HomeAmbienteDía Mundial contra el uso indiscriminado de Agroquímicos en medio de la peor crisis ambiental global

Día Mundial contra el uso indiscriminado de Agroquímicos en medio de la peor crisis ambiental global

Día Mundial contra el uso indiscriminado de Agroquímicos en medio de la peor crisis ambiental global

Ir21 / Foto: Getty Images

Más de 400 organizaciones de 60 países, nucleadas en la Pesticide Action Network (PAN) recuerdan cada 26 de noviembre el Día Mundial contra el uso indiscriminado de Agroquímicos, apuntando a la reflexión conjunta sobre un problema que forma parte fundamental de la peor crisis ambiental que ha conocido la Humanidad.

La fecha no es arbitraria, sino que recuerda a las miles de personas fallecidas y otras tantas que quedaron con secuelas de todo tipo en India, en 1984, cuando se produjo una fuga de bophal de una planta de agrotóxicos, un químico utilizado para la fabricación plaguicidas por parte de la Corporación Unión Carbide.

La PAN apunta a la imprescindible y creciente necesidad de ayudar a minimizar los riesgos de los productos agroquímicos sobre la salud humana y su impacto en el medio ambiente. En esa línea busca que sea la propia opinión pública que exija reducir el uso indiscriminado de plaguicidas en la agricultura, en tanto cada vez más se contamina suelo, aire, agua y alimentos, se desequilibran los ecosistemas y aumentan exponencialmente los mayores peligros de serios problemas para la salud.

La imperiosa necesidad del equilibrio

El también llamado Día Mundial del No Uso de Plaguicidas, recuerda no obstante que insecticidas, y herbicidas, así como casi todos los fertilizantes, han sido vitales en la historia humana para evitar hambrunas, por falta de alimentos o por plagas. No obstante considera que este “mal necesario” debería ser minimizado al máximo, y no como está ocurriendo ser expandido de forma descontrolada e incluso fomentada al máximo por las multinacionales que producen estos químicos.

Un uso minimizado y controlado de los agroquímicos, sin dudas aportará a la producción de alimentos, permitiendo satisfacer en gran parte la enorme demanda de la creciente población mundial. Los plaguicidas son ya una herramienta fundamental para evitar la  proliferación de plagas  ayudando a los agricultores a optimizar sus cosechas y a no sufrir pérdidas económicas mucha veces irreversibles.

Otro beneficio es la participación de los pesticidas frente a enfermedades como la malaria y el tifus, transmitidas a los humanos por insectos y parásitos.

Los movimientos ambientalistas recuerdan no obstante que nada de esto es condición para que las empresas sigan empleando agrotóxicos con consecuencias que no se pueden ver a simple vista y que operan a largo plazo. Distintos plaguicidas debido a su efecto nocivo sobre la salud fueron prohibidos, pero las transnacionales logran hacerlos circular en países donde no encuentran restricciones suficientes.

 

Sin comentarios

Tu opinión nos importa, deja tu comentario: