HomeEducaciónCarta abierta al Sub secretario de educación Francisco Luis Sánchez Alfonso

Carta abierta al Sub secretario de educación Francisco Luis Sánchez Alfonso

CARTA ABIERTA

Morelia, Mich. 20 de mayo de 2020.

A Francisco Luis Sánchez Alfonso
Subsecretario de Educación Media Superior y Superior de Michoacán

Ante las declaraciones vertidas por usted a un medio electrónico local este martes 19 de mayo, cuyo título de la nota periodística resalta: “Exlíder de la CNTE y 5 profesores, cesados por violentar normativa en Normal de Tiripetío”, me veo obligado a escribirle la presente de manera pública, toda vez la serie de falsedades a las que recurre para intentar justificar lo injustificable: la evidente violación al derecho laboral por parte del gobierno al que usted sirve, en contra mía y de cuatro compañeros más de la histórica institución.

En primer lugar, usted dice que los maestros “comisionados” nos mantenemos a la fuerza. Falso. Los compañeros y yo, al igual que otros cerca de 90 docentes que laboramos en las Escuelas Normales y la UPN en Michoacán, lo hacemos por atender necesidades del servicio que la propia autoridad no ha sido capaz de resolver, al no crear las plazas suficientes para este subsistema, dejando en el abandono a dichas instituciones en este y otros rubros, no teniendo otro camino que recurrir a generar procesos de ingreso de personal con claves de educación básica. Le recuerdo que usted mismo, reconociendo esta situación, en el año 2018 nos extendió a todos los docentes comisionados una constancia de servicios (anexo 1) y un oficio de autorización (anexo 2) para laborar en el subsistema. Si bien es cierto, ese oficio tuvo vigencia hasta julio de 2019, a todos los demás compañeros que se encuentran en la misma situación usted sí les extendió un nuevo documento, excluyendo a los cinco compañeros de la Normal de Tiripetío, bajo argumentos falaces como la aplicación de la auditoría por parte del gobierno federal con motivo de la supuesta “federalización de la nómina”. Tal auditoría fue aplicada los días 2 y 3 de diciembre del 2019 en nuestro centro de trabajo y el personal comisionado no recibimos observación alguna, por el contrario, nuestros datos quedaron actualizados en la plataforma federal. Por ello, el 15 de enero de 2020, volvimos a solicitar, a través del director de la Normal, el oficio de autorización dirigido al encargado del despacho de la SEE, Lic. Héctor Ayala, con copia para el Subsecretario de Educación Básica, Ing. Enrique Estrada García, (anexo 3), sin recibir a la fecha respuesta alguna a tal petición.

En segundo lugar, usted dice que los maestros cesados fuimos identificados como partícipes en la “anarquía” y el “autogobierno” en dicha institución, y que “incitan a los alumnos a realizar actividades ilícitas en las vías de comunicación. Las preguntas obligadas son: ¿puede usted demostrar fehacientemente tan graves acusaciones? ¿Acaso usted desconoce que desde el año de 1935 los estudiantes de las Normales Rurales están organizados en cada escuela y a nivel federal, y recientemente a nivel local con sus pares de las otras Normales? ¿Y que uno de sus principios fundamentales es la autonomía de sus organizaciones estudiantiles respecto a cualquier ente social o individual? En contraparte, nosotros sí le podemos demostrar con hechos el trabajo académico que hemos desarrollado durante todo este tiempo en la institución, incluso, a pesar del abandono que de manera irresponsable hicieran parte del personal docente y administrativo en tres años consecutivos (tres meses en 2018, cuatro meses en 2019 y tres meses en 2020) con la complacencia de su cargo como Subsecretario, pues en sus propias oficinas fueron albergados ¿Es posible justificar todo eso?

En tercer lugar, usted afirma que “en 2014 a un grupo de maestros que estaban al frente de la CNTE y a su líder, Jorge Cázares Torres, se les terminó su gestión en el sindicato, pero en lugar de regresarse a su escuela donde fueron adscritos como profesores de primaria, se comisionaron unilateralmente, es decir, ninguna autoridad les dio el nombramiento para estar en la Normal de Tiripetío”. Al respecto paso

a señalar el conjunto de falsedades vertidas por parte suya: 1) El periodo de gestión que encabezó un servidor al frente de la CNTE terminó en octubre de 2012, no en 2014 como usted lo señala equivocadamente; 2) En noviembre de 2012 regresé a mi zona de origen, siendo adscrito a la Escuela Primaria “Melchor Ocampo” de la comunidad de La Laguneta, Municipio de Tocumbo, Mich. (anexo 4); posteriormente obtuve mi cambio, a través de la convocatoria de la comisión mixta (anexo 5) a la Escuela Primaria “J. Ventura Mier González” de Los Pirules, Municipio de Morelia (anexo 6); 3) Por lo que toca a los otros compañeros, ellos no han ocupado cargos en la representación seccional, incluso, casi todos fueron liberados antes del 2012 de sus zonas y centros de trabajo para incorporarse a la Normal; 4) Una mentira más es que nos comisionamos unilateralmente, eso nadie lo puede hacer, fuimos invitados a ingresar a la Normal por necesidades del servicio pero pasamos por el filtro de una Comisión Dictaminadora, la cual, de acuerdo al perfil y expediente, nos encontró aptos para desempeñar la labor docente en el subsistema (anexo 7), acto seguido, cada año se nos otorgó el oficio de comisión respectivo (anexo 8), hasta que se empezaron a aplicar criterios de la mal llamada reforma educativa del sexenio anterior

En cuarto lugar, usted afirma de manera temeraria que “los seis maestros impusieron una malla curricular no autorizada por la federación, por tanto las calificaciones de los estudiantes no tienen validez y el ciclo escolar está totalmente perdido…”. La malla a la que se refiere, es en realidad una propuesta alternativa para la formación docente en el medio rural, resultado de los esfuerzos de un colectivo de docentes y de propios estudiantes preocupados por recuperar la esencia del normalismo rural desde la parte académica (anexo 9). Además, dicha propuesta fue aprobada por la DGESPE para aplicarse como programa piloto a partir de febrero de 2019 (anexo 10), en el marco de la actual transición curricular promovida por la SEP. Sobre la validez de las calificaciones, la misma DGESPE autorizó una tabla de equivalencias con el Plan 2018 (anexo 11). Por lo tanto, resulta una desproporción hablar de una imposición de la malla curricular y de la pérdida del ciclo escolar, discurso con el que se pretende sembrar la desconfianza y la incertidumbre entre el estudiantado. Eso sí que es pernicioso.

Por todo lo anterior, en su calidad de funcionario de gobierno, le exhorto a que se conduzca con criterios éticos de veracidad, justicia e imparcialidad, y a que desista de su labor desestabilizadora en las Escuelas Normales de Michoacán so pretexto de imponer un “orden” desde la oficialidad. Así mismo, le demando cancele el proceso de cese laboral instigado por usted, a través del Director de Formación Inicial y Desarrollo Profesional, en contra de mis compañeros y propia, y ordene nuestra reinstalación inmediata para poder seguir contribuyendo con los trabajos académicos del fin de semestre en la Normal Rural de Tiripetío, cual debe ser la preocupación principal de su función directiva.

Sin otro particular, quedo de usted

Atentamente

Mtro. Jorge Cázares Torres

jcazarest@gmail.com

Tu opinión es importante:

comentarios

Comparte en: