HomeDerechos HumanosAprueba Congreso reformas en feminicidio; sube a 60 años la pena máxima

Aprueba Congreso reformas en feminicidio; sube a 60 años la pena máxima

Aprueba Congreso reformas en feminicidio; sube a 60 años la pena máxima

Finalmente este jueves, el Congreso del Estado concretó las reformas al Código Penal en materia de feminicidio, con lo que la pena máxima para quienes incurran en este delito quedó establecida en 60 años.

Por más de cuatro de años en la Cámara se estuvieron almacenando iniciativas en la materia. Fue hasta este año cuando las comisiones de Justicia e Igualdad se pusieron a dictaminar, luego de que el gobernador Alfredo Ramírez turnó su propia puesta, lo que activó a los diputados para atender el asunto.

Un total de 14 iniciativas son las enlistadas dentro del dictamen, una de ellas la promovida por Verónica Villaseñor Ferreira, madre de la joven profesora Jessica González Víllaseñor, víctima de feminicidio quien planteaba pena vitalicia, pero tal propuesta no prosperó, y sólo se enlista en el dictamen como una de las presentadas.

Lo que si incluyeron sin mayor análisis los diputados fueron las reservas de último momento, planteadas por el petista Baltazar Gaona García –férreo opositor al derecho de las mujeres a decidir sobre su cuerpo- a quien la mayoría legislativa, prácticamente en automático le aprueba sus propuestas aunque carezcan incluso de una correcta redacción.

Entre las reformas aprobadas, está una prevista al Libro Primero del Código, dentro del Capítulo que aborda lo relacionado a las Formas de Tentativa, se prevé incorporar al artículo 22 que habla sobre tentativa punible, un párrafo que establece:

 

“Tratándose del delito de feminicidio, también será punible la tentativa cuando la resolución de cometer el delito se exterioriza realizando uno o varios de los actos ejecutivos que producirían el resultado u omitiendo los que deberían evitarlo, si la ejecución se interrumpe por causas ajenas a la voluntad del agente”.

 

Dentro del Capítulo II, correspondiente a los temas de prisión, se modifica el artículo 31 que aborda el concepto y duración de ésta sobre los distintos delitos previstos en el Código Penal, de manera que la máxima de pena pase de 50 a 60 años. La mínima queda en los mismos términos: seis meses.

Por lo que toca al Capítulo III que aborda la punibilidad de la tentativa, se reforma el artículo 71 para incorporar un párrafo que establezca que: “Tratándose de la tentativa del delito de feminicidio, se aplicará la pena de prisión desde la mitad hasta las dos terceras partes de la pena correspondiente al delito consumado”.

En el Libro Segundo del Código, en su Capítulo I que aborda el delito de homicidio, en el artículo 118 que habla sobre homicidio en razón de parentesco o relación, se sumará un párrafo que determine que cuando en el homicidio en razón de parentesco se acredite alguna de las causales establecidas para el delito de feminicidio, se impondrán al sujeto activo, las sanciones y consecuencias jurídicas previstas en este último.

Asimismo en al artículo 119 que establecía una pena máxima de 50 años a quien dolosamente prive de la vida a una persona menor de dieciocho años de edad, se le incrementará para que pase a 60 años.

En cuanto al artículo 120 que corresponde al delito de feminicidio, se modifica su inciso IV para incorporar que cuando existan datos que establezcan que hubo amenazas o acoso relacionados con el hecho delictuoso, el homicidio doloso de una mujer pueda ser catalogado como feminicidio.

El inciso V también robustece, incorporando el concepto “ocultados”, las causas por las que un homicidio doloso sea catalogado como feminicidio: “Cuando el cuerpo o restos de la víctima sean abandonados u ocultados en lugar público o despoblado o solitario o en un terreno o baldío”.

Dentro del mismo artículo que prevé cuándo se debe considerar que existe feminicidio, a la fracción VII que señala: “Cuando el paradero de la víctima sea desconocido o la víctima haya sido incomunicada, previo o posterior a la privación de su vida”, se le agrega “cualquiera que sea el tiempo que duré la misma”.

Caso similar con la fracción VIII que establece: “Cuando existan relaciones asimétricas de poder o situaciones de vulnerabilidad, subordinación o discriminación, desfavorables para la víctima por el hecho de ser mujer, frente al sujeto activo”, se le incorpora “o cuando éste aproveche la confianza que existe con la victima derivada de una relación sentimental, de pareja o de cualquier índole”.

Asimismo se agregan tres fracciones más, para establecer como consideración para que el delito sea feminicidio:

En la fracción X: “La privación de la vida ocurre cuando la víctima se encuentra embarazada. En este caso, si el producto de la concepción pierde la vida, se impondrá al agresor, de manera adicional, una pena de 15 a 35 años de prisión, sin perjuicio de las sanciones que le correspondan por el delito de feminicidio”.

En la fracción XI: “La mujer, al momento de la privación de la vida, ejercía actividades de índole sexual, o es víctima de explotación sexual o trata de personas”.

En la fracción XII: “Se realiza para impedir u obstaculizar el ejercicio de los derechos político-electorales de la víctima”.

El resto del artículo también fue modificado, por lo que su redacción en la parte final ahora establece:“Al hombre o mujer que cometa el delito de feminicidio se le impondrá una pena de 25 a 60 años de prisión y multa de 500 a mil veces el valor diario de la Unidad de Medida y Actualización.

Cuando se actualicen dos o más circunstancias de las contenidas en este artículo, la pena será de 40 a 60 años de prisión y de mil a tres mil veces el valor diario de la Unidad de Medida y Actualización.

“Se considerará feminicidio infantil, cuando el homicidio recaiga en una niña o adolescente menor de dieciocho años. En este caso, las penas se aumentarán hasta en una mitad más.

“Las penas previstas en este artículo se incrementaran hasta en una tercera parte si el delito fuere cometido previa suministración de cualquier sustancia que cause la inconciencia de la víctima o disminuya su posibilidad de resistir el delito. Además, el sujeto activo será privado de manera definitiva de cualquier derecho que tenga con relación a la víctima, incluidos los de carácter sucesorio. El ejercicio de la acción penal y la ejecución de sanciones penales que impongan judicialmente para el delito de feminicidio son imprescriptibles.

“En caso de que no se acredite el feminicidio, se aplicarán las reglas del homicidio”.

Finalmente, se modificó el artículo 122 en materia de homicidio calificado, para también incrementar la pena máxima de 50 a 60 años de prisión”.

Sin comentarios

Tu opinión nos importa, deja tu comentario: