HomePolíticaEn un país corrupto donde impera la impunidad, necesaria Cultura de la Legalidad desde la escuela: especialista

En un país corrupto donde impera la impunidad, necesaria Cultura de la Legalidad desde la escuela: especialista

En un país corrupto donde impera la impunidad, necesaria Cultura de la Legalidad desde la escuela: especialista

Revolución TRESPUNTOCERO

“La cultura de la legalidad debe entenderse y practicarse, como una parte fundamental de la más amplia ‘cultura cívica’, la cual niños y niñas tendrían que recibir desde su más temprana edad”, asegura a Revolución TRESPUNTOCERO la pedagoga y colaboradora del Instituto de Filología de la Universidad de Valencia, Beatriz Cáceres.

Y afirma que ante la serie de problemáticas, principalmente en cuestiones de seguridad, México debería “estar preocupado por desarrollar una cultura de la legalidad desde la escuela, como un exponente claro de la calidad democrática de esa sociedad. Pero sin que esto se limite a informar al alumno sobre el estado de derecho, los derechos humanos, la división de poderes o la ley y su aplicación mediante la ejecución imparcial de la norma, pues informar nunca será, ni resultará lo mismo que formar”.

La organización México Unido Contra la Delincuencia, ha revelado que México ha salido reprobado en el primer Índice Nacional de Cultura de la Legalidad y en el conocimiento de las normas jurídicas y sociales que hacen cumplir la ley del país.

El estudio indica que los 2 mil 500 encuestados tuvieron un promedio de 5.1 en una escala de 10, siendo los habitantes de la región centro quienes tienen mejor evaluación (6.0) y los de occidente y noroeste los que salen más bajos con 4.4 y 4.2, respectivamente.

Los jóvenes entre 18 y 29 años con baja escolaridad, tienen el Índice de Disposición Hacia un Cultura de la Legalidad más alto, con 6.2, mientras tanto, la población de 50 años y más es quien tiene más bajo IDCL con un 4.9 promedio compuesto de 5.2 en hombres y 4.5 en mujeres.

Hombres y mujeres mayores de 50 años, entre empresarios y profesores, con preparación universitaria y posgrado, en su mayoría casados, son quienes en México tienen la mayor resistencia al cambio y, por tanto, la calificación más baja en el Índice de Disposición Hacia una Cultura de la Legalidad (IDCL). Por región, la encuesta, indicó que son los estados que conforman las regiones sureste y occidente los que obtuvieron los resultados más bajos en la materia.

Para la socióloga Ana María Jacome, “es desalentador los resultados que aporta una sociedad tan necesitada de legalidad, en un país corrupto y donde impera la impunidad y la prevención está lejos de implementarse desde lo gubernamental, debido a que es un tema abordado principalmente por organizaciones civiles”.

Asimismo asegura, que el primer paso, no solamente para dar inicio a una prevención, sino también como protección, es indispensable que se atienda de forma primordial a la niñez, ya que son quienes deben aprender la cultura de la legalidad, como un derecho, tanto como la educación, pero considera que se requiere particular cuidado para las niñas, esto debido a los a prejuicios que prevalecen, lo que provoca que sean ellas las más vulnerables por motivos de desigualdad y discriminación desde su nacimiento, hasta su edad adulta, esto va desde el acoso, la humillación, el robo, hasta el rapto, la violencia física y sexual, hasta el feminicidio.

También comenta que, “el camino para mejorar la convivencia y coexistencia de la sociedad mexicana, no se puede escatimar en programas y políticas públicas que den a conocer qué es y cómo aplicar una cultura de la legalidad, esto con el propósito de formar una mayor y mejor ciudadanía, y por ende mayores niveles de libertad y democrática, derivado de mayor educación, que tiene su inicio en la infancia”.

Según datos de la Asamblea General de las Naciones Unidas, en México, hay más de 33 millones de niñas y niños de 0 a 14 años; 16 millones corresponden a la población femenina, quienes a decir por el órgano, deben ser un rubro primordial a atender de forma adecuadamente, considerando se debe generar los medios para crear oportunidades educativas, culturales, laborales y deportivas, con las que todos los niños del país estén en condición de potenciar un desarrollo adecuado.

Jacome sostiene que, “la implementación de la cultura de la legalidad, como medida de protección de los niños y al mismo tiempo, camino para la eliminación de la marginación y pobreza, son dos aspectos que para la puesta en marcha, enfrentarán múltiples obstáculos, siendo el gobierno el primer rubro a derribar, ya que la idiosincrasia del actual presidente sólo le permite preocuparse y actuar en rubros que le generen la obtención de logros económicos particulares, lo que como se ha visto hasta hoy y durante varias décadas de gobiernos de derecha, ha derivado en un estancamiento del pleno desarrollo de la niñez, que años más tarde siguen desprotegidos y en la mayoría de las ocasiones con resentimiento hacia la sociedad (producto de la desatención en su infancia), los insta a cometer actos delincuenciales”.

A decir por la socióloga, “fomentar la cultura de la legalidad en los rubros de igualdad y equidad en la niñez, no es solamente una cuestión de políticas públicas y educativas, es una cuestión de humanismo. No es necesario seguir un manual para indicar cuales son las acciones correctas por las que se debe regir un individuo desde la niñez. Hoy pocos son los docentes que dedican tiempo a la enseñanza de esta forma de hacer legalidad”.

El Informe nacional sobre la violencia de género en la educación básica en México de UNICEF, reporta que 17.6 % de los docentes mencionan que tratan con igualdad a niñas y niños, sin embargo, hay elementos que muestran una conexión distinta en la relación de las y los docentes con sus alumnas y alumnos.

Es decir, más del 40 % de las y los docentes señalan que las niñas son más responsables y sensibles que los niños, y 32.1 % los docentes (hombres) dicen que se entienden mejor con los niños por ser hombres.

Sobre esto, la organización México Unido Contra la Delincuencia, señala que, “a la luz de estas cifras, es importante voltear a ver qué pasa a diario en el aula y el resto de los espacios de la escuela sobre el trato diferenciado entre pares (niñas-niños), y entre niñas-niños- docentes, y de qué manera influye esto en el ambiente escolar, y posiblemente en el desempeño académico.

Según el Informe, algunas tareas para seguir para crear cultura de la legalidad, en la niñez se debe:

▪    Promover habilidades sociales al alumnado.

▪    Trabajar el tema de masculinidad.

▪    Identificar y supervisar espacios escolares de riesgo.

▪    Generar una cultura de no violencia.

▪    Capacitación docente.

▪    Enriquecer contenidos curriculares.

▪    Analizar y enriquecer los libros de texto.

▪    Implementar la educación sexual.

▪    Identificar las buenas prácticas.

▪    Revisar los marcos de convivencia (reglamentos escolares).

▪    Respeto a los acuerdos de convivencia.

“El surgimiento de las bases para una efectiva cultura de la legalidad supone un esfuerzo conjunto y continuado en el tiempo entre diversos agentes sociales y diversos colectivos como son los de educación, sociedad y justicia. Sin embargo pareciera que en México solamente una pequeña parte de la sociedad se ocupa de ello, porque incluso al pueblo tampoco parece generarle necesidad carecer de la cultura de la legalidad, que en un país tan inclinado a la muerte, miseria y barbarie, es uno de los principales factores de reveindicacion” asegura Cáceres.

Por su parte Jacome afirma, “Se trata de unificar ambos universos, el de la legalidad con el de legitimidad, para desde la niñez se comprenda la ley y asuma las razones para la obediencia y también para la desobediencia cuando las acciones de un funcionario público, de un gobernante o de cualquiera que tenga poder, genere actos de impunidad y corrupción”.

Sin comentarios

Tu opinión nos importa, deja tu comentario: