HomeDerechos HumanosHabitantes de Arantepacua exigen a FGR atraer investigación sobre represión de 2017

Habitantes de Arantepacua exigen a FGR atraer investigación sobre represión de 2017

Habitantes de Arantepacua exigieron este lunes a la Fiscalía General de la República la atracción de las investigaciones sobre la represión ocurrida en la contra la comunidad en abril de 2017.

A tres años y ocho meses de la represión en la comunidad por parte de elementos de seguridad del Gobierno del Estado, la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) emitió el pasado 11 de diciembre la recomendación 42VG/2020 por violaciones graves a los derechos humanos ocurridos en Arantepacua, entre las que se encuentran las ejecuciones arbitrarias de José Carlos Jiménez Crisóstomo, Francisco Jiménez Alejandre, Luis Gustavo Hernández Cohenete y Santiago Crisanto Luna.

En rueda de prensa ofrecida este lunes, familiares de las víctimas, integrantes del Consejo Comunal, y de la Comisión de Justica de la Comunidad, así como del colectivo Liquidámbar, emitieron su posición en torno a la recomendación de la CNDH exigiendo a la Fiscalía General de la República la atracción del caso.

Además de las cuatro ejecuciones arbitrarias, la CNDH determinó la responsabilidad del Gobierno Estatal, del mandatario michoacano, Silvano Aureoles Conejo, del entonces secretario de Gobierno (hoy fiscal estatal), Adrián López Solís, de Juan Bernardo Corona que se desempeñaba como secretario de Seguridad Pública, y del subsecretario Calos Gómez Arrieta quien, actualmente está preso enfrentando acusaciones por tortura en el caso Ayotzinapa. Además se incorpora a la lista al actual secretario de gobierno Armando Hurtado Arévalo, y a Víctor Lara Vidales.

Las violaciones detectadas por la Comisión abarcan cuatro ejecuciones arbitrarias, diez casos de tortura, 48 detenciones arbitrarias, 56 domicilios allanados ilegalmente, decenas de personas lesionadas de manera injustificada, y la criminalización de la lucha comunal.

De acuerdo con los integrantes de la comunidad tal situación dejó un saldo de más de mil víctimas, más de un tercio de la comunidad, tomando en cuenta que ésta se integra por poco más de dos mil 700 habitantes.

En cuanto al pliego de exigencia expuestos por los comuneros, éstas a la letra son:

-Reconocimiento público por parte de Silvano Aureoles Conejo y Adrián López Solís como principales responsables en la masacre, agresiones y vejaciones llevadas a cabo de manera artera, desproporcional e injustificada los días 4 y 5 de abril de 2017 en contra de la comunidad de Arantepacua.

-El reconocimiento de la legítima lucha y protesta social que históricamente ha llevado a cabo la comunidad y que los funcionarios se retracten de sus pronunciamientos que estigmatizaron y criminalizaron a los habitantes de Arantepacua.

-Castigo a los autores materiales e intelectuales desde los más altos funcionarios del Gobierno del estado, la Secretaría de Seguridad Pública y la Fiscalía General del Estado.

-Que la Fiscalía General de la República ejerza la facultad de atracción del caso, puesto que el actual Fiscal General del Estado Adrián López Solís incurre en conflicto de intereses al ser instado para investigar la responsabilidad del entonces Secretario de Gobierno, es decir, que se investigue a sí mismo por múltiples delitos en contra de la comunidad.

-Que Silvano Aureoles Conejo y Adrián López Solís reconozcan que las dependencias a su cargo han mentido y ocultado información deliberadamente para impedir el acceso a la justicia y la atención integral para las víctimas de la comunidad.

-Cumplimiento de todos los puntos recomendatorios emitidos por la CNDH: una reparación integral del daño colectiva e individual, pronta y expedita (CEAV y CEEAV); investigación y sanción por responsabilidades penales. Asimismo la comunidad reivindica su derecho a la protesta social para exigir dicho cumplimiento a la Recomendación 42VG/2020 y de las demandas expresadas.

-En orden de evitar la repetición de hechos tan lamentables y deplorables que atenten contra la dignidad de todas las personas y comunidades indígenas, que los funcionarios referidos, no vuelvan a ocupar ningún cargo público

Tu opinión es importante:

comentarios

Comparte en: