HomeLo más leídoContrainforme: Salvador Jara dejó crecer el hambre y la pobreza

Contrainforme: Salvador Jara dejó crecer el hambre y la pobreza

Contrainforme: Salvador Jara dejó crecer el hambre y la pobreza

Rodrigo Caballero/ @RodCaballero

Morelia, Michoacán. En lugar de bajar, la pobreza creció en el Estado de Michoacán durante el periodo de gobierno de Salvador Jara Guerrero; esto a pesar del discurso en su Informe de Gobierno.

De acuerdo con cifras de la Secretaría de Política Social (Sepsol), entre enero de 2014 y junio de 2015 la población en extrema pobreza creció 1 por ciento. Actualmente existen 352 mil 368 personas que no tienen acceso ni a la canasta básica.

A pesar de ello, esto nunca se dijo durante el informe, ya que Salvador Jara aseguró “en materia de desarrollo social hemos visto importantes mejoras, hoy vemos un Michoacán más incluyente gracias al apoyo del Gobierno de la República y por la cercanía de la maestra Rosario Robles quien ahora dentro de la Sedatu nos sigue respaldando”.

El gobernador sustituto se limitó a elogiar el trabajo de la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol) cuya ex-titular se encontraba a su derecha y solamente aportó cifras de la problemática en todo el país.

“En el contexto nacional 6 de cada 10 familias del país han dejado la condición de hambre y carencia alimentaria, este es un dato importantísimo de la fortaleza de estos programas” abundó el mandatario michoacano.

Lo que no mencionó es que Michoacán ocupa el sexto lugar a nivel nacional en pobreza alimentaria después de los estados de Chiapas, Guerrero, Puebla, Oaxaca y Tlaxcala. La administración de Salvador Jara permitió que 3 mil 224 personas pasaran de la pobreza a la pobreza extrema.

Los pobres sí son pobres

En enero de 2013, el presidente Enrique Peña Nieto por decreto la creación del Sistema Nacional contra el Hambre y su campaña la Cruzada contra el Hambre que apoyaría directamente a 7 millones 400 mil mexicanos de 400 municipios de todo México.

En Michoacán, siete municipios fueron agregados al programa: Hidalgo, Maravatío, Morelia, Nocupétaro, Uruapan, Zamora y Zitácuaro.

En aquel entonces, Rosario Robles Berlanga como secretaria de Desarrollo Social dio a conocer los cinco puntos clave del programa que eran: cero hambre, eliminar la desnutrición infantil, aumentar la producción de alimentos, minimizar pérdidas post-cosecha y promover la participación comunitaria.

La Cruzada en Michoacán tuvo una inversión de 3 mil millones de pesos y, de acuerdo con cifras oficiales, ésta habría beneficiado 224 mil 107 personas –menos de tres cuartas partes del total de pobreza extrema-. Eso quiere decir que a cada persona se le invirtieron 13 mil 386 pesos en menos de tres meses.

Las tres observaciones de la Cruzada contra el Hambre, de acuerdo con su informe de la primera etapa son: “1) La población en pobreza extrema y con carencias alimentarias, efectivamente tiene carencias importantes y un muy bajo nivel de ingreso económico”.

“2) Es insuficiente el presupuesto de apoyo a los adultos mayores del programa Prospera ya que los apoyos no cubren los gastos de la canasta básica 3) No hay suficientes herramientas de política pública para combatir la pobreza”.

No obstante, Salvador Jara destacó en su informe que el combate a la pobreza “lo hemos hecho una realidad gracias a los 450 comedores comunitarios y a los beneficios de prospera que no son simples dádivas sino una manera de incluir a cada persona en el desarrollo social de su familia y de su comunidad”.

Así pues, sin hablar de cifras en Michoacán y con un programa que no logró cubrir ni siquiera a la población en pobreza extrema –ya no hablemos de las personas en pobreza-. Las cifras crecieron en la entidad a pesar del discurso de salida del Gobernador sustituto.

Sin comentarios

Tu opinión nos importa, deja tu comentario: