HomeOpinión 3.0Carlos Herrera y el buen ejemplo de sana distancia

Carlos Herrera y el buen ejemplo de sana distancia

Por Juan Espinoza Madrid

Un mirrey del oriente michoacano, el otrora priista Carlos Herrera da cuenta y es la evidencia viviente del arquetipo de servidor público con aires de junior, alejado de la población y sus problemas.

 

Cómo olvidar el mes de mayo del presente; la única escena de la pintoresca novela del secretario de Gobierno en su “quehacer” público, en la que demostró su paupérrima capacidad de diálogo y habilidad política para destrabar un conflicto social; fue allá, en una comunidad en donde es presidente municipal con licencia, sitio donde lo retuvieron en conjunto con mandos de la Guardia Nacional, obligando al propio jefe del gobierno estatal a acudir al lugar a destrabar el conflicto y a rescatar a su secretario del “secuestro”.

 

Distanciado de los diputados locales, quienes nunca lo vieron como interlocutor y se mofan de su falta de seriedad. Esa falta de tino político se refleja en la atención y la sana distancia que ha puesto con los problemas sociales (maestros, normalistas, etcétera), nunca está el aspirante a candidato a gobernador en la atención de las dificultades, no se sienta con los actores, no dialoga, no resuelve, deja que sus subalternos intenten resolver todo mientras él se toma fotos de chavorruco para sus redes sociales.

 

Promotor del Atlético Morelia, se cuelga del equipo de fútbol para hacerse campaña y promocionar su imagen. Así es, para el segundo al mando del gobierno, y quien debe garantizar la gobernabilidad en la entidad, es más importante el fútbol que la atención a los problemas y conflictos sociales, de esto último ya ha dado clases y ejemplo de como mantener la sana distancia.

 

Esperemos que Michoacán no avance a tener un Cuauhtémoc Blanco en el gobierno, parece que estamos en una época en la que los hombres de Estado están guardados. ¿Dónde están los que saben de estado y gobierno? ¿Dónde están los intelectuales? ¿Dónde están los políticos serios?

Tu opinión es importante:

comentarios

Comparte en: