HomeInternacionalJoe Arpaio: Héroe Patrio de Trump

Joe Arpaio: Héroe Patrio de Trump

Joe Arpaio: Héroe Patrio de Trump

Joe Arpaio, the former Maricopa Country sheriff,
represents in miniature what Presidet Trump
would like to be more maximally
—a succesful American authoritarian.
Margaret Talbot. The New Yorker, August 25, 2017.

Joe Arpaio, el antiguo sheriff del condado de Maricopa,
representa en miniatura lo que al Presidente Trump
le gustaría ser más al máximo
—un exitoso Americano autoritario.
Margaret Talbot. The New Yorker, Agosto 25 de 2017.

No cabe duda que Donald Trump no niega la Cruz del Ku Klux Klan. A sólo dos semanas de haberle enviado al pueblo tolerante norteamericano un siniestro mensaje, al defender a los supremacistas blancos, neonazis y KKK, al punto de equipararles en sus demostraciones públicas, les envía otro de sus perversos y pricotizantes avisos: el indulto del impresentable ex sheriff de Maricopa, Arizona, Joe Arpaio, cual declaración a cielo abierto de guerra a sus detractores, al exhibir su complicidad y confabulación con los sectores más conservadores, racistas, retrógrados e ignorantes de USA, no sólo por cuidar a sus únicos fieles seguidores sino porque se mira en ellos, como su más fiel espejo.

Arpaio, un personaje tan perverso como sociópata, que evade la ley, como Trump, al desacatar la sentencia de un tribunal federal, que le prohibía la detención de personas sólo por su supuesta apariencia de migrantes, como una práctica discriminatoria (ratial profiling). Aunque su sentencia era ridícula: 6 mese de cárcel, seguramente con una vida de Majarash, Trump le indulta, y no al final de su mandato, como se estila sino al principio, pues ya no podía esperar más, dado que parece que el fin de su “mandato” jamás llegará.

Como se sabe, el grotesco alguacil Arpaio, pronto adquirió fama mundial por la persecución delirante de supuestos migrantes criminales, durante por lo menos dos décadas y media, a los que les violó sin cansancio y sin límites sus derechos humanos, rayando en la humillación, el ridículo y la vejación, por lo que lo galardonaron los conservadores con seis reelecciones, como Paradigma Antimigrante. Su mano de hierro le hizo merecedor de la simpatía de los conservadores y la Gloria que le tenía reservada el Trumpismo, por sus contribuciones al llamado al voto conservador de la xenofobia paranoica y las adhesiones racistas para poner en el Trono a Donald Trump.

Un indulto que cae en estos momentos como una papa caliente para todos los republicanos, que nadie quiere en sus manos, pues seguramente nunca pensaron ni se imaginaron llegar a hacer el ridículo mundial con una “presidencia republicana” que ya deja ver con claridad meridiana la tragicomedia de la gran Nación de Abraham Lincoln, el impulsor de la abolición de la esclavitud y la Unidad de América.

Aunque el mundo globalizado sabe que Trump siempre ha comido en el mismo plato con esas camarillas y pandillas, el indulto de Arpaio cae como un balde de agua fría a los republicanos, que apenas parecían recuperarse de las complicidades con los altos mandos rusos durante las más conflictivas, dudosas y caricaturescas elecciones de USA, además de la ya pública ruptura entre Trump y los líderes de las cámaras baja y alta del Congreso, rebajado en su autoridad y funciones a un incontinente twiteo.

Claro que más ingenuo que insensato. El inquilino de la Casa Blanca parece apostarle a no perder a sus masas electorales, él único lugar donde imagina realizado su delirio de “poder”, le cueste lo que le cueste: el gran abismo que se está abriendo entre la población norteamericana, donde tras tanto trumpiezo no está librado de caer. Ante la tormenta de críticas, “falsas noticias” y rechazo nacional y mundial, el memo de Trump ha querido velar su tentación favorita de xenófobo, a través de una escandalosa justificación: ¡Arpaio es un Héroe Patrio!

Ya a nadie le puede extrañar en el mundo los tropiezos públicos del xenófobo, narcisista y perturbado inquilino de la Casa Blanca. Pero, ¿Y Enrique Peña Nieto? Calladito se ve más bonito. No sea que al final del Sexenio más abrupto de los últimos tiempos, tenga que solicitar su residencia en América.

Sin comentarios

Tu opinión nos importa, deja tu comentario: