HomeAmbienteAsocian la disminución de mariposas monarca en los últimos 20 años con uso de insecticida

Asocian la disminución de mariposas monarca en los últimos 20 años con uso de insecticida

Asocian la disminución de mariposas monarca en los últimos 20 años con uso de insecticida

VeoVerde / Foto: Getty Images

Los insecticidas neonicotinoides no sólo afectan a la población de abejas, también han asociado su uso con la disminución de las mariposas monarca en América del Norte.

La población de mariposas monarca ha disminuido considerablemente los últimos años y entre otros factores como la pérdida del algodoncillo del cual dependen las orugas para sobrevivir, el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA) ha encontrado que puede ser debido al uso continuo de insecticidas neonicotinoides.

Este tipo de insecticidas ya hecho de las suyas con otros polinizadores, es causante del llamado Trastorno de Colapso de Colonias en las abejas, lo que provoca su muerte en masa. De hecho, los insecticidas neonicotinoides se prohibieron recientemente en la ciudad de Portland, Oregon en un intento por recuperar la población de abejas.

Los agricultores utilizan el herbicida Roundup de Monsanto (glifosato) para matar el algodoncillo de los cultivos, por si esto no fuera suficiente los insecticidas Bt que se emplean en los cultivos de OGM se considera una nueva fuente potencial de la pérdida de poblaciones de la mariposa monarca.

Por poner un ejemplo, el Bt176 de Syngenta, que ya no se encuentra disponible en el mercado en estados unidos, con 14 granos de polen podía matar una oruga de mariposa Swallowtail Europea. Este polen que se produce en el maíz por millones cae en el algodoncillo del que se alimentan las orugas monarca. Esto explica otra parte de su disminución.

Aún no hemos llegado a la peor parte de la historia de cómo hemos perdido a las monarcas. Los neonicotinoides, insecticidas utilizados en productos como la clotianidina de Bayer, llegan al néctar a través del suelo o las semillas y queda impregnado en el polen. En la Unión Europea ya se encuentran parcialmente prohibidos debido a sus efectos.

Sin embargo, los neonicotinoides son los insecticidas más utilizados en el mundo. Los efectos de la clotianidina en las orugas de mariposas monarca comienzan en dosis de 1 parte por billón. Una dosis letal sería de 15 partes por billón. En los experimentos de la USDA, las orugas fueron expuestas al insecticida durante 36 horas, pero en la naturaleza estarían expuestas mucho más tiempo y a otros tipos de insecticidas también.

En el intento de tener métodos de agricultura más eficientes, estamos acabando con los principales productores de alimentos, me refiero a los polinizadores. Tan sólo en Dakota del Sur, el algodoncillo tiene ya un promedio de concentración de clotianidina de 1 ppb. En conclusión, el uso de neonicotinoides puede afectar aún más las poblaciones de orugas de mariposa monarca.

La pregunta aquí sería hasta cuándo se tomarán en cuenta estos datos para tomar acciones que protejan la población de mariposas antes de que sea demasiado tarde. La agricultura industrial tiene que cambiar, si los polinizadores desaparecen, los que siguen somos nosotros.

Sin comentarios

Tu opinión nos importa, deja tu comentario: