HomeEspecial fotográfico#Fotogalería Diario deportivo de cuarentena. ¿Cómo practican y entrenan?

#Fotogalería Diario deportivo de cuarentena. ¿Cómo practican y entrenan?

Morelia, Michoacán.- A principios de abril, durante la fase 2 de la emergencia sanitaria derivada de la pandemia ocasionada por el coronavirus Covid19, el gobierno municipal de Morelia ordenó el cierre de bares, hoteles y gimnasios, principalmente.

Muchos deportistas quedaron sin un espacio donde realizar sus actividades, así como los que acudían a los gimnasios a practicar disciplinas como la meditación o yoga.

El confinamiento y el encierro en casa trajo nuevas formas de estar en condición física, algunos batallaron con los espacios y otras personas con las situaciones mentales que ocasionaba el problema mundial.

A casi cuatro meses de la orden de cierre, con la nueva normalidad, poco a poco van abriendo estos espacios deportivos, los practicantes están ansiosos de volver, pero algunos siguen realizando en casa usando tecnología para clases en línea o tutoriales en internet.

Jorge Alfredo Cortez Corso. 17 años, practica atletismo en las pruebas 200 y 400 metros. Actualmente es el numero uno en el ranking nacional de su categoría.

“Generalmente entreno en Ciudad Universitaria, pero también es indispensable ir a la pista del estadio Venustiano Carranza.
Desde que empezó la cuarentena entreno en casa; los eventos que teníamos eran clasificatorios para los campeonatos y olimpiada nacional y quedó todo parado. Me fue bien en el regional, soy primero de mi prueba en sub 18, buscamos la medalla de oro en olimpiada, pero pasó esto.
Cambió mucho nuestro programa; ejercicios y alimentación, en la pista es más seguro y en la calle no te sientes seguro de nada: tienes que ir acompañado, el pavimento y el tartán es muy diferente. Empezare la pretemporada de nuevo, seguimos con el mismo objetivo”.

Jorge lleva 5 años compitiendo oficialmente, tiene 3 medallas en olimpiada nacional y una participación en juegos Centroamericanos y del Caribe.

 

Georgina escudero Rojas. Abogada y Healt Coach, practica yoga ashtanga.

“Antes las clases eran presenciales, en la parte de abogada sigo saliendo, pero como health coach lo hago vía Zoom (aplicación para realización de videoconferencias).
Cambió un poco la perspectiva, antes daba dieta en el gimnasio, rutinas o consejos de ejercicios; ahora me contratan como entrenadora personal. Se abrió la ventana de esta posibilidad, antes era menos amplio el espectro.
Esto de pertenecer al mundo de Yoga te hace querer estar adentro, en tu propio espacio. Si se extrañan ciertas cosas, pero yo me siento tranquila y agusto adentro de mi casa.

Lo difícil fue Intentar buscar horarios donde todo esté en calma; este es el espacio de vida de la casa y hay que fundir la clase con dar de comer, con que alguien llega… una vez pedí algo a domicilio y justo al iniciar la clase con 20 personas conectadas llegó la mensajería. ¿Cómo lo resuelves?”

León Oriental Jr, 25 años de edad. Luchador y trabajador en un bar de Morelia
“Pues ahora como todo mundo tratar de adaptarme y apegarnos a las normas de sanidad; me pegó bastante duro el cierre, estaba acostumbrado a un ritmo de vida acelerado; de andar corriendo, a las 6 de la tarde ya todo debía estar listo para poder irme a entrenar y ahí correr, brincar, azotar, pegar que te peguen.
Cuando cerraron sí fue difícil, la primera semana tranquilo y después ya era tedioso y aburrido; para poder hacer ejercicio encontré unas mancuernas y a darle, me orienté un poco en internet y otro con lo que yo ya sabía.
El espacio es un problema, estoy acostumbrado a correr hacia las cuerdas, subirnos a la esquina, andar haciendo resortes y brincos y aquí en mi cama no puedo azotar.
Tan solo en el ring, uno se prepara para dar un buen espectáculo, las funciones si se extrañan demasiado, ese nervosismo de ver el nombre en los carteles y acomodarlas cosas para tener todo listo para dar un buen espectáculo en la lucha”
Actualmente el es campeón de Lucha Poder Independiente (LPI), organización de luchadores en Morelia.

Dominiq Salgado Rodríguez, 17 años atleta. Practica 800 y 1500 metros

“Más que nada mi actividad era en pista, dos días a la semana hacía gimnasio; con esto me cerraron todo.

Yo dije que ya había acabado mi temporada, todo estaba cerrado y ahora solo entrenar en la calle por gusto, no hay competencias.
No es simplemente correr, es hacer repeticiones o trabajar diferentes ejercicios que no se pueden hacer en la calle.
Me siento emocionado por volver a la rutina de todos los días, no siempre estar corriendo en una cancha de futbol. El terreno es inestable, hay riesgo de una lesión que tarde tres semanas y pues pierdo todo el proceso de meses.

Dominiq es categoría sub 18, en 800 metros está en el numero uno del ranking nacional y en los 1500 metros. Competirá por el oro para la olimpiada nacional.

Farah Ramos Elizondo. Ama de casa, practica yoga Ashtanga, fue bailarina y también realiza Cross fit
“No había otra opción más que hacerlo en casa, al principio fue difícil adaptarme, me gusta estar con la gente en un grupo o en un lugar; se sale de la rutina, el maestro te corrige personalmente. Con todo esto hay que adaptarnos y hacerlo con lo que podamos. Ahora he podido seguir con mis rutinas de Yoga y otros ejercicios, me busco un pedacito y un tiempo.
Antes del yoga hacia Cross fit y lo hago como condicionamiento, ahora el lunes (13 de julio) regresamos bajo las normas de higiene, y siendo honesta me fue y sentí muy bien llegar al lugar donde compartes con los demás.
Me enfadé de estar sola, estoy muy acostumbrada a estar en equipo, el aparato (teléfono móvil) no permite que el maestro esté al 100 contigo; pienso que también por todo lo que pasaba lo dejé como un mes y obviamente mi cuerpo lo resintió. Lo volví a intentar”

Kazius, rudo 100% Luchador y maestros de lucha libre. También trabaja en una universidad en Morelia.

“Mi vida como luchador era primero cumplir mi trabajo y después entrenar tres días, los otros días estaba con mi familia y quehaceres del hogar.
Si fue lamentable el cierre del gimnasio, nos cortó de tajo el entrenamiento en la escuelita, pero un beneficio fue que me puse a entrenar en mi casa para no perder la condición.
Ya se extraña la rutina: las planchas, los raquetazos, los azotes y esperamos que el gobierno nos autorice para seguir entrenando.
Es un poco diferente, en el gimnasio haces lo tuyo, aquí no falta quien llame, o si entran las personas; siempre hay algo que hace que se interrumpa el ejercicio, también tuve buscar materiales que no tenía aquí para poder ejercitarme.

Héctor David Delgado Aguilar, estudiante de Derecho, periodismo y se está formando como maestro de Yoga.

“Aprendí a dar clases hace poco, solo di como dos semanas clases, llegó la cuarentena y me puse a dar clases en línea.
En la aplicación de Zoom pago para un mejor servicio, alguna veces hay problemas técnicos por la falla de internet y no puedo corregirá los alumnos, no los veo bien. A mi me gustaba corregir, enderezar las posturas ya ahora pues ni como.
Pasó raro, yo estaba aquí encerrado, terminando la carrera de derecho en línea, estaba 24 horas aquí; tomaba clases con mi maestro formador de yoga, publicaba eso y una amiga me pidió que le diera clases; se me prendió el foco y lo hice y tiene sus ventajas,+ ya que no hay que pagar renta y aprovecho el tiempo aquí encerrado.
Normalmente tratamos de que no ocurra,( ofrece las clases es la sala de su casa, un espacio reducido donde pasa el tránsito casero) de hecho mis papas son alumnos, cuando yo doy clase ellos están en sus cuartos tomando alguna clase.
Si extraño el gimnasio, aunque aprovecho al 100 este tiempo, cuando vuelva todo a la normalidad planeo regresar.”

 

Tu opinión es importante:

comentarios

Comparte en: