HomeCulturaDenuncian maestros de la Casa de la Cultura al Gobierno del Estado por violar sus derechos laborales

Denuncian maestros de la Casa de la Cultura al Gobierno del Estado por violar sus derechos laborales

Denuncian maestros de la Casa de la Cultura al Gobierno del Estado por violar sus derechos laborales

Berenice Agabo / @Verena_32

Morelia, Michoacán.-Pese a que entre los docentes de la Casa de Cultura hay quienes tienen entre 3 y 20 años de antigüedad, la Secretaría de Cultura (Secum) y los encargados de la Casa de la Cultura los mantienen en el estatus de becarios, violentando la Ley Federal del Trabajo.

En rueda de prensa, Abelardo Hernández Araujo, profesor de Danza Contemporánea desde hace 12 años, señaló que son 50 maestros los que se encuentran en una situación de inestabilidad laboral y que aparecen como becarios en las nóminas de la institución.

El docente acusó a las autoridades estatales de estar violentando todos sus derechos como trabajadores, pues carecen de toda prestación laboral.

De acuerdo al denunciante, los funcionarios se han justificado señalando que al mantenerlos como becarios “evitan pagar impuestos”, pero esto a costa de sacrificar todos sus derechos laborales.

Apuntó que de acuerdo a la Ley Federal del Trabajo, un becario es una persona que ingresa a laborar y al que se le contrata sin ninguna prestación por un periodo de tiempo, con la finalidad de que adquiera habilidades, pero una vez pasado ese tiempo este debe ser contratado para comenzar a generar antigüedad.

“Es absurdo que nos pongan como becarios, porque cabe mencionar que un becario es aquel que brinda un servicio por una cantidad de horas pero no depende de un patrón,  y es decisión de la institución o de la empresa si se le da una bonificación, porque el becario no tiene la capacidad para resolver las problemáticas que los profesores enfrentamos con los alumnos.

Un becario para poder estar laborando recibe una capacitación, una vez concluida si se queda es un trabajador de la empresa  y está prohibido que tome la misma capacitación dos veces” apuntó.

Por lo que consideró que los “están denigrando como profesionales, porque nos pagan como becarios. Nosotros somos profesores de arte y están bajando el estatus profesional”.

Dijo que esta situación no es nueva, pues esto cambió desde la administración de la Marta Leticia López Luna,  hace por lo menos tres años, “pero nosotros hemos, desde entonces, manifestado nuestra inconformidad”.

Entre los docentes que reclaman se respeten sus derechos se encuentran quienes tienen 20 años al frente de grupo en la Casa de Cultura y permanecen en su estatus de becarios, apuntó.

Hernández Araujo señaló que desde hace tres meses es la Secretaría de Cultura la que maneja el recurso de la Casa de Cultura, tiempo desde el que, además, se han presentado retrasos en la entrega de sus pagos.

Apuntó que desde que la dependencia administra los recursos, también ha habido cambios en el porcentaje que se les paga, ya que anteriormente se les pagaba el 70 por ciento del pago de los estudiantes inscritos a los talleres y 30 por ciento se quedaba para la Casa de la Cultura, pero ahora la Secum se queda con 50 pesos que corresponden a las inscripciones.

El docente reconoció que no son los maestros de la Casa de la Cultura los únicos que padecen los atropellos, por lo que hizo un llamado a todos los artistas de la ciudad para que en unidad demanden a las autoridades para que salden todos los adeudos pendientes y se termine la violación de sus derechos.

Así mismo, informó que buscarán un acercamiento con los diputados integrantes de la Comisión de Cultura del Congreso del estado para que atiendan esta problemática.

Finalmente, solicitó  que se realice una auditoría a los recursos de la Casa de la Cultura ya que, además de la falta de transparencia en el manejo del presupuesto que la institución recibe, así como, de los recursos que se obtiene del pago de inscripción de los estudiantes, aun estan pendientes de que se aclare dónde quedaron los 380 mil pesos que el director Said Mora dejó a su salida en la caja de la institución.

Sin comentarios

Tu opinión nos importa, deja tu comentario: