HomeDerechos HumanosDesplazamiento forzado de mujeres y niños de El Aguaje, fuera del radar gubernamental

Desplazamiento forzado de mujeres y niños de El Aguaje, fuera del radar gubernamental

El desplazamiento forzado de mujeres, niños y personas de la tercera edad de la comunidad de El Aguaje, en el municipio michoacano de Aguililla permanece fuera del radar de las instituciones, sin que exista un reporte oficial del número de casos. Estimaciones no gubernamentales hablan de medio millar de personas desplazadas, una centena de ellas se refugian en estos momentos en la cabecera municipal de Apatzingán.
A más de una semana que se recrudecieran los enfrentamientos entre grupos delincuenciales y tras las intervenciones de la Guardia Nacional, el éxodo de habitantes de la localidad se ha vuelto permanente, en donde mujeres, niños y personas de la tercera son víctimas varadas en otros municipios.

“Es una situación que el gobierno solamente está viendo, sólo la contempla y no ha tomado cartas en el asunto”, Apunta Gregorio López Gerónimo “El Padre Goyo”, quien en un par de albergues para personas en situación de calle que viene operando en Apatzingán –uno de hombres y otro de mujeres- ha dado asilo a desplazados de El Aguaje.

El Padre Goyo –recientemente suspendido de sus funciones por el obispo de Apatzingán con quien mantiene diferencias desde 2014 cuando decidió participar en grupos de autodefensas-, calcula un éxodo de al menos medio millar de personas de El Aguaje, quienes llegan a Apatzingán, Buenavista y Tepalcatepec, aunque varios han optado por salir de Michoacán.
Ángel Custodio Virrueta García diputado local, informa a su vez que existe un esfuerzo de los ciudadanos de Apatzingán que, en bodegas sin uso han permitido albergar desplazados, esto ante la falta de acción de las autoridades municipales tanto de Aguililla como de Apatzingán para atender el problema.

“Se trata fundamentalmente de mujeres, sus hijos y personas de la tercera edad, estamos hablando de entre 20 y 25 familias, unas cien personas a las que estuvimos apoyando con despensas porque no tienen ni qué comer”.

Uno de los capítulos más recientes de violencia en El Aguaje, se registró entre la noche del 17 y la mañana del 18 de julio, en donde la guerra entre el Cartel Jalisco Nueva Generación y Los Viagras en la región, dejó a su paso las calles de la localidad vestidas de cadáveres que permanecieron por días tirados en la vía pública (https://revolucion.news/el-aguaje-tierra-sin-ley-enfrentamientos-familias-exiliadas-y-economia-paralizada/).

Cabe apuntar que el Censo de Población y Vivienda del INEGI reportaba en la localidad de Bonifacio Moreno, conocida como El Aguaje, una población en 2010 de dos mil 232 personas, de las que 45.15 por ciento son mujeres. El grado de marginación de la localidad, es “medio” de acuerdo con el Instituto.

Sobre el desplazamiento de mujeres y niños de El Aguaje, la Secretaría de Igualdad Sustantiva y Desarrollo de las Mujeres del gobierno estatal, no cuenta con reporte alguno confirma su titular Nuria Gabriela Hernández Abarca quien, informa que hasta el momento no han tenido notificación alguna de la Instancia Municipal de la Mujer.

El diputado Ángel Custodio apunta: “hay un desplazamiento de mujeres, niños, de la tercera edad, que se han salido del Aguaje, ellos por temor de ser alcanzados por las balas han optado por salirse de sus casas e irse a refugiar a Apatzingán en donde la gente humanamente los ha acogido en algunas galeras. Nuestra labor en la cuestión social y humana es apoyarlas con alimento. Me comuniqué con el Padre Goyo que tiene dos albergues para personas en situación de calle y él se comprometió apoyar con los alimentos.

Refiere que para salir de su localidad, los habitantes aprovechan los rondines de la Guardia Nacional, “se van detrás de ellos para protegerse”.

Agrega además que se trata fundamentalmente de mujeres, niños y personas de la tercera edad, debido a que El Aguaje tiene tradición migrante, “los hombres se van a trabajar a Estados Unidos, por eso el problema a quienes está afectando ahorita es a sus familias”.

En la Comisión Estatal de Derechos Humanos, no existe hasta el momento queja alguna presentada por el fenómeno de desplazamiento que se está viviendo en la localidad.

El Padre Goyo refiere cómo Apatzingán se ha convertido en un “basurero humano”, debido a la cantidad de personas en situación de calle que registra, “los albergues son para los indigentes, pero ahora con esta situación de El Aguaje, la gente viene y me busca para apoyarlos, ahí se les da desayuno, comida y cena y se les ayuda para que se desplacen a algún lugar en el que tengan familiares.

 

“A una familia la ayudamos para irse a Campeche, otros más eran de Arteaga, vinieron por ellos, otro muchacho tuvo que salirse porque su casa la habían baleado, le tiraron unos muertos afuera de su casa y me decía que ya ni podían comer por la peste”.

 

La posibilidad de abrir las iglesias para que fungieran como albergues de los desplazados, fue una solicitud que realizó al obispo que no encontró eco, “yo le decía, porque no abrimos las iglesias, las capillas, si somos cerca de cien iglesias en la ciudad podíamos hacerlo para que la gente se sintiera más segura, pero nadie ha respondido”.

Tu opinión es importante:

comentarios

Comparte en: