Las declaraciones del mandatario eran en alusión al reconocimiento que la Suprema Corte de Justicia de la Nación dio a Cherán como municipio, y al carácter de autoridad municipal de su Consejo Mayor de Gobierno Comunal.

La sentencia silvanista empezaría a clarificarse un mes después.

El tres de abril de 2017 el mandatario dio a conocer modificaciones a la estructura de la administración pública anunciado, entre otras, la desaparición de la Secretaría de Pueblos Indígenas.

En Michoacán el castigo presupuestal a los pueblos originarios fue la permanente, tanto que para el 2021 se aplicó una reducción del 5.34 por ciento a los recursos de la Comisión Estatal para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas.

Durante el Gobierno de Silvano Aureoles Conejo, los recursos destinados a la atención de comunidades y pueblos indígenas se desplomaron en un 81.28 por ciento, al pasar de 128.8 millones en 2015 a 24.1 millones en 2021.

 

La joya de la corona para el gobierno de Silvano Aureoles Conejo, ha sido el sector salud, con Ciudad Salud en Morelia como la cereza de su pastel.

Sin embargo, las irregularidades por el manejo financiero de dicho sector, fueron objeto de constantes señalamientos por parte de los órganos de fiscalización.

A mediados de 2020 el Gobierno del Estado aceleró la conclusión de los nuevos hospitales civil e infantil debido a los requerimientos que le había venido haciendo la Auditoría Superior de la Federación por las inconsistencias registradas en las obras.

En 2018 se suscitaría un escándalo por inconsistencias en la construcción de los nuevos hospitales, y la Auditoría detectaría irregularidades financieras relacionadas con más de 280 millones de pesos.

La Auditoría ordenó a la Contraloría del Estado investigar la inadecuada planeación en la obra y que se fincaran las responsabilidades a quien correspondiera, sin embargo el órgano de control jamás hizo público resultado alguno del cumplimiento de tal instrucción.

 

El sector salud en el silvanismo sería motivo de múltiples señalamientos por irregularidades en el manejo financiero y la ejecución de sus programas.

En 2018, frente a las denuncias públicas por el desabasto de medicamentos en el estado, el Gobierno del Estado protagonizaría un penoso capítulo en donde su empresa proveedora, Medalfa se vio involucrada.

Para demostrar que el abasto estaba garantizado, la secretaria de Salud, Diana Carpio Ríos organizó una gira de medios de comunicación a las abarrotadas bodegas de Medalfa en el Estado de México, en donde recorrió el lugar con reporteros y directivos de la empresa buscando que las imágenes por si solas evidenciaran la suficiencia de fármacos para Michoacán.

No bien se había ido funcionaria y prensa, cuando la bodega en cuestión fue vaciada y los medicamentos sustraídos del lugar. El hecho en su momento fue denunciado por la lideresa sindical Guadalupe Pichardo, quien realizó grabaciones de los camiones y el traslado de paquetes; las autoridades desestimaron tal situación argumentando que los medicamentos habían sido transportados a sus lugares de destino.

Otro capítulo de escándalo se destapó en 2018, pero sobre un hecho ocurrido en 2016 y que el gobierno silvanista buscó ocultar: la exposición pública de 2.6 millones de expedientes clínicos de los pacientes del seguro popular, por errores de seguridad de la empresa  Hova Health, contratista de la Secretaría de Salud, de la que su dueño Alexis Nickin Gaxiola –yerno de Roberto Madrazo- mantuvo a lo largo del sexenio múltiples relaciones comerciales con la dependencia estatal, gracias a los oficios de su titular Diana Carpio.

En materia educativa, lejos quedó Michoacán de superar los problemas financieros dentro del sector. La llamada federalización de la nómina no logró concretarse de fondo, debido a la confrontación constante entre los gobiernos estatal y federal.

La Secretaría de Educación del Estado permaneció registrando déficit en materia financiera, y el Convenio de Coordinación para Establecer el Mecanismo de Pago de Nómina de los Trabajadores del Sector Educativo al Servicio del Estado de Michoacán en pesos no representó avance sustantivo para atender los compromisos financieros del sector en la entidad.

El Convenio no implicó la federalización de la nómina, tanto que en éste se establece que el Estado mantendrá una aportación del 65.4 por ciento del total de la nómina de los trabajadores al servicio de la educación básica, incluyendo la indígena y especial, mientras que la Federación el 34.6 por ciento.

Los términos en cuanto a recursos permanecieron de manera similar a lo que ocurría con anterioridad, donde la participación federal era a través de aportaciones extraordinarias que realizaba vía gestiones del Estado. La diferencia radica en la formalización en papel de lo que venía sucediendo.

Las movilizaciones magisteriales fueron permanentes a lo largo del sexenio debido al incumplimiento de pagos, mientras que las irregularidades en el manejo de los recursos del sector, fueron constantemente señaladas por los órganos de fiscalización.

Las normales en el estado serían objeto de persecución por parte de las autoridades estatales, lo que derivaría en la radicalización de sus movilizaciones y constantes enfrentamientos con cuerpos de seguridad.

En el cierre de la administración silvanista, el estado permanece colapsado debido a la falta de pagos, principalmente a los maestros, en donde el Gobierno Estatal acusa a la Federación de no liberarle recursos, en tanto que el Gobierno Federal sostiene que el dinero que le correspondía a Michoacán ha sido debidamente ministrado.

El panorama económico no mejoró para Michoacán durante el silvanismo, pese a ello, el gasto ornamental y banal fue una de las características que distinguió la administración estatal.

El uso de helicópteros para el traslado de Silvano Aureoles sería uno de sus sinos a lo largo de su administración, así como el dispendio en gastos de publicidad para promocionar su imagen.

En su primer año, el gobierno de Aureoles invirtió al menos 35.3 millones para promocionarse y rentar tres helicópteros para trasladarse. La tendencia prevalecería a lo largo de toda su administración.

En 2019 el Instituto Mexicano de la Competitividad (IMCO) reportó que Aureoles había gastado el doble en publicidad que los recursos que el Congreso del Estado había autorizado a la Coordinación de Comunicación Social, al pasar de 257.4 millones a 506.9 millones de pesos.

El gasto superficial también se evidenciaba en áreas como Salud, Educación o Finanzas, en esta última, con la adquisición de prendas como fracs, y vestidos de noche, que eran facturados al erario público.

En 2019 el Ejecutivo del Estado gastó más recursos para la “Villa Jurásica” instalada en la Expo Fiesta Michoacán 2019, que en el presupuesto que se destinó en todo el año a las universidades Politécnica de Uruapan, Politécnica de Lázaro Cárdenas,  y la Tecnológica del Oriente, así como a la Casa del Adulto Mayor.

 

 

Tu opinión es importante:

comentarios

Comparte en: