HomeSeguridadEmergencia sanitaria es una emergencia de derechos humanos para las mujeres

Emergencia sanitaria es una emergencia de derechos humanos para las mujeres

Morelia, Michoacán.- La emergencia sanitaria se está convirtiendo ya en una emergencia de derechos humanos para las mujeres, pues la violencia machista no está en cuarentena, por el contrario, se ha exacerbado a tal punto que para cuando concluya mayo el número de asesinatos de mujeres en México estaría rondando los mil 500 casos.
Así lo refiere Pablo Navarrete Gutiérrez, consultor en derechos humanos y de género, integrante de Amnistía Internacional quien, recalca que la pandemia está afectando de manera diferenciada a hombres y mujeres.
En entrevista virtual expone de entrada el escenario de violencia de las mujeres en tiempos de pandemia, en donde habla de la situación de violencia agravada, ya que es el hogar el hogar que normalmente es el sitio más peligros para las mujeres víctimas de violencia, hoy ve potenciar esta condición debido al confinamiento.
“El coronavirus tiende a incrementar la violencia en contra de las mujeres. Ellas no sólo han tenido que cargar con muchos de los actos de responsabilidad en los cuidados por la pandemia, ya que la casa se convirtió en centro de trabajo, en escuela –las madres son ahora las maestras-, y centro de recreación que, se han sumado a las tareas que generalmente desempeñan las mujeres al interior del hogar”.
Navarrete refiere que el confinamiento ha traído como consecuencia el aislamiento de las mujeres, lo que las deja a merced de sus agresores, “sabemos que la violencia sexual es frecuente con sus parejas y al interior del matrimonio; las medidas de aislamiento social han traído como consecuencia por ejemplo que las mujeres no puedan acceder a métodos anticonceptivos”.
En este tenor trae a cuento las proyecciones de la Organización Mundial de la Salud que estiman siete millones de embarazos no deseados en el mundo durante este confinamiento debido a que 47 millones de mujeres en países de renta media y baja no tendrán acceso a anticonceptivos modernos.
También la Organización ha reportado que la violencia de género aumenta en un 20% durante los períodos de encierro, por lo que habría 31 millones de casos de abusos adicionales para un confinamiento de seis meses de asilamiento por la crisis sanitaria.
Bajo este contexto el especialista estima que en México una vez que salgamos de confinamiento se repetirán patrones registrados en otros países con repuntes importantes en las llamadas al 911 o los teléfonos de emergencia, así como el alza de las solicitudes de divorcio o las separaciones de pareja.
“La cuarentena ha servido para poner a prueba a la humanidad, pero también para evidenciar nuestros comportamientos; frente a la situación de estrés, viene la respuesta de violencia en los hogares por parte de los hombres. Por eso las llamadas de violencia se incrementaron en todo el mundo, en Europa lo hicieron hasta en un 60% y América Latina no es la excepción”.
Al traer a cuento los datos del Secretariado Ejecutivo de Seguridad Pública, Navarrete cita que en México se incrementaron un 22.31% las llamadas de auxilio en el país, lo que da pie para cuestionar a quienes han expresado que existe una disminución en abril ya que –apunta- “esta situación muestra que el agresor está generando un mecanismo de control de las víctimas para no poder llamar”.
Subraya que la violencia machista contra las mujeres ha ocasionado más de 60 mil muertes violentas en nuestro país en 35 años, cada vez con mayor saña y crueldad, “no habíamos visto una altísima incidencia con accidentes con ácidos y químicos como los estamos viendo ahora, esto debería ser motivo de alarma en el país, cada vez se están haciendo uso de formas más crueles.
“La medida sanitaria del quédate en casa no tomó en cuenta que se estaba confinando a las mujeres al lugar más peligroso para ellas que es el hogar, porque ahí habitan los principales verdugos de las mujeres, que abarcan parejas, esposos, novios, hermanos e incluidos los hijos; debió haberse considerado y generado algún mecanismo de contención y de intervención extraordinario, porque las consecuencias no se hicieron esperar”.
A partir de los datos del Secretariado Ejecutivo, refiere que en marzo incrementaron 22.31 por ciento de llamadas de auxilio, con un gran total de 115 mil 614, lo que representa 155 llamadas cada hora, en tanto que, los asesinatos de mujeres entre enero y marzo sumaron 964, es decir, 10.5 caos cada 24 horas.
Del total de muertes violentas de mujeres, acota que sólo un 25% se están investigando como feminicidios, es decir 240 casos como feminicidios.
A partir de los asesinatos de mujeres registrados por el Secretariado a marzo, Navarrete realiza una proyección con corte a finales de mayo que estima cerrar el mes con un total de mil 498 casos.
“Esto nos está diciendo que tenemos un contexto preocupante de violencia que se ha exacerbado por las medidas de confinamiento, por eso la necesidad de brindar protección a las mujeres, de manera particular a aquellas que ya tenían antecedentes de violencia y que ya habían acudido a la autoridad.
“Estamos viviendo una situación sin precedente en la humanidad, y eso requiere medidas sin precedente de las autoridades; la posibilidad de que las mujeres vayan a un refugio me parece que es una visión limitada porque estamos en una situación excepcional”.
El especialista subraya que negar la violencia es invisibilizarla, e invisibilizarla es fomentarla, porque lejos de que generar un mecanismo de condena social, el mensaje que se manda a los agresores es de permisibilidad.
“Es un mensaje grave porque es de desaliento a las víctimas, y viene a minar la confianza en las instituciones, en el gobierno, se desincentiva la denuncia, pones en una situación de riesgo y vulnerabilidad a las mujeres”.

Tu opinión es importante:

comentarios

Comparte en: