HomeAmbienteCuando el dinero importa más que el medio ambiente

Cuando el dinero importa más que el medio ambiente

Cuando el dinero importa más que el medio ambiente

Omar Rábago/ El toque

(02 de septiembre, 2014).- Durante el último mes en México han ocurrido cuatro graves incidentes relacionados con la industria petrolera y minera que han tenido consecuencias en la salud de las personas y en el medio ambiente, dejando una grave huella ecológica en los estados de Sonora, Nuevo León, Durango y Tabasco. Priorizar el interés monetario al bienestar es una mala apuesta a largo plazo.

La racionalidad instrumental que impone la idea de que todo está supeditado al crecimiento y desarrollo, entendido este únicamente como aquellas ventajas económicas sobre la explotación de los recursos naturales sin que exista un equilibrio, es lo que nos está llevando a acabar con los recursos naturales.

En Sonora, una falla en un contenedor de la minera Grupo México contaminó con sulfato de cobre los ríos de Bacanuchi y Sonora, afectando directamente a más de 24.000 personas, de las cuales cinco han sido hospitalizadas. Las propias autoridades lo han llamado el peor desastre minero.

La empresa  será obligada a cubrir una multa de hasta 40 millones de pesos y hacerse responsable de las reparaciones del daño al medio ambiente, que podría llegar a cientos o miles de millones de pesos.

La Comisión Nacional del Agua realizó una visita técnica y elaboró un dictamen técnico en el que señala que “se ocasionó por la falla en el amarre de un tubo de polietileno en una de las piletas…y por la falta de una válvula en la pileta de demasías, imputable a la empresa”.

El Estado tuvo que asumir la distribución de agua potable entre la población. La Procuraduría de Protección Ambiental dio a conocer que el procedimiento en contra de la minera pudiera llevar a una multa de hasta 3 millones de pesos.

En Durango, también se registró un derrame de 2.000 metros cúbicos de solución con cianuro vinculada con el trabajo de la mina Proyecto Magistral, que argumentaron que las fuertes lluvias lo provocaron. Se inició un procedimiento administrativo que exige a la empresa a presentar un proyecto para modificar sus instalaciones y prevenir futuras emergencias ambientales.

Portal del Sur, vertido ilegal

En Nuevo León, se registró un derrame de petróleo crudo en la empresa paraestatal de Petróleos Mexicanos (Pemex), debido a una toma clandestina. Entre 3.500 y 4.000 habitantes fueron afectados por falta de agua para sus cultivos por el derrame de alrededor de 4.000 barriles de crudo. En Tabasco, al igual que en Nuevo León, una toma clandestina en los ductos de Pemex afectó directamente 3 hectáreas de terreno.

En los casos de Sonora y Durango se puede ver una responsabilidad de las empresas por no planear y contar con mecanismos y planes de emergencia para atender posibles problemas. Pero en ningún momento se habló de cerrar las mineras. Los casos de Pemex están vinculados a robo en sus ductos, una práctica que se ha incrementado y que el crimen organizado ha adoptado también.

Dentro de la reforma energética en México, se aprobó el “fracking”, una técnica de fracturación hidráulica para la extracción de gas no convencional en la cual se extrae el gas natural al fracturar la roca y extraer el gas atrapado.

Esta práctica ha sido denunciada por el impacto ambiental, y recientemente el gobierno de Los Ángeles, California en Estados Unidos se aprobó la prohibición de este tipo de extracción de gas.

Una reciente investigación de la Revista Proceso muestra en Argentina, en el área productora Vaca Muerta, los daños ambientales, la precariedad de la población y los resultados de esta práctica. Se prioriza esta técnica porque reduce significativamente los costos del gas, pero que deja una grave afectación ambiental.

Aprobar una técnica como el “fracking” revela que importan más los intereses económicos a corto plazo, que los daños ambientales, en muchas ocasiones, irremediables.

Además se deberán de contar con mejores mecanismos para atender las fallas que puedan tener las empresas que extraigan y exploten los recursos naturales. No es una buena señal para México y mucho menos para nosotros que como habitantes tendremos que vivir con las consecuencias.

Sin comentarios

Tu opinión nos importa, deja tu comentario: