HomeRevolucionesItalianos cambian nombre a sus calles para recibir a los zapatistas

Italianos cambian nombre a sus calles para recibir a los zapatistas

Para dar la bienvenida a la Gira Zapatista y recibir a las mujeres y hombres que desde México cruzaron el océano para reunirse con los territorios europeos, intervinimos para descolonizar las vías de nuestro barrio.

Desde ahora, Vía Cristóbal Colón será renombrada en la Vía Tenochtitlán – el lugar donde murieron alrededor de 15.000 guerreros aztecas al llegar los europeos, cuando México se convirtió en la principal fuente de riqueza colonial del Imperio Español.

Resaltar el heroísmo de Colón y sus sucesores como navegantes y exploradores deja en segundo plano el genocidio que perpetraron. Los Arbegnuoc Urbanos pensamos que el acto de titularle un camino sirve para justificar lo que ocurrió, es decir, el colonialismo de las Américas y el holocausto de las civilizaciones Indios que las habitaban antes.

Condenando a la empresa gloriosa de Colón y su modus operandi como colonizador violento, queremos sacar a la luz lo que su figura simboliza para Occidente. La acumulación salvaje contra otros pueblos juzgados inferiores, la violación y la violencia sistemática contra las mujeres, con la que los conquistadores transformaron los cuerpos femeninos en territorios devastables.

Sobre la base de este saqueo de tierras y cuerpos nació el sistema económico vigente, el capitalismo, y se impuso el sistema social y de relaciones patriarcales. Una de las razones por las que las atrocidades siguen ocurriendo es que aprendimos a enterrarlas bajo una masa gris y compacta de otros hechos, igual que se entierran los residuos radiactivos en contenedores sellados.

Esta forma de interpretar la historia nos hace aceptar serenamente la conquista y el asesinato en el nombre del progreso. Además impone ambiguamente una visión parcial de hacer historia. Hablamos del punto de vista de los gobernantes, de los conquistadores, de los diplomáticos, de los jefes. Es como si, como Colón, merecieran una aceptación universal. Como si solo los opresores representaran al mundo en su totalidad, borrando el punto de vista de los oprimidos.

No debemos aceptar como nuestra la memoria que el capitalismo y el patriarcado nos imponen, porque esconde la realidad de feroces conflictos, que muy a menudo son asfixiados en sangre. Explotan entre amos y esclavos, capitalistas y trabajadores, entre quienes oprimen y quienes están oprimidos, racial y sexualmente. Por eso tenemos el deber de no estar del lado de los verdugos y queremos dedicar este gesto de historia compartida, de visión invertida, de mirada ′′ de esclavo «, a las comunidades Zapatiste que están trazando el surco profundo de una nueva historia, construyendo un mundo hecho de tantos mundos.

Tu opinión es importante:

comentarios

Comparte en:
Tags