HomePolíticaCon Duarte, asesinatos de periodistas por odio gubernamental; Milo Vela sacudía a la sociedad en cada nota

Con Duarte, asesinatos de periodistas por odio gubernamental; Milo Vela sacudía a la sociedad en cada nota

Con Duarte, asesinatos de periodistas por odio gubernamental; Milo Vela sacudía a la sociedad en cada nota

Revolución TRESPUNTOCERO

El reto y tarea fundamental e imprescindible para el periodismo del siglo XXI es hacerse cargo de la complejidad del cambio social multidimensional y acelerado, así como de las nuevas dinámicas que requieren abordajes más complejos y profundos que los utilizados.

Dicen muchos periodistas que cuando les preguntan ¿Qué haces de tu vida? ¿En qué trabajas? Nunca saben qué responder. Escriben, investigan, coordinan, leen, viajan, intentan sortear la censura, esquivan ataques y… son asesinados. En medio de eso, se cuentan muchas y variadas verdades incómodas y ‘políticamente’ incorrectas, porque esa publicación podría ser la última que puedan firmar.

Hoy la libertad de prensa retrocede en México. Periodistas censurados, detenidos, acosados, torturados, asesinados. La información se ha convertido en un material peligroso para el actual régimen neoliberal. Aún así algunos profesionales comprometidos con la sociedad, bajo el objetivo de informar con veracidad, credibilidad y objetividad, siguen con su misión, hoy en el país todos los periodistas con las características anteriores, son reporteros de guerra y así a diario arriesgan sus vidas para dar voz a los sin voz.

Durante los últimos cinco años, Veracruz ha sido el principal foco rojo para el periodista que busca comprender a la humanidad, salvar algo, intentar que la sociedad conozca y descubra, que quiere que los demás vean la otra cara de los hechos, que necesita encontrar y encontrarse.

Durante el mandato de Javier Duarte los periodistas veracruzanos aseguran estar siendo estrangulados por un régimen que les garantiza la vida sólo si están a su favor y sólo si forman parte de quienes fingen ver sin ver, de lo contrario a lo único gubernamental que tienen acceso directo, es a su muerte.

Los asesinatos de periodistas en Veracruz no iniciaron en 2011, pero hasta antes de aquel año, las masacres no habían mantenido las características de las que hoy se habla en el gremio y que concluyen en: muerte por odio gubernamental.

Quince han sido los periodistas que han incomodado y exhibido a círculos específicos en Veracruz, y ha provocado que sean alcanzados por los asesinatos con extrema violencia, a decir por los hechos y las evidencias. Sin embargo no se trata de hacer un conteo, poner una cifra o un nombre más a la lista, sino plasmar e inmortalizar sus acciones y la esencia del profesional y el ser humano que lo llevaron a perder la vida, otorgando verdad.

Sobre el asesinato del periodista Miguel Ángel López Velasco, también conocido como Milo Vela se escribió los días posteriores, alguna semana después y no más, su nombre vuelve aparecer en los constantes recuentos de periodistas veracruzanos muertos durante el mandato de Javier Duarte, forma parte de la lista y al mismo tiempo es uno de los que la encabeza.

Además de ello poco se sabe… sin embargo Claudia Guerrero Martínez, periodista, amiga y colega del reportero y columnista Milo afirma, “sólo quienes están insatisfechos con lo que son y poseen actitud positiva, pueden cambiar el mundo y convertirlo en un lugar mejor para ellos y los demás”, con esas palabras lo recuerda.

“Ira, enojo e indignación, son los sentimientos que me embargan, por la muerte del amigo y colega, su esposa Agustina e hijo Misael. ‘Milo Vela’, como lo conocía toda la comunidad periodística estatal y nacional, era un hombre quizá, envidiado por algunos, pero en su mayoría, respetado por su labor periodística y el don de ser amigo y compañero”, escribió Guerrero Martínez.

Ella relata que hace 13 años estuvo frente a Milo Vela por primera vez. Se sentía intimidada y nerviosa por conocer al hombre mejor informado del Puerto de Veracruz. “Lo sostengo, pues cada columna publicada en Notiver, sacudía la sociedad política veracruzana. Cada colaboración de ‘Va de Nuez’, contenía las tablas de investigación de un periodismo puro. Él fue un periodista íntegro que jamás se dejó sobornar, ni pensó sacar ventaja en ningún tipo de problemática, sin duda alguna fue un hombre bueno”, afirma para Revolución TRESPUNTOCERO la periodista Claudia Guerrero Martínez.

Ella asegura que aun cuando se busca manchar su imagen por la ineficacia de las autoridades veracruzanas, el fue un extraordinario y gran ser humano, recto y honesto al que nada malo le pueden demostrar.

Milo Vela acostumbraba a visitar mucho los cafés, le gustaba conversar a todas horas y entablaba diálogo en igual forma con un político, un empresario o cualquier persona de la sociedad civil, disfrutaba comunicarse, conocer y descubrir nuevas rutas, que lo llevaran a “nuevos horizontes”, lo cual le permitió tener la oportunidad de obtener datos precisos de problemáticas que ocurrían en el estado, a los que pocos tenían acceso y con base en ellos realizó un sinfín de investigaciones que dio a conocer en notas y columnas.

“Tenía excelentes fuentes de información, quienes le brindaron exclusivas y líneas a seguir que nadie más obtuvo, por la sencilla razón que con él siempre sintieron seguridad, él protegió a sus informantes hasta el final de sus días y jamás dejó de lado la confidencialidad de éstas”, asegura Guerrero Martínez.

También afirma que Milo Vela constantemente aseguraba que “Veracruz solía ser tranquilo pese a que habían grupos que se presumían delictivos, los cuales llegaron, se asentaron y comenzaron a invertir, se sabía que pertenecían al crimen organizado, sin embargo eran personas que no se metían con nadie, pero después al llegar bandos contrarios dio inicio una lucha por las plazas…

Al mismo tiempo empezó a aumentar la información sobre el tema, a la cual en innumerables ocasiones tuvo acceso el periodista, quien aseguraba que las cosas se estaban complicando, pero nunca pensó que iban a a llegar a un punto tan álgido, como  sucedió en la administración de Javier Duarte”.

Guerrero Martínez asevera que hasta antes de la administración de Duarte, en el estado se podía publicar cierto tipo información relacionada con grupos delincuenciales, porque el periodista de alguna forma estaba un poco más protegido, principalmente porque no había impunidad de forma tan abierta y no se fomentaba el asesinato a tal grado que se utilizará como medio sistemático para censurar a los periodistas, “tal y como hoy lo está haciendo Javier Duarte”.

En los últimos años su incansable búsqueda de la nota exclusiva y que nadie más se atrevería a publicar, se vio mermada, Milo comenzó a tomar medidas precautorias, incluso se notó en su forma de escribir, y dejó de hacer visibles algunos datos, él mismo decía que había dado inicio a la autocensura, para poder sobrevivir, sin embargo no pudo mantenerse acallado de forma permanente y continuó con la incesante tarea de publicar lo ‘prohibido’.

“Después de su muerte ha querido ser involucrado con células delincuenciales, pero todo se ha quedado en rumores, porque quienes los emiten jamás han podido comprobarlo, quienes lo conocemos sabemos que era un hombre integro, un excelente periodista que jamás dejó de buscar la noticia fresca, le pesara a quien le pesara, cada día el fue un referente para todos los veracruzanos, un claro ejemplo de ello es ahora su medio Notiver, que no tiene convenios con el gobierno del estado y se sostiene de su propia circulación, es por ello que los periodistas pueden tener la libertad describir sin censura”, afirma la periodista.

Milo llegaba a la redacción ya casi entrada la noche y  siempre le gustaba quedarse por varias horas, gustaba del buen café, mientras supervisaba la siguiente edición de periódicos, después de ello, muy temprano investigaba los datos que lo ayudarían a crear su nota y columna. Tenia una vida tranquila al lado de su esposa y sus dos hijos, quienes siguieron sus pasos en el oficio del periodismo; “tenía muchos amigos, era muy alegre y suspicaz, siempre observaba las reacciones de los demás y analizaba los diálogos, todo cuanto publicó incomodó y jamás pudieron refutarle algo”, recuerda Guerrero Martínez.

Ella comenta “después de su muerte detuvieron a un presunto culpable, jamás presentado ante la opinión pública, nosotros como periodistas tenemos la certeza que fue toda una farsa porque a quien nombraron autor material muchos reporteros pueden constatar que lo vieron en las calles después de su detención, como si nada hubiera pasado; Milo siendo especialista en temas de seguridad, probablemente alguno o muchos se incomodaron con una o varias publicaciones y por eso lo mataron”.

La última columna que escribió Milo Vega lo hizo escuchando Imagine de John Lennon, después fue a su hogar a descansar,fue ahí donde lo asesinaron con varios disparos junto a su esposa, Agustina Solana, y su hijo Misael López Solana, también víctima del triple asesinato.

Misael había dejado Notiver hacía poco más de un año antes de su muerte. Había vuelto como fotógrafo a la oficina de Comunicación Social de Boca del Río. Días antes de su asesinato, en una reunión con amigos cercanos discutían la crítica situación de Veracruz, derivada de los acontecimientos violentos, Misael sólo comentó: “Esta cabrón y se va a poner peor”. Los amigos de Misael aseguran que era posible que le tocó morir por estar ahí, sin embargo la venganza era contra su padre, quien jamás se inclinó ante lo ‘podrido’ del poder.

“Javier Duarte para los periodistas veracruzanos significa una pesadilla, todos estamos contando los días para que ya se vaya, este ha sido un gobierno perdido que jamás encontró el rumbo, permitió que las células delincuenciales se incrustaran a sus anchas. Esta administración ha sido terrible, con una gran ineficiencia política por parte de un gobernador que no tenía experiencia y fue impuesto solamente para cubrir  las espaldas de Fidel Herrera, tomó un estado ya estaba lastimado, donde él también participó para que este ambiente de terror continuarán y se intensificará…

Yo puedo asegurar que las muertes de los periodistas se han dado como forma de censura y vía de intimidación para los que seguimos en pie, para frenarnos y no sigamos denunciando que tenemos un gobierno intolerante”, finaliza Guerrero Martínez.

Sin comentarios

Tu opinión nos importa, deja tu comentario: