HomeDerechos HumanosEn Michoacán la tortura no es delito debido a que no está tipificada

En Michoacán la tortura no es delito debido a que no está tipificada

En Michoacán la tortura no es delito debido a que no está tipificada

Patricia Monreal / @Michoacan3_0

Morelia, Michoacán.-Hoy día en Michoacán la tortura no es un delito, ya que no se encuentra tipificada en el Código Penal del Estado, y debido a que la Ley General para combatirla aún no ha sido aprobada en el ámbito federal, lo que ha derivado en que la ONU-DH apremie al Congreso local a legislar al respecto.

La situación obedece a un descuido generado en la pasada Legislatura local, cuando aprobó el nuevo Código Penal que opera en la entidad sin tipificar la tortura, esto bajo el argumento de que en el ámbito federal se legislaría al respecto cosa que hasta el momento no ha ocurrido.

Cabe apuntar que el anterior Código Penal del Estado sí preveía la tipificación del delito que se eliminó al entrar en vigencia el nuevo ordenamiento.

Debido a ello es que el pasado 3 de mayo la Oficina del Alto Comisariado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (ONU-DH) turnó al presidente del Congreso local Raymundo Arreola Ortega, un oficio manifestándole su preocupación al respecto.

“El objetivo de la presente comunicación es alentar al Congreso del Estado de Michoacán a adoptar en la mayor brevedad posible las reformas legislativas necesarias para tipificar el delito de tortura en la legislación del estado”, señala el oficio de tres cuartillas.

Refiere además que la ONU-DH tiene conocimiento que el 17 de diciembre de 2014 fue aprobado por el Congreso el decreto 355 por el que fue abrogado el Código Penal del Estado, mismo que tipificaba el delito de tortura, y que en ese mismo decreto fue expedido un nuevo Código Penal que no lo tipifica, “por lo que actualmente la tortura no está sancionada como delito en el estado de Michoacán”.

La ONU-DH, señala que tal situación “es particularmente preocupante si se toma en consideración que la tortura es una violación grave a los derechos humanos que tiene el estatus de prohibición absoluta; esto es, que bajo ninguna circunstancia es justificable su práctica. De dicha prohibición absoluta deriva la obligación de los Estados de sancionar la tortura como delito”.

En ese sentido alude a la Convención contra la Tortura y Otros Tratos o Penas Crueles, Inhumanos o Degradantes, en donde se establece que todo Estado parte velará por que todos los actos de tortura constituyan delitos conforme a su legislación penal. Lo mismo se aplicará a toda tentativa de cometer tortura y a todo acto de cualquier persona que constituya complicidad o participación en la tortura. Todo Estado parte castigará esos delitos con penas adecuadas en las que se tenga en cuenta su gravedad.

También argumenta que México ha recibido diversas recomendaciones en el sentido de que la tortura sea sancionada como delito tanto a nivel federal como en todas las entidades federativas. Así el Relator Especial de Naciones Unidas sobre la Tortura y Otros Tratos o Penas Crueles, Inhumanos o Degradantes, tras su visita al país en 2014, recomendó que la legislación federal y las estatales contemplen todas las obligaciones derivadas de la prohibición absoluta de la tortura como lo es la sanción.

Agrega que también el Comité contra la Tortura recomendó a México velar por que los actos de tortura sean tipificados por las entidades federativas de acuerdo con la definición del artículo primero de la Convención y se castiguen con penas adecuadas en las que se tenga en cuenta su gravedad, de conformidad con lo establecido en el artículo cuarto de la Convención.

“En este sentido, es motivo de preocupación para la ONU-DH que actualmente la tortura no esté tipificada como delito en el estado de Michoacán porque esto supone: invisibilizar el fenómeno de la tortura; sancionar la tortura bajo otros tipos penales que conlleven sanciones leves para el perpetrador; impedir una investigación profesional de la tortura; y obstaculizar la reparación integral para las víctimas de esta grave violación a los derechos humanos”.

Recalca que no es obstáculo para que en Michoacán se reforme el Código Penal el que esté pendiente la emisión de la Ley General por parte del Congreso de la Unión, según lo dispuesto en la reforma constitucional del diez de julio de 2015.

Tal norma fue ya aprobada por el Senado de la República el pasado 29 de abril, y está la espera de la revisión de la Cámara federal de diputados, sobre lo que la ONU-DH señala que aún en el supuesto que el contenido del proyecto de ley sea modificado “es más deseable” que el Congreso del estado “se vea en la necesidad de modificar la legislación local de conformidad con los cambios al proyecto de ley general, a la situación actual en la que la tortura no está tipificada”. Por lo anterior, la INU-DH alienta al Congreso del estado a priorizar en la agenda legislativa la adopción de las reformas necesarias para tipificar la tortura en su legislación.

Asimismo manifiesta su disposición para brindar la asistencia y cooperación técnicas que precise el Congreso para que la reforma se adopte a la brevedad y recupere los más altos estándares en la materia.

derechos humanos

Sin comentarios

Tu opinión nos importa, deja tu comentario: