HomeActualidadEl 80% de las mascotas son adquiridos bajo un impulso de temporalidad

El 80% de las mascotas son adquiridos bajo un impulso de temporalidad

El 80% de las mascotas son adquiridos bajo un impulso de temporalidad

Redacción/ @Michoacan3_0

El 80 por ciento de las mascotas –perros y gatos, principalmente– son adquiridos bajo un impulso que obedece a patrones de temporalidad, es decir, época navideña o cumpleaños, entre otros festejos, sin el consenso familiar. Aún pensamos que son el mejor regalo para un niño, pero no es así, afirmó Carlos Esquivel Lacroix, de la Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia (FMVZ) de la UNAM.

En muchos casos, los animales de compañía “se adquieren con facilidad y con la misma facilidad se desechan”, por lo que es necesario sensibilizar a la sociedad en torno a una tenencia responsable. Parte importante de esta acción es el reconocimiento y respeto de éstos como seres vivos, dijo.

A propósito del Día Mundial de los Animales, que se conmemoró el pasado 4 de octubre, el médico veterinario zootecnista señaló que según datos de la Secretaría de Salud, tan sólo en la ciudad de México existen un millón 200 mil perros y gatos con propietario. Sin embargo, 10 por ciento de ellos se encuentran en las calles, es decir, 120 mil ejemplares, lo que tiene un impacto negativo en materia de contaminación ambiental y salud pública.

Un can excreta en promedio 300 gramos y orina 500 mililitros por día, residuos que al secarse se esparcen en el ambiente. Además, son portadores de parásitos, bacterias y virus, por lo que representan un riesgo de transmisión de zoonosis, como la rabia, que se encuentra controlada en el país a través de los esquemas permanentes de vacunación.

Además de la leptospirosis, enfermedad bacteriana cuyo vector son los roedores y que se transmite a los perros a través del alimento una vez que fue contaminado con la orina de ratas o ratones.

También son portadores de parásitos como Toxocara canis, helminto de distribución mundial que parasita perros y otros cánidos, genera un fenómeno denominado larva migrans, que se transporta por el torrente sanguíneo a otras partes del organismo infectado.

Esa misma larva origina el síndrome de Loeffler en niños, que produce un cuadro clínico, cuyo diagnóstico podría indicar que se trata de asma, sin saber que el problema de origen es el perro por carecer de esquemas de desparasitación y vacunación.

El universitario apuntó que los canes que no son desparasitados pueden ser un vector de la enfermedad. Por otro lado, en el hocico albergan un promedio de 300 especies de bacterias; además, tienen la capacidad de lamer sus genitales y esfínter anal, y de hacer lo mismo con otros perros y gatos.

“No se trata de satanizarlos, por el contrario, todo puede controlarse a la perfección con los cuidados adecuados y si se les mantiene bajo vigilancia médica periódica; lo mismo aplica para cualquier otro animal”, aclaró.

Pero no todo es negativo, prosiguió, hay avances importantes. Por ejemplo, gran parte de las personas que sacan a pasear a sus perros les colocan correa y llevan consigo bolsitas para recoger el excremento. “Las personas ya hablan de estos temas, pero aún falta por hacer para convertirnos en una sociedad responsable en este ámbito”.

Esquivel Lacroix expuso que ante la problemática de la sobrepoblación y abandono, algunas acciones eficaces serían la adopción, la esterilización y la tenencia responsable. Implican la necesidad de alguien que ejerza una posesión comprometida para brindarles condiciones adecuadas de vida.

 

Sin comentarios

Tu opinión nos importa, deja tu comentario: