HomeLo más leídoEn Michoacán, una década de lucha legislativa por el aborto
Con un click puedes recibir noticias gratis a tu WhatsApp

En Michoacán, una década de lucha legislativa por el aborto

Una década de lucha legislativa a favor del aborto es la que se registra en Michoacán, en donde la diputa dentro del Poder Legislativo no sólo ha sido por su legalización, sino también para contener su mayor penalización.

Visibilizado por el accionar de la llamada “ola verde” en todo el país, y con un nuevo empuje tras su despenalización en Oaxaca, el tema del aborto es siempre motivo de polarización social de la que Michoacán no está exento.

Por un lado la prensa reporta que Michoacán es el cuarto en el país con mayor oposición al aborto, y por otro se observa una creciente presencia y cohesión de los colectivos de mujeres –principalmente jóvenes- que ha logrado visibilizar el tema y ponerlo a discusión.

El hoy legislativo

El alcance de esta ola verde michoacana se conocerá en los próximos meses, ya que en el Congreso del Estado existen dos iniciativas relacionadas al aborto, y que parten de visiones diametralmente opuestas en relación al tema.

Por un lado está la iniciativa promovida por el PAN para reformar la Ley de Salud del Estado e incorporar la figura de la “objeción de conciencia”, de manera que todo médico en el sector público que no esté a favor del aborto, pueda negarse a practicarlo más allá de su carácter de servidor público y a si las leyes lo mandatan o no a cumplir con tal carácter.

La objeción de consciencia permite que un médico empleado del Estado, se niegue practicar un aborto a una mujer incluso cuando la vida de ésta esté en riesgo, o bien si se trata de una niña que producto de una violación resultó embarazada.

La propuesta panista cuenta ya con el respaldo de parte de uno de los impulsores de la llamada Cuarta Transformación: el Partido del Trabajo, del que sus legisladores locales consideran que la objeción de conciencia es un derecho que no puede negársele a los médicos.

Incluso los petistas sostienen que el asunto ya está legislado a nivel nacional, y por ello debe replicarse en Michoacán.

La Comisión de Salud en el Congreso local que encabeza la diputada Refugio Cabrera –autora de la iniciativa- ha buscado ya en tres ocasiones subir a pleno la votación del dictamen que da luz verde a la objeción de conciencia, sin embargo no ha tenido éxito.

En esas tres ocasiones el asunto ha sido retirado de la orden del día, debido a que el PAN no cuenta con los votos suficientes para lograr que el tema sea aprobado por el Pleno tal cual lo está planteando.

Por el otro lado está la iniciativa presentada por el diputado perredista Antonio Martínez Soto, que propone la despenalización del aborto durante las 12 primeras semanas de gestación, pronunciándose en contra de la violencia obstétrica contra las mujeres, y la mortandad registrada por abortos practicados de manera clandestina.

Esta iniciativa fue turnada a dos comisiones, ambas encabezadas por diputados panistas, una de ellas la de Salud que preside Refugio Cabrera –que ya adelantó que la propuesta no procederá-, y la otra la de Justicia, encabezada por Antonio Salas Valencia.

Una década de jaloneo

Los jaloneos en el Congreso michoacano por el tema del aborto han cumplido ya una década. Antaño era un asunto que no estaba en la agenda legislativa, y no había propuestas específicas ni para penalizarlo más, ni para despenalizarlo.

Fue el 2009 cuando el entonces diputado panista Francisco Morelos Borja, propuso una reforma a la Constitución del Estado para tutelar el derecho a la vida desde el momento de la concepción.

Para entonces la acción de los colectivos de mujeres sería fundamental para la decisión tomada por el Congreso, ya que de inicio la bancada del PRI se inclinaba por la propuesta, pero al final tras la presión de las organizaciones acabó por rechazarla.

El 16 de marzo de 2010 Michoacán se convirtió en el primer estado de la República que declaraba el “no ha lugar” a la propuesta de elevar a rango constitucional la tutela del derecho a la vida desde el momento de la concepción, luego de que la mayoría de legisladores del Congreso local se opusieron a la llamada ley antiaborto promovida por el PAN.

Para entonces Acción Nacional y el calderonismo, promovían en todos los estados de la República, reformas constitucionales similares a la de Morelos Borja.

En 2013 fue un diputado priista -Antonio Sosa López- el que se sumaría a la causa panista y reviviría el tema, al proponer nuevamente tutelar el derecho a la vida desde la concepción. Dicha propuesta jamás prosperó.

Para el 2014 en el marco de la aprobación del paquete de leyes para dar vida al Nuevo Sistema de Justicia Oral, la Comisión de Justicia encabezada entonces por Selene Vázquez Alatorre, incorporaría en el Código Penal que el aborto en Michoacán sea legal por razones de pobreza.

Es decir debido a dicha reforma, actualmente en Michoacán una de las excluyentes de responsabilidad por aborto en las 12 primeras semanas de embarazo, previstas dentro del Código Penal del Estado es la pobreza.

La diputada perredista Nalleli Pedraza Huerta, presentó durante la pasada Legislatura –en 2016- una iniciativa para reformar el Código Penal del Estado y despenalizar el aborto durante las 12 primeras semanas de gestación.

Bajo el argumento de la minoría de edad de los michoacanos, los diputados aseguraban que “Michoacán no está preparado” para discutir el tema, por lo que la iniciativa de Nalleli Pedraza jamás prosperó.

Es así como el tema del aborto ha escrito muchos pasajes en la vida reciente del Poder Legislativo de Michoacán, tema en el que, ni las concepciones próvida han logrado imponer su visión, ni las acciones en defensa de los derechos de las mujeres han dado para cristalizar la despenalización del aborto durante los tres primeros meses de gestación.

Tu opinión es importante:

comentarios

Comparte en: