HomeElecciones 2018Coaliciones, de fórmula de triunfo a mecanismo de sobrevivencia

Coaliciones, de fórmula de triunfo a mecanismo de sobrevivencia

La unión de partidos vía coaliciones, ha demostrado en México ser una buena fórmula para la sobrevivencia, el triunfo o menguar las fuerzas del contrario; este proceso comicial no es la excepción y más allá de ideologías o proyectos partidistas el pragmatismo ha hecho acto de presencia al amparo de esta figura prevista en la legislación electoral.

En el México contemporáneo la conformación del Frente Democrático Nacional en la contienda presidencial de 1988 sería la primera experiencia en la materia. Y aunque el Frente no apareció como tal en las boletas electorales debido a que la legislación electoral de entonces no contemplaba la figura, Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano contendió por las siglas del Partido Auténtico de la Revolución Mexicana (PARM), sumándose posteriormente a su postulación el Partido Popular Socialista (PPS), y el Partido del Frente Cardenista de Reconstrucción Nacional (PFCRN).

Para entonces el candidato del Partido Mexicano Socialista (PMS), Heberto Castillo Martínez declinaría en su candidatura a favor de Cárdenas Solórzano.

Mayo 5 1989. Mitin Fundacion del PRD. Su lider Cuauhtemoc Cardenas al microfono a su derecha, Porfirio Muñoz Ledo
Foto : Alfonso Murillo
Gmc rescate digital/ Archivo El Universal

De manera formal fue hasta las elecciones presidenciales del 2000 cuando la unión entre partidos en torno a un solo candidato quedó asentada en la boleta electoral.

En el año 2000, el panista Vicente Fox Quezada a través de la Alianza por el Cambio conformada por el PAN y el PVEM contendería por la presidencia y sería el primer presidente emanado de un partido distinto al PRI en el México contemporáneo.

Cuauhtémoc Cárdenas contendería por tercera vez a la presidencia, en ese año postulado por la Alianza por México, conformada por el PRD, PT, Convergencia, y los partidos Alianza Social (PAS), y Sociedad Nacionalista (PSN).

En las presidenciales del 2006, el PRI por primera vez en su historia probaría suerte compitiendo de la mano con otro partido, en este caso el PVEM bajo la Alianza por México, encabezada por Roberto Madrazo Pintado.

A su vez los partidos de izquierda postularían a Andrés Manuel López Obrador con la Coalición por el Bien de Todos que incluía al PRD, PT y Convergencia.

Las elecciones presidenciales de 2012 también tuvieron participación de partidos coaligados. El PRI y PVEM repitieron la experiencia conjunta y postularon a Enrique Peña Nieto mediante la coalición Compromiso por México.

Andrés Manuel López Obrador competiría nuevamente postulado por PRD, PT y Convergencia mediante la Coalición Movimiento Progresista.

En el caso de Michoacán, fue hasta las elecciones de 2001 cuando participaron por primera vez los partidos de manera coaligada.

Ese año la llamada “chiquillada” vivía momentos difíciles pues Convergencia y los extintos partidos PSN, PAS, Democracia Social (PDM) y Centro Democrático (PCD) no podían contar ni con financiamiento o siquiera con representación ante el Instituto Electoral de Michoacán (IEM) pues no habían competido nunca en una elección local. El PARM se encontraba en las mismas condiciones aunque ya que si bien había partido en contiendas locales tenía años de no hacerlo en la entidad.

Ante esta situación y debido a que para entonces la norma se los permitía, el PSN, PAS y Convergencia se acogerían a la protección del PRD, de tal suerte que los cuatro junto con el PT y el PVEM conformarían la coalición “Unidos por Michoacán”, postulando al perredista Lázaro Cárdenas Batel a la gubernatura del Estado.

En las elecciones intermedias del 2004 (para ayuntamientos y diputados), fueron dos las coaliciones que participaron en Michoacán, una la denominada “Fuerza PRI-Verde”, integrada por priistas y el PVEM; y la otra “Unidos por Michoacán”, con PRD y Convergencia.

Para la contienda por la gubernatura en el 2007, nuevamente las coaliciones hicieron acto de presencia; el PRD con PT y Convergencia participaron con la coalición “Por un Michoacán Mejor”, postulando a Leonel Godoy Rangel.

En la elección por la gubernatura de 2012 fueron tres las coaliciones que participaron en la contienda, la primera “En Michoacán la unidad es nuestra fuerza” conformada por el PRI y el PVEM, con Fausto Vallejo Figueroa como candidato; la segunda “¡Por ti, por Michoacán!”, del PAN y Nueva Alianza postulando a Luisa María Calderón Hinojosa; y la tercera entre PRD y PT denominada “Michoacán nos une” con Silvano Aureoles como candidato.

Durante el 2015 en la elección a gobernador ya no hubo presencia de coaliciones, la vía fue a través de la figura de candidatura común. Es así como el PRI y el PVEM tuvieron como candidato común a Ascención Orihuela Bárcenas; en tanto que el PRD, PT y NAL fueron con Silvano Aureoles Conejo.

Ahora en el proceso electoral federal, ya se han dado los registros de dos coaliciones y una alianza ante el Instituto Nacional Electoral (INE), los primeros fueron PAN, PRD y Convergencia que conforman la coalición “Por México al Frente”; luego tocó el turno a Morena, PT y PES con “Juntos haremos historia”; y finalmente el PRI, PVEM y NAL con “Meade, ciudadano por México”.

Tu opinión es importante:

comentarios

Comparte en: