HomeAmbienteEl estado, muy por debajo de parámetros en reforestación urbana

El estado, muy por debajo de parámetros en reforestación urbana

El estado, muy por debajo de parámetros en reforestación urbana

Con una pérdida forestal superior a las 50 mil hectáreas anuales en Michoacán, Morelia y las principales ciudades del estado se encuentran muy por debajo de los índices de reforestación, al ubicarse en un poco más de dos metros cuadrados por superficie arbolada en comparación con los parámetros de 10 a 15 metros cuadrados con vegetación por habitante que recomienda la ONU.

Ante este escenario, que se recrudece con las altas temperaturas que se viven en estos días, sólo una reforestación ordenada y coordinada podrá generar beneficios al largo plazo que podrían revertir la actual crisis climática, siempre y cuando se acompañe de otras acciones como la conservación de los suelos, consideró el biólogo Arnulfo Blanco, durante su participación en el curso que sobre reforestación organizó este miércoles la Universidad Michoacana.

Cabe destacar que el evento desbordó las expectativas de los organizadores, ya que resultó insuficiente el auditorio del Centro de Información, Arte y Cultura (CIAC), en Ciudad Universitaria, para albergar a los interesados, en su mayoría funcionarios de gobierno, estudiantes y ciudadanos como amas de casa, según refirió la maestra de ceremonias.

De acuerdo con Blanco, las recomendaciones básicas para lograr una adecuada reforestación es hacerla a tiempo, es decir al inicio del periodo de lluvias, utilizar las especies adecuadas, al igual que considerar una tapa de cuidado en el crecimiento que aleje a los árboles de depredadores como fauna y planta nocivas y donde la selección inadecuada de plantas es el factor que más riesgo representa, con el 17 por ciento, para no tener éxito, si se considera que sólo 10 a 20 por ciento de los arbolitos sembrados sobrevive.

En julio, recomendó el especialista, es cuando habrá que sembrar los árboles, quien planteó que a la par de la medida habrá que implementar acciones de restauración ecológica, incluso recomendó aprovechar las cenizas y restos vegetales generados por los incendios que afectan al estado para usarlos como abono, dada la riqueza de nutrientes que contienen.

Advirtió que este año será muy seco, con poca humedad y altas temperaturas, lo que detona la ocurrencia de riesgos que para enfrentarse requiere de acciones concertadas. Lamentó que se carezca de un manual de plantaciones adecuadas a los entornos locales, como sí lo tienen ya otras entidades y ciudades, que consideró indispensable para lograr un proyecto adecuado y con más posibilidades de éxito.

De 15 a 20 años, resultados de la restauración

Blanco consideró en entrevista aparte que en un término de 15 a 20 años se ven los resultados de una reforestación. “Estamos a tempo, todavía tenemos chance”, dijo respecto a la emergencia ambiental que se vive en estos días.

Indicó que desconoce cuál es la tasa de deforestación en las ciudades como en Morelia, donde desde la gestión municipal anterior se impulsó la creación de plazas con el sacrificio de hasta 400 o 500 especies de árboles, por lo que sugirió a recuperación de espacios por parte de las autoridades, con reforestación de lotes baldíos de su propiedad como medidas inmediatas, a la vez que lamentó que hasta ahora, sobre la carencia de un manual, “no he encontrado un presidente municipal que lo considere prioritario”.

Destacó que aunque la crisis climática es global, hay países como España que tienen una alta inversión en sembrar árboles sobre todo en las ciudades –“hasta los tienen contados, 50.7 millones de árboles”-, que les genera servicios ambientales, en contraste con el país y en concreto en Michoacán, donde pese a que ponderó que hay especialistas en las dependencias y se cuentan con leyes “muy completas”, se ponderan acciones policía antes que medidas concretas para sostener un proyecto de sustentabilidad forestal.

Puso como ejemplo que los gobiernos municipales han optado por la “poda” de árboles para presuntamente fortalecer una imagen urbana de sus atractivos, lo que deriva en planchas de concreto sin ninguna sombra natural, como se puede ver en la capital estatal y en otras ciudades del interior. En Morelia, se mantienen los pocos pulmones como el Panteón Municipal, el Parque Zoológico y los bosques Cuauhtémoc y Lázaro Cárdenas, en tanto que desde el 2015 se registra un aumento en la urbanización sobre las áreas verdes.

Sin comentarios

Tu opinión nos importa, deja tu comentario: