HomeCulturaCalacas con celulares, muy perfumadas y elegantes

Calacas con celulares, muy perfumadas y elegantes

Calacas con celulares, muy perfumadas y elegantes

Una multitud de calacas con celulares y zapatos de charol, muy elegantes y perfumadas, dejaron la plaza Morelos para alinearse sobre Acueducto y tomar la Madero, en el buen sentido de la palabra en esta ciudad de las marchas, donde ni modo que las catrinas neoliberales y cibernéticas no tengan su desfile.

Mosaico sui generis sobre la efeméride central de estas horas, el presunto culto a los muertos, nutrida en su mayoría de jóvenes estudiantes de bachillerato, la singular marcha combinaba elementos apegados a la tradición aunque en otros, por los maquillajes empleados mucho más allá de la ortodoxia que permitiera la tradición, parecía desfile de zombies.

Sin embargo, la tradición en el desfile es lucir a las Catrinas, y vaya que se lucieron las dos señoritas que encabezaron el contingente, con un estilizado atuendo apegado a la figura que legara para la universalidad José Guadalupe Posada.

Los contingentes marcharon ordenados, en un evento donde los celulares tomaron una parte activa en manos de familiares y amigos que se dieron vuelo retratando a sus favoritos.

En los Catrines, no faltaron los mariachis, los que desfilaron en zancos, los desenfadados con un tatuaje entre el Guasón y Drácula, al lado de los serios y solemnes muy en su papel tomados del brazo por su Catrina, disfrutando a sus anchas de la Calle Real.

Fueron ellas, las Catrinas, quienes dieron el marco adecuado de la tradición y en esta recreación por igual había de todo, jóvenes vamp al lado de la más apegada con sombrero y pluma, peinados extravagantes y tatuajes que engalanaban las caras jóvenes.

Entre aplausos y gritos de una multitud de asistentes, que en algunos tramos inclusive desbordó el operativo de seguridad ya que la gente invadió los espacios más allá de las banquetas, en su mayoría tatuados también, el desfile de las Catrines y su corte alcanzó el corazón del Centro Histórico.

Frente a Catedral, sobre un foro con reflectores una marioneta de calacas actuaba indiferente al ingreso de aquellos vestidos con elegancia y celulares encendidos. Había oscurecido y al ambiente contribuyó que no encendieran el alumbrado público en el trayecto de la marcha.

Empezaba la fiesta, los grupos se disolvieron pero seguro habrá Catrinas y su corte hasta altas horas de esta noche en Morelia.

 

 

Sin comentarios

Tu opinión nos importa, deja tu comentario: