HomeLo más leído“Identifíquenla bien, se la llevan y la desaparecen, porque ella fue la que llamó a la policía” #Crónica

“Identifíquenla bien, se la llevan y la desaparecen, porque ella fue la que llamó a la policía” #Crónica

Rodrigo Caballero/ @RodCaballero

Morelia, Michoacán. El regalo de navidad de la familia Paredes Lachino no pudo ser más amargo, a las 5:30 de la mañana del 25 de diciembre dos hombres armados irrumpieron en su domicilio y amagaron a sus siete integrantes con pistola en mano.

Se trataba de los tres hijos del defensor de Derechos Humanos Francisco Paredes Ruíz, quien fue detenido y desaparecido por elementos del Ejército Mexicano el 26 de septiembre del  2007 en la ciudad de Morelia, Michoacán.

Además, los hijos de Francisco estaban acompañados por otros cuatro familiares, entre ellos dos menores de edad, quienes también fueron amenazados por los sujetos que entraron disparando al aire. Un hombre maduro vestido de negro daba las órdenes.

Los jóvenes activistas lo cuestionaron acerca del allanamiento y la justificación del sujeto armado fue “porque son de Derechos Humanos” para luego salir de la casa familiar tan rápido como entraron.

Minutos después, Janahuy Paredes llamó a la policía para denunciar el suceso y solicitar la presencia de autoridades, la operadora número 29 recogió su queja y su nombre pero el auxilio nunca llegó.

Tres horas después regresaron los mismos sujetos acompañados por elementos de la Fuerza Ciudadana, policía creada por el excomisionado Alfredo Castillo Cervantes para sustituir a la corrupta Policía Municipal. Sin embargo, ahora no pudieron entrar.

-¿Por qué le llamaron a la policía?- gritó desde la calle el hombre de unos 55 años que ni en la ausencia del sol se quitaba las gafas negras.

-Lo bueno es que los atendieron- añadió en tono burlón.

Los hombres se quedaron en la calle esperando armados con pistolas 9 milímetros y rifles de asalto AR-15, que son las armas de cargo de la Fuerza Ciudadana, y al ver hacia adentro de la casa, el hombre maduro logró identificar a Janahuy Paredes.

“Identifíquenla bien de la cara, después se encargan de ella, se la llevan y la desaparecen, porque ella fue la que llamó a la policía (…) también se llevan a ese cabrón por broncudo” ordenó refiriéndose a otro conocido de la familia quien intentó detenerlos la primera vez que llegaron.

Los cuatro hombres se retiraron del lugar en un Nissan blanco particular sin matrícula oficial ni distintivos de la Fuerza Ciudadana.

Sin embargo, los jóvenes activistas supieron que se trata del mismo sujeto que, meses atrás, entró armado a la casa de otra activista en la ciudad de Morelia para amenazarla con desaparecerla sino dejaba de hacer su trabajo.

Este era el segundo allanamiento en contra de integrantes del Comité de Familiares de Personas Detenidas Desaparecidas en México (Cofaddem) en menos de 3 meses.

Tres días después, Janahuy Paredes interpuso una denuncia ante la Unidad de Atención Temprana de la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE), bajo el expediente 09417/UATP/MOR/2015.

En ella relata lo sucedido y denuncia al personal que resulte responsable del Centro  de Comunicaciones, Cómputo, Control y Comando (C4) y a los elementos de la Secretaría de Seguridad Pública del Estado de Michoacán.

Al respecto, la Red de Alerta Temprana emitió un comunicado con copia para los principales funcionarios estatales y federales del Gobierno Mexicano a fin de que  garanticen “la seguridad y la integridad física y psicológica” de todos los miembros del Cofaddem  y la Comisión Estatal para la Promoción de una Vida Digna A.C.

Además, exigen al Estado Mexicano “llevar a cabo una investigación inmediata, exhaustiva, efectiva e imparcial en torno las amenazas a la integridad física y psicológica que han recibido y que los resultados de esa investigación se haga públicos”.

Los activistas no dudan que sus denuncias y los casos que han llevado a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) son el motivo de las amenazas y ataques en su contra.

Este 24 de diciembre, Janahuy Paredes recordaba a las víctimas de la llamada Guerra contra el Narcotráfico y  a los familiares de personas de desaparecidos en México en un comunicado del Cofaddem.

“¿A quién le deseamos Feliz Navidad en estas horas tan terribles?” habían publicado apenas unas horas antes de que un grupo de hombres encapuchados se metieran a su casa.

Tu opinión es importante:

comentarios

Comparte en: