HomeDerechos HumanosEntorpecen derecho de niña a suspender embarazo tras violación, denuncia Humanas Sin Violencia

Entorpecen derecho de niña a suspender embarazo tras violación, denuncia Humanas Sin Violencia

Morelia, Michoacán.- En Michoacán el Gobierno del Estado actúa con doble discurso en torno a la defensa de los derechos de las mujeres, de tal manera que desde el Sector Salud se dilatan los procesos para la suspensión del embarazo en caso de niñas violadas.

Así se evidencia con el caso de la menor “M” de 13 años de edad, quien tras ser violada por su padrastro y resultar embarazada por ello, tuvo que enfrentar la violencia institucional, con funcionarios proclives a postergar el tiempo para que este superara la posibilidad de que el embarazo fuera suspendido.

El caso fue expuesto en rueda de prensa virtual por Lucero Circe López Riofrío, de la organización Humanas Sin Violencia, quien pide una reunión con el gobernador Silvano Aureoles Conejo para hablar del actuar de su gobierno en torno al caso de la menor violada.

Tras sufrir la violación, la menor acudió con su madre a presentar la denuncia correspondiente, en donde el primer contacto fue con la Fiscalía especializada para la atención de delitos de violencia familiar y de género, “ahí la atención de la ministerio público fue muy buena, no así con la médica que le hizo el peritaje quien, en todo el proceso le hizo sentir a la menor que ella tenía la culpa por la violación”:

En la Secretaría de Salud, López Riofrío da cuenta de la violencia institucional en torno a la víctima, quien al acudir al Hospital de la Mujer para solicitar la interrupción del embarazo tuvo que enfrentar una postura de rechazo.

“Acudimos al hospital pidiendo que se cumpliera con la norma sanitaria para suspender el embarazo, la petición la entregó la mamá y la víctima, se le dio a una persona que nunca se identificó ni dijo su nombre, es un varón que recibe la información y le dice que la petición debía someterla a un Consejo, supongo que el de bioética, pero este no está previsto en la norma más tratándose de una niña”.

Posteriormente la madre de la menor recibió una llamada del hospital para reclamarle el por qué no había dejado a la niña en el nosocomio, a lo que ella respondió que porque se trataba de una niña y como tal no puede permanecer sola. Jamás se volverían a contactar las autoridades de la salud con ellas.

Otro caso de violencia institucional en este caso se relaciona con el Sistema Integral para el Desarrollo de la Familia, particularmente la Procuraduría de Protección de Niñas, Niños y Adolescentes en donde “no tienen la más mínima idea de lo que deben realizar frente a casos como estos”.

De entrada le indicaron a la menor que tenía que acudir al DIF a terapia, pero que esa terapia tenía un costo, y que además debía recibir asistencia para que se le informara sobre los procesos de adopción.

“Es decir, ahí daban por sentado que el embarazo de la menor producto de la violación iba a llegar a término, que no ejercería su derecho para la suspensión. Se trata de una niña violada, embarazada, a la que no le dan ningún tipo de trato especializado frente a lo que está viviendo”.

En el caso del agresor sexual fue vinculado a proceso, sin embargo, la audiencia fue programada hasta seis meses después, suponiendo de antemano que la menor no ejercería su derecho a suspender el embarazo y que lo llevaría a término.

“El prejuicio y la visión personal del juez, no lo llevó a privilegiar la justicia, dando cauce al juicio para castigar al agresor, sino que puso en primer plano un plazo para que la menor llevara a término el embarazo”.

López Riofrio apunta que pese a estar obligados por la norma oficial mexicana, ninguna de las autoridades que tuvieron contacto con la niña incluyendo al juez, jamás le mencionaron su derecho de suspender el embarazo por ser éste producto de violación y tratarse ella de una menor.

“Nunca se hizo mención a que la niña tenía derecho al acceso de un aborto seguro; lo que están haciendo es aletargar los tiempos del embarazo para que ella ya no pueda tomar la decisión. Nosotras como organización apoyamos a la menor y su madre quienes, se trasladaron a la Ciudad de México y fue ahí donde se pudo suspender el embarazo”.

Tu opinión es importante:

comentarios

Comparte en: