HomePolíticaCalderón, felicitaciones que huelen a cinismo

Calderón, felicitaciones que huelen a cinismo

Calderón, felicitaciones que huelen a cinismo

Carlos Bauer / @carlosbauer3_0

A Felipe Calderón ya se le volvió costumbre felicitar a Enrique Peña Nieto por resolver los pendientes que dejó su administración. Sean malas noticias para México –como la entrega al capital extranjero de los recursos energéticos– o logros que podrían traer algún beneficio al país –la captura de jefes del narcotráfico–, el ex presidente siempre tiene Twitter a la mano para expresar sus felicitaciones a las autoridades por el trabajo bien hecho que él no pudo o no quiso hacer en sus seis años de poder.

Captura de pantalla 2014-03-12 a la(s) 07.33.18

“Felicito al @gobrep por el abatimiento de Nazario Moreno. Les comparto el comunicado del Dr. @AlejandroPoire” dice el mensaje publicado por Felipe Calderón en la red social Twitter el lunes 10 de marzo. Raro que una persona se congratule por la muerte de otra, pero habitual en Calderón, quien se sentía orgulloso de decir que la prueba de que su guerra contra el narco iba muy bien era que morían “8 de ellos por cada 1 de nosotros”.

Captura de pantalla 2014-03-12 a la(s) 07.33.54

El comunicado al que alude el “tuit” fue emitido por quien fuera secretario técnico del Consejo Nacional de Seguridad al momento de la supuesta muerte de Nazario Moreno González, “El Chayo” o “El más loco” el 9 de diciembre de 2010. En aquel entonces, Poiré aseguró tener la certeza de que una de las personas abatidas en un operativo era Nazario Moreno, pese a que las autoridades nunca tuvieron en su poder el cadáver del líder de La Familia Michoacana, el cártel del que se escindieron Los Caballeros Templarios.

“Como señalamos el día de ayer, diversos elementos de información obtenidos durante el operativo coinciden en señalar que el día de ayer cayó abatido Nazario Moreno González, también conocido como ‘el Chayo’ o ‘el Doctor’, principal líder y uno de los fundadores de la organización criminal de La Familia Michoacana”, dijo Poiré en un comunicado del 10 de diciembre de 2010. Ésa fue la versión que Calderón sostuvo hasta ayer.

Una certeza conveniente
Curiosamente, la muerte de “El Chayo” fue confirmada el mismo 9 de diciembre de 2010 por Servando Gómez, “La Tuta”, otro líder de La Familia Michoacana. En un audio grabado de una radiofrecuencia abierta, “La Tuta” expresa sus condolencias por Nazario Moreno, “que Dios lo tenga en su santa gloria, donde quiera que se encuentre”. Servando Gómez es conocido por su frecuente aparición en videos difundidos en YouTube.

Calderón le creyó a “La Tuta” y nunca vaciló en anotar como uno de los logros de su sexenio la muerte de Nazario Moreno, pero muchas voces advirtieron que el narcotraficante continuaba con vida. A un mes del operativo, el entonces gobernador de Michoacán, Leonel Godoy, expresó sus dudas sobre la muerte de “El Chayo”: “Corresponde al Ministerio Público del fuero común de nuestra Procuraduría dar fe de los cadáveres y a los médicos legistas de la Procuraduría del Estado hacer lo propio, en este caso no lo hubo”.

Desde entonces hubo una serie de llamados de atención sobre las actividades de Nazario Moreno ignorados por el Gobierno Federal.

Junio 2011 – Varios municipios de la zona sur del Estado de México aparecieron tapizados con “narcomantas” dirigidas a Felipe Calderón. Colocadas en gasolineras, fondas, tiendas y bardas de la zona, las mantas permanecieron durante varias horas, hasta que elementos del Ejército las retiraron. El mensaje escrito en mantas y cartulinas desmentía la muerte de “El Chayo”.

“’El Chayo’, a quien usted declaró muerto, está vivo y usted lo sabe, pero le da vergüenza reconocer o lo protege por acuerdo de su gobierno. Esto está provocando una ola de inseguridad en Michoacán de la cual es usted el único responsable de tanta muerte de gente inocente. ATT. Familia Michoacana”.

Octubre 2011 –Tras ser detenido en Zamora, Michoacán, Mario Buenrostro Quiroz, líder de la banda de secuestradores “Los Aboytes”, declaró que Nazario Moreno no estaba muerto sino que dirigía el entonces recién creado grupo Los Caballeros Templarios.

Noviembre 2012 – El 27 de noviembre de 2012, a sólo cinco días de que terminara el sexenio de Calderón, se dio a conocer que la Procuraduría General de la República (PGR) analizaba si Nazario Moreno se encontraba vivo.

Las dudas oficiales surgieron a partir de indicios y evidencias entregados por la 43 Zona Militar, ubicada en Apatzingán, Michoacán, a la Subprocuraduría Especializada en Investigación para la Delincuencia Organizada (SEIDO).

Esa evidencia consistía en diversos documentos encontrados por el Ejército en un rancho denominado Los Caballos.

Diciembre 2012 – El periodista Marco Lara Klahr publica Cosas de familia, obra donde pone en evidencia las contradicciones y la insostenibilidad de la versión oficial sobre la muerte de “El Chayo” en diciembre de 2010. A través de una serie de solicitudes de información a las diversas instancias de seguridad pública, se muestra cómo la única prueba de la muerte del narcotraficante esgrimida por el Gobierno Federal eran sus propios comunicados.

Mayo 2013 – El miércoles 8, aparecieron narcomantas dirigidas al “Chayo Mendez”. Firmadas por el Cártel de Jalisco Nueva Generación, las mantas denunciaban que “El Chayo” estaba con vida y le advertían que el CJNG le arrebataría la plaza de Michoacán a Los Caballeros Templarios:

“Ya deja de lloriquear joto farsante, ya no te queda tu papel de muerto, aunque tampoco te queda el de vivo, de nada te ha servido leer la biblia, porque haces todo lo contrario.

“Ya te condenaste por lucrar con la fe, ya tienes a todos hasta la madre con tus poses de perdonavidas, por eso ya estamos en el estado de mexico, en guerrero, veracruz y avanzando fuerte en michoacan como ya lo estas viendo, con todo el apoyo del \”h y ya deja de quejarte del gobierno\”,con ellos y sin ellos como quiera vamos a romperte tu madre ahora si de a deveras”.

Julio 2013 – REVOLUCIÓN TRESPUNTOCERO dio a conocer una entrevista exclusiva con Juan Manuel, el “M3”, un ex integrante de los Caballeros Templarios. En la entrevista, el “M3” afirma que Nazario sigue vivo, aunque “ni se parece porque se hizo cirugía”.

Sospechosos fracasos
En un año y tres meses al frente del Ejecutivo Federal, Peña Nieto ha capturado a las cabezas de Los Zetas, del Cártel del Golfo y del Cártel de Sinaloa, además de dar muerte al líder de Los Caballeros Templarios que su antecesor dio por muerto sin hacer mayores averiguaciones.

Las dos últimas bajas de líderes del narco son especialmente significativas al hacer un balance entre los sexenios panistas y el regreso del Partido Revolucionario Institucional: en el caso de “El Chapo”, no sólo Calderón no pudo detenerlo, sino que el capo se había fugado de una cárcel de máxima seguridad al inicio de la presidencia del también panista Vicente Fox.

En el caso de Nazario Moreno González, el contraste entre las administraciones federales resulta aún más marcado. Calderón lo dio por muerto sin evidencia alguna y celebró el “logro” como “sin duda el golpe más severo que haya recibido esta organización en toda su historia criminal”.

Ahora que esa muerte resultó falsa, el senador Alejandro Encinas ha señalado la incómoda posición de Calderón, pues ya resulta innegable que dar a Nazario por muerto “permitió que siguiera operando el cártel de manera regular, por lo tanto la estrategia seguida o fue simulación o un rotundo fracaso”.

Por supuesto, Felipe Calderón también tuvo su cosecha de “éxitos”. Entre sus mayores motivos de orgullo estuvieron las muertes de Arturo Beltrán Leyva, Ignacio “Nacho” Coronel, Heriberto Lazcano “El Lazca” y la del propio Nazario Moreno “El Chayo”.

La muerte de Heriberto Lazcano, especialmente mediática por tratarse del líder del cártel más sanguinario de México, Los Zetas, debía ser uno de los grandes acontecimientos del gobierno de Felipe Calderón, pero acabó convirtiéndose en su momento más bochornoso cuando se vio obligado a celebrar la caída del capo aclarando que no podría presentarse el cadáver… pues había sido robado de la funeraria.

Al margen de este episodio digno de película de enredos, la diferencia entre la caída de grandes capos en el sexenio anterior y en éste ha dado lugar a comparaciones sobre la eficacia de los respectivos gobiernos.

El hecho es que los operativos que tuvieron lugar durante el sexenio de Calderón contrastan con los de Peña Nieto: mientras con el panista los capos morían en intensos tiroteos con las fuerzas federales y sus cuerpos eran mostrados en televisión, los servicios de seguridad de Peña Nieto han logrado que los jefes del narco se entreguen sin disparar un solo tiro.

Para los partidarios de Peña Nieto, esto es muestra de la alta sofisticación de su estrategia de seguridad y de la eficacia y profesionalismo con que actúan las fuerzas armadas. Para sus detractores, es prueba de que el actual Gobierno Federal ha decidido regresar a los tiempos en que el gobierno era el gran mediador y negociador entre los cárteles.

Operativos Calderón

Arturo Beltrán Leyva – Murió en una balacera con elementos de la Marina, quienes rodearon su departamento en un departamento de lujo en Cuernavaca. El asalto se produjo en medio de un área residencial y la Marina filtró fotografías del cadáver de Beltrán Leyva ensangrentado, con los pantalones abajo y el cuerpo cubierto de billetes.

Ignacio “Nacho” Coronel – En plena zona metropolitana de Guadalajara, elementos del Ejército asaltaron por aire y tierra la residencia del jefe del cártel de Sinaloa, quien murió intentando repeler el operativo. Circularon fotos de su cuerpo.

Heriberto Lazcano, “El Lazca” – Según algunas versiones, se trató de un operativo para capturar al máximo líder de Los Zetas. Según otras, fue un simple golpe de suerte que integrantes de la Marina decidieran seguir la camioneta en que circulaba “El Lazca”, quien murió intentando huir de la patrulla. Se mostraron fotos de su cuerpo donde se le veía desfigurado, pero nunca pudo comprobarse que se tratara de él pues un comando asaltó la funeraria donde le dejaron las fuerzas federales. Su cuerpo fue robado y nunca ha sido recuperado.

Operativos Peña Nieto

El Z-40 – Circulan versiones de que la detención fue por casualidad e incluso de que habría sido una entrega pactada, pero el hecho es que la madrugada del 15 de julio de 2013 fue detenido Miguel Ángel Treviño, líder de Los Zetas tras la presunta muerte de “El Lazca”. La versión oficial es que se trató de un operativo sorpresa, desplegado gracias a información de inteligencia. Todas las versiones coinciden en un punto: no se disparó un solo tiro.

El X-20 – Mario Armando Ramírez Treviño, “El Pelón” o “X-20”, fue capturado en Río Bravo, Tamaulipas en un operativo del Ejército y la Marina. El presunto líder del Cártel del Golfo cayó en un operativo por aire y tierra en el que tampoco se disparó un solo tiro.

“El Chapo” Guzmán – Tras varios días de rumores y revelaciones sobre redes de túneles entre varias casas de seguridad a través del drenaje de Culiacán, Sinaloa, el 22 de febrero de 2014 se anuncia que Joaquín “El Chapo” Guzmán, máximo líder del Cártel de Sinaloa y supuestamente el mayor capo del mundo, fue capturado en un hotel de la ciudad. No opuso resistencia.

Sin comentarios

Tu opinión nos importa, deja tu comentario: