HomeDerechos Humanos“Áreas de olvido”, 200 mil comunidades rurales en el país

“Áreas de olvido”, 200 mil comunidades rurales en el país

“Áreas de olvido”, 200 mil comunidades rurales en el país

Consideradas como “áreas de olvido”, hasta el 2010 había en México 200 mil pequeñas localidades rurales con 24.5 millones de habitantes, núcleos que sobreviven bajo el rezago y la marginación, lejos de las instituciones y de satisfactores básicos como el agua o expuestos con más riesgos a los fenómenos climáticos, como ocurre por ejemplo en el Bajo Balsas michoacano con el fenómeno de la sequía.

Con estas consideraciones, especialistas de varias universidades expusieron esta tarde las conclusiones del Seminario Interdisciplinario Sobre Innovación Rural, celebrado en el Centro de Investigaciones en Geografía Ambiental (CIGA) de la UNAM Campus Morelia, parte de un proyecto apoyado por el CONACyT en el Fondo de Atención a Problemas Nacionales.

Ana Burgos, investigadora del CIGA, señaló que de estas áreas rurales sólo se habla cuando son el marco de tragedias por fenómenos o inseguridad, sin que nadie se pregunte de sus condiciones de vida y en el abandono de políticas públicas, con dinámicas internas o endógenas que frenan procesos de innovación. Cambiar ese modelo enfrenta entre otros aspectos, respetar tradiciones y raíces comunitarias; “enfrentamos dilemas, cómo hacemos que los territorios locales cambien sin perder su identidad, lo valioso que tienen y le da fuerza a México”, señaló.

Los participantes en el seminario, coincidieron en que los procesos de innovación facilitarían en estos territorios rurales alcanzar mejores niveles de vida, el enfocar su producción hacia los mercados, esto como como un eje posible hacia el cual orientar políticas públicas, programas y proyectos. Burgos enfatizó en que se requiere de acciones urgentes ante estas “áreas de olvido en la zona rural” por parte de las instituciones; su alta marginalidad propicia fenómenos de delincuencia y cordones de pobreza urbana, con un gran desplazamiento interno en el país.

Sobre “focos rojos” específicos en el área rural estatal, Burgos indicó que serían similares a otros del país en cuanto a estas condiciones descritas; dos terceras partes del estado está constituido por territorios olvidados en el Bajo Balsas y la Sierra-Costa “que durante décadas no han recibido atención”. En general, dijo que “estos territorios están en el dilema de ser abandonados, vivir otras vidas muy precarias o conservar su arraigo, desarrollar proyectos dignos; las preguntas son, ¿hacia dónde y cómo hacemos que estos proyectos se desarrollen en sus lugares de origen?”.

Jeiry Toribio Jiménez, de la Universidad de Guerrero, dijo que en aquel estado es en la Montaña, la Costa y en la Sierra donde se asienta la mayoría de comunidades rurales con graves rezagos, lo que las convierte en zona fértil para la inseguridad como la principal causa de una alta movilidad poblacional hacia zonas urbanas.

Jorge Aguilar Ávila, de la Universidad Autónoma de Chapingo, consideró que en los propósitos del actual gobierno federal se han planteado “los qué, pero no los cómo”; alcanzar el bienestar, superar rezagos, dijo, debe observar condiciones específicas y no realizar solamente políticas de transferencia de recursos o asistencialistas, sino enfocadas a establecer modelos de producción.

Respecto al grado en que ha ido desapareciendo el área rural por el abandono en sus actividades, Mauricio Soberanes, consultor de la FAO en México, indicó que existe una alta migración a las zonas urbanas en las que cada vez hay más “áreas periurbanas donde muchos llevan sus costumbres, siembran sus alimentos”, lo que convierte a las comunidades rurales en “lugares fantasma, al menos temporalmente, por las migraciones

Sin comentarios

Tu opinión nos importa, deja tu comentario: