HomeAdopta MoreliaDenuncian maltrato animal en refugio; encargada los atiende pese a carencias

Denuncian maltrato animal en refugio; encargada los atiende pese a carencias

Morelia, Michoacán.- Rescatistas independientes de perros y gatos en situación de calle, presentaron denuncias penales en contra de una mujer encargada de un refugio canino por cometer presunto maltrato animal.
De acuerdo a los denunciantes, el refugio animal ubicado en una colonia irregular de la ciudad, no cuenta con adecuaciones para albergar a perros y gatos, tampoco se les provee alimentos y agua necesarios y las condiciones de salud de algunos animales son deplorables, afirman.


Con fotografías tomadas aparentemente a perritos que habitan el refugio -mismo que no cuenta con nombre ni constitución legal-, los rescatistas aseguraron incluso, que en este albergue ya se han registrado diversas muertes de animales por desnutrición y enfermedades.
En otros casos, los perros, dicen, son desaparecidos por la propietaria identificada como Norma S., sin que vuelvan a saber su paradero. Tal fue el caso de una rescatista que denunció a la encargada del refugio luego de dejarle en resguardo temporal a tres cachorros, Chucho, Coffe y Tequila.
“Los tuvo aproximadamente 4 o 6 meses, yo le llevaba alimento, le depositaba en el Oxxo, por lo que después de un tiempo, Norma me comentó que tenía un primo que venía de Apatzingán y que quería adoptarlos (dos ejemplares)… Después de tres o cuatro semanas le pregunté cómo estaban los perritos, pidiéndole fotos y videos de ellos, pero nunca me pasó teléfonos ni nada para localizar a la persona que supuestamente los adoptó”, declaró en su denuncia una de las animalistas.


En otra de las denuncias, se señala que un perro que habitó durante dos meses en el refugio animal, y por el cual se pagó 500 pesos mensuales para su cuidado y alimentación, fue entregado en condiciones de salud desfavorable.
“El taxi deja el perro en mi domicilio en unas condiciones terribles con parasitosis desnutrido”; la misma acusante refiere que en otra ocasión, le solicitaron ayuda para dar atención veterinaria a tres perritas que permanecieron 14 días en el refugio: “el médico veterinario me indica que las perras arriban con temperatura, desnutrición, parasitosis y posible giardia (parásito)”, agregó en su denuncia penal.
Con las denuncias presentadas a inicios y a mediados de octubre, los denunciantes pretenden que la Fiscalía General del Estado actúe para que Norma S., esté legalmente impedida de recibir más perros en su refugio temporal.
“No se busca afectarla, lo que pedimos es que la Fiscalía le prohíba tener animales y que la gente se dé cuenta de que se están maltratando a esos animales y ya no le lleven más. Efectivamente es una irresponsabilidad de la gente llevarle el montón de animales, pero también es una irresponsabilidad de ella”, aseguró Lourdes Cortés, presidenta de la Asociación Michoacana Amiga de los Animales (AMICHA).
Además, piden que exista una reglamentación municipal para la operatividad de refugios animales, pues aseguran que al igual que el inmueble donde vive Norma S., en Morelia existen otros “pseudo refugios” o “pensiones patitos” donde no se da un trato digno a los peludos que arriban.
Hasta este día, suman al menos cinco denuncias penales presentadas en contra de Normal S., por maltrato animal, delito que de acuerdo al Código Penal para el estado de Michoacán implica una pena de seis meses a dos años de prisión.

Norma S. Cuenta su versión
Desde hace 15 años, Norma S., comenzó a rescatar perros de la calle, pero fue en los últimos cinco años, tras la muerte de sus padres, que encontró una compañía incondicional en los perros.
La mujer, hace labores de limpieza por mil 200 pesos semanales; sin vivienda propia, por 800 pesos mensuales renta un pie de casa rodeado de terrenos baldíos, que ha acondicionado precariamente, para dar alojamiento a los perros que rescata o que le dejan bajo su cuidado.
En ese hogar construido de tabicón, que además no cuenta con servicio de agua potable, Norma habitaba hasta hace un par de meses, con treinta perros rescatados de las calles.


Con la intervención de asociaciones animalistas, la mitad de los ejemplares fueron trasladados a otros espacios, 16 permanecen bajo su resguardo, y de esos, cinco serán llevados a sus nuevos hogares el próximo fin de semana.
Norma dice reconocer que bajo sus condiciones económicas y de vida, no debió albergar a esa gran cantidad de perros, pues la mayoría de los ejemplares que recibió, nunca fueron adoptados ni los rescatistas responsables regresaron, fue así como se formó una manada a la que en un momento, fue difícil mantener.
“Los primeros rescates que tuve, fue de ocho cachorros que dejaron en mi casa y que iban a regresar en menos de una semana, y ya tienen cinco años conmigo. Otros ya no se fueron en adopción y se fueron quedando, unos por ser negros, otros por ser pitbull, otros por ser criollos, ni modo de tirarlos a la calle, ellos también tienen sentimientos”, dice.
Y continúa: “Cuando les decía, oye, tu perro necesita alimento, me depositaban 200 pesos, y con eso un perro grande no come un mes. Yo tenía que esterilizarlos, vacunarlos, desparasitarlos, promoverlos en adopción”.


Actualmente, Norma recibe apoyo de asociaciones y de su “patrona” que mensualmente le dona 10 bultos de croqueta, “hay días que no nos alcanza, cuando hay que pagar renta, agua (pipa) y luz, no me alcanza para comprarles mucho alimento, poquito o mucho, pero siempre se les da lo básico”, refiere.
Respecto a las muertes de canes dentro del refugio, la señora Norma afirma que debido a que la zona donde habita está aún despoblada y rodeada de terrenos, algunos ejemplares murieron por picaduras de animales venenosos como alacranes, arañas y víboras, pero rechaza que hayan fallecido por desatención.
Ante un posible trastorno de acumulación de animales, desde hace un mes, Norma acude a un Centro de Salud público a recibir terapia psicológica para lograr desprenderse de los perros con los que ha convivido por años.
“Son mis compañeros de vida, son quienes me acompañan cuando estoy triste, ahí están conmigo”; únicamente planea conservar a cinco perros y a la par dejar la labor rescatista para dedicarse por completo a su persona.
Las denuncias en contra de Norma ya son atendidas por la FGE, dependencia que ya realizó una primera inspección en el lugar y dará seguimiento al caso.

Tu opinión es importante:

comentarios

Comparte en: