HomePrincipalesCondena de 40 años a feminicida de Guadalupe del Toro, para familiares “es una burla”

Condena de 40 años a feminicida de Guadalupe del Toro, para familiares “es una burla”

Condena de 40 años a feminicida de Guadalupe del Toro, para familiares “es una burla”

“¡Parece un pinche teatro!, estas condenas son una burla”, señala Verónica inundada de un llanto cargado de dolor y rabia. Momentos antes su excuñado, Martín García Almanza, fue sentenciado a 40 años de prisión por el feminicidio de su hermana, Guadalupe Del Toro Morales.

Restan seis días para el 23 de diciembre, fecha en que se cumplen dos años de que Lupita –como le dicen familiares y amigos- fue emboscada por Martín para golpearla, estrangularla, y enterrarla semidesnuda en las inmediaciones la colonia La Aldea, en Morelia.

El Juicio Oral contra Martín, tuvo este viernes punto final. El Tribunal de Enjuiciamiento integrado por los jueces Fernando Hernández Hernández, Jesús Alejandro Sosa Maya y Cristóbal Luviano Tena, no otorga la pena máxima pese a reconocer que el feminicidio fue doloso, planeado, sobajando a la víctima, e infringiéndole un trato cruel.

En los casos de feminicidio, los jueces no están otorgando penas máximas en Michoacán, bien lo sabe Gabriela Ayala, quien el pasado 17 de noviembre escuchó sentencia similar contra el feminicida de su hija, Gabriela Pérez.

Hoy Gabriela acompaña a María Luisa, madre de Guadalupe, a Verónica, Pilar y otras hermanas y familiares de la víctima. Las lágrimas y los abrazos trenzan el dolor común generado por una justica a cuentagotas, que no procura la contundencia exigida frente a los atroces asesinatos de mujeres en Michoacán.

 

La distancia de la Sala de Oralidad 16 inhibe la solidaridad, no hay condiciones ad hoc para el performance violeta que procure buenas fotos que postear en Facebook y perpetuar la autocomplacencia del activismo virtual. Sólo las integrantes de la colectiva MAPAS se dan cita, tal y como lo hicieron durante todo el proceso del juicio, dando puntual acompañamiento a la familia de Guadalupe.

Por eso la significancia del grito ahogado de Verónica del Toro: “¡todos les quedamos a deber a las mujeres víctimas de feminicidio!, las autoridades, la sociedad, ¡el mundo entero!”.

La insuficiencia en los alegatos de la Fiscalía General del Estado, de la Comisión Ejecutiva Estatal de Atención a Víctimas del Estado, y de la Procuraduría de Protección de Niñas, Niños y Adolescentes, inhiben la posibilidad de la máxima pena para Martín García Almanza¨; tampoco los jueces conceden sanción mayor pese a argumentar que su determinación se da con perspectiva de género.

Durante el juicio fueron 12 los testimonios que hablaron de la violencia que sufría Guadalupe de parte de Martín, de los golpes, las vejaciones, las amenazas, el acoso, de cómo ella tuvo que abandonar su hogar y a sus dos hijos para ponerse a salvo, de cómo empezó a rehacer su vida y al iniciar otra relación sentimental Martín se enteró y al día siguiente la asesinó.

La defensa pide la pena mínima argumentando que no fue demostrado que Martín fuera una persona peligrosa, él mismo insiste que sobre la relación con Guadalupe sólo conocen sus hijos y él, y que no fue quien la asesinó.

En la audiencia Verónica del Toro habla sobre Martín: “él se aprovechó del amor de mi hermana por sus hijos para matarla, ella fue a llevarle un regalo a mi sobrino y él aprovechó para asesinarla dolosamente; por años ella vivió violencia dentro de su hogar y sus dos hijos han sido dañados por ello, viendo como su mamá era tratada y considerando que era algo normal”.

La celopatía es un rasgo de Martín, que apuntala las razones para que la pena no sea menor, la premeditación del hecho, el dolo, y la intención de no dejar huella del hecho.

Son 40 años los que Martín deberá purgar por el feminicidio, además de pagar una reparación del daño de 519 mil 660.80 pesos, que serán para sus hijos.

El llanto se hace presente tras la audiencia, Verónica se quiebra cuando es abordada por medios de comunicación, hay que esperar, hacer pausa para que pueda hablar.

“Jamás nos imaginábamos que fuéramos a vivir algo así, jamás nos imaginamos que una persona que es parte de tu familia, con la que convives, sea la persona que deje a tus sobrinos huérfanos de madre, sea la persona que les ha cambiado la vida totalmente.

“Nos quedan a deber a las víctimas, a las familias, a todas las mujeres que han perdido la vida víctimas de feminicidio, estas condenas son una burla, no hay otra forma de decirlo”.

Sin comentarios

Tu opinión nos importa, deja tu comentario: