HomeDerechos HumanosFrente a la violencia contra la mujer, tenemos a un Estado omiso, negligente y corrupto: Observatorio contra el feminicidio

Frente a la violencia contra la mujer, tenemos a un Estado omiso, negligente y corrupto: Observatorio contra el feminicidio

Revolución TresPuntoCero

Para diversos activistas y organismos que han dado seguimiento al tema de la violencia de género, en México, desde la militarización del país y la declaración de la llamada “guerra contra el narcotráfico” esta problemática creció exponencialmente, teniendo como principales perpetradores de los ataques contra mujeres a agentes del Estado.

En tal sentido, María de la Luz Estrada, representante del Observatorio Nacional Ciudadano contra el Feminicidio (ONCF), detalló que desde la salida del ejército a las calles los casos de agresión contra mujeres aumentó significativamente. Puntualizó que en zonas donde se ve mayor presencia del ejército aumentaron los casos de trata de personas.

“Esta ‘guerra contra las drogas’ invisibilizó el problema (que sufren las mujeres). La diversidad de realidades que vivió México fue invisibilizada. Por esa guerra se justificó militarizar el país y eso se vuelve muy delicado porque precisamente se pudo documentar como en zonas militares (o con mayor militarización), se llevan a mujeres para ser utilizadas en el sexo servicio en contra de su voluntad.

De igual forma añadió que en la actualidad, luego de luchar por activar la Alerta por Violencia de Género (AVG) en entidades como el Estado de México (Edomex), se logró conocer que en diversos casos de abuso sexual contra mujeres, tanto policías como militares estuvieron implicados en la agresión.

“Ahorita que estamos con el tema delicado en los estados que hemos pedido la Alerta por Violencia de Género (AVG), encontramos implicados en los abusos sexuales a policías y militares. Ese tema es muy complicado en sí mismo. Te pone en un riesgo alto, porque estas ante militares, exmilitares involucrados en las redes de trata, diversas redes, porque no sólo son las redes del narco, están todas las redes, hasta de tráfico de órganos”, indicó.

Al respecto señaló que la participación de agentes del Estado en agresiones contra las mujeres vuelve aún más grave el de por sí panorama negativo que se vive. Además criticó que la estrategia de seguridad implementada actualmente carece de un enfoque de perspectiva de género y respeto a los derechos humanos.

“Al menos en los lugares, por ejemplo, en el Estado de México, las policías y militares, particularmente un gran número de policías, están implicados en abusos sexuales de mujeres, o participan en la el tráfico de mujeres en la trata con fines de explotación sexual.

“Estamos en una situación muy grave y con una visión de la lucha de la guerra contra las drogas, contra el narco, que invisibilizó el tema de violencia contra las mujeres, y que nos metió en esa dinámica de invisibilizar todos los problemas graves y colocar la guerra por encima, y eso permitió que las redes de trata, redes de explotación infantil, en fin todas estas problemáticas, estén operando con una permisibilidad en todo el país”, sentenció.

Por otro lado, Estrada apuntó que hoy en día a pesar que existen marcos normativos para atender el fenómeno de la violencia de género, en la práctica son leyes muertas porque no cuentan con las herramientas para que sean efectivas.

“En los marcos normativos hay avances: reformas constitucionales, ley de acceso a una vida libre de violencia, tenemos 2 sentencias importantes, como la de campo algodoneros sobre feminicidio y el tema de violencia sexual. Sin embargo, ¿cuál es el problema que seguimos teniendo? Tenemos marcos normativos pero en la práctica son leyes muertas porque no hay los mecanismos de implementación, esos son los que están fallando”, señaló.

Asimismo habló sobre la poca eficacia del gobierno para afrontar temas particulares como la desaparición de mujeres, fenómeno que en los últimos años ha crecido. Ejemplo de lo anterior, expuso, es que el gobierno no tiene cifra exacta de cuántas mujeres se encuentran desparecidas en México.

“Vemos que hasta el día de hoy, las autoridades que deben garantizar estas leyes, son la que invisibilidad el problema. Además hay una violencia institucional por acción u omisión (…) Hoy en día no sabemos cuántas mujeres a nivel nacional están desaparecidas y esto es el nuevo problema que se ha venido gestando. Pero es muy claro cómo está operando las redes del crimen organizado, y la autoridad es incapaz (…) El dato que sigue sosteniendo el gobierno en cuanto a la desaparición de mujeres, no pasa de 300 casos, pero sólo les pongo el ejemplo: en el Edomex, con la AVG el gobierno reconoce que hay 1,554 mujeres desaparecidas sólo en el Edomex, principal en 7 municipios”, señaló.

“Gobierno que simula atender el problema de violencia de género”

En palabras de Rodolfo Domínguez, abogado del ONCF, es claro que luego de casi 10 años de la militarización del país y el inicio de la llamada guerra contra el narcotráfico, la violencia contra las mujeres ha aumentado. Apuntó que en teoría la violencia debería afectar de igual manera tanto a hombres como mujeres, sin embargo, dijo, hay una clara tendencia que las mujeres son las más afectadas en este panorama.

“Lo que es claro es que en un contexto de violencia, sobre todo en esta guerra contra el narcotráfico que hemos vivido, hemos visto que aumentó la violencia contra las mujeres, es decir, en un contexto de violencia normalizada, y que en teoría afecta tanto a varones y mujeres por igual, no es cierto, la realidad es que en un contexto de violencia, en un contexto de guerra, y sobre todo en una guerra que no puede ser considerada como tal, vemos aquí la normalización de la violencia sexual.

“Ya se ha dicho cómo la violencia sexual se vuelve un instrumento de esa misma guerra, la violencia sexual es una representación de esta forma en que el cuerpo femenino es considerado como un objeto, se toma por la fuerza, y es ocupado, y en un contexto de guerra es ocupado para mandar un mensaje, es ocupado como una forma de tortura”, señaló.

En este sentido, añadió que la participación de agentes del Estado como perpetradores de esta violencia de género complejiza la realidad que vive México. En este sentido añadió que la militarización del país fue un detonante en los índices de violencia de género, cobre todo en el número de feminicidios.

“La participación del Estado es todavía mucho más grave, porque complejiza muchísimo más esta violencia que se está viviendo. Algo que está resaltando es cómo tiene este impacto generalizado y global, es decir de 2006 que se inicia la guerra y también fue un detonante para feminicidio. Sí logramos ver, al menos por las estadísticas que tenemos, este aumento considerable a partir de esa guerra. Sí fue un detonante y fue exponencial el crecimiento. Entonces, en un contexto de violencia, se va a los extremos la violencia contra las mujeres”, señaló.

En cuanto a la implementación de leyes que buscan afrontar la violencia de género, el jurista afirmó que en el fondo de estos marcos normativos, hay una simulación del Estado que sólo aparenta combatir la problemática, pues en la realidad no se ven los avances en la erradicación del fenómeno.

“Frente a esta terrible realidad, frente a este contexto nos enfrentamos a un Estado que es un Estado omiso, negligente, corrupto y simulador (…) El Estado genera todo un marco normativo que finalmente no se implementa, no se aplica, no tiene un valor real, una aplicación real, no tiene un impacto en la realidad. Y esta simulación se vuelve un problema porque no sólo genera la impunidad, sino que empieza a generar un mensaje de permisibilidad, un mensaje de no atención a una problemática que en sí misma es muy grave, entonces se invisibiliza esa gravedad de la violencia”, subrayó.

Aunado al anterior añadió: “tenemos un problema complejo y a pesar de los ‘avances’ en los marcos normativos, en el fondo hay una simulación y la normalización de violencia contra las mujeres sigue creciendo día a día.

“Antes, como en casos como el de campos algodoneros, parecía que el infierno para las mujeres era Cd. Juárez, pero la realidad hoy nos dice que podemos tener (ese infierno) cerca, en Ecatepec que puede ser el infierno en la tierra para las mujeres. En 10 años en Cd. Juárez documentamos 500 feminicidios, solamente en 2 años en el Edomex hemos documentado el doble”, manifestó.

“Fenómenos como la trata de mujeres no se pueden entender sin la anuencia del Estado”

Axela Romero, de la Red Nacional de Defensoras de Derecho Humanos, expuso que a nivel mundial hay evidencia que en cualquier contexto de militarización, la violencia contra las mujeres se incrementa. Dijo que sobre el tema existen informes que dan cuenta del fenómeno, con lo que “no hay lugar a dudar que la militarización incrementa la violencia contra las mujeres”.

Por otro lado, la activista puntualizó que hoy en día fenómenos como la trata de mujeres no es posible entenderse sin la ausencia del Estado, por lo que, dijo, resulta difícil diferencia las líneas que dividen al crimen organizado y a las autoridades.

“Datos de la CEPAL, de principios de este año, señalan que sólo por tráfico de personas, las redes están ganando 150 mil millones de dólares por año. Entonces eso equivale al PIB de varios países de Centroamérica juntos y casi un cuarto del PIB de México. ¿Cómo es posible que sucedan están redes de tráfico y de comercio económico sin anuencia de los Estados? No se explica. Entonces lo que cada vez es más difícil es diferenciar las redes delincuenciales del Estado”, señaló.

Tu opinión es importante:

comentarios

Comparte en: