HomeDerechos HumanosJusticia, la gran ausente a dos años del feminicidio de Jessica González

Justicia, la gran ausente a dos años del feminicidio de Jessica González

Justicia, la gran ausente a dos años del feminicidio de Jessica González

Hoy se cumplen dos años del feminicidio de Jessica González Villaseñor, y la justicia, persiste como la gran ausente. El juicio oral contra Diego U., acumula ya tres meses de largas jornadas y se prevé se prolongue aún más, mientras el tiempo, empieza a pasar factura a las víctimas indirectas.

“Son dos años de revictimización absoluta, de permanente daño”, señala Verónica Villaseñor Ferreyra, madre de Jessica, quien desde hace 24 meses junto con su esposo Martín, y sus hijos Cristo y Adán, ha dado cruenta batalla para que el caso de su hija no quede impune.
El 21 de septiembre de 2020, Jessica salió de su casa para encontrarse con Diego U., su familia no volvió a verla con vida. Su cuerpo fue localizado en las inmediaciones del fraccionamiento Bosque Monarca, en Morelia, en donde habitaba su presunto victimario.
Es martes, la víspera de cumplirse dos años del feminicidio de Jessica. Sentada en una silla con largo respaldo, en el comedor de su hogar, Verónica Villaseñor atiende esta entrevista en la que a modo de corte de caja, habla de lo vivido durante todo este tiempo, entre fiscales, tribunales, movilizaciones, miedo y dolor.

Las deficiencias del Sistema

“Son dos años donde de verdad, ni siquiera puedo entender que Jessi ya no está con nosotros; son dos años donde el cuerpo me está pasando la factura, claro que es un desgaste muy fuerte, son días de no dormir y no comer por estar reviviendo y revisando toda la documentación del caso. Son dos años donde me queda bien claro todas las deficiencias que tenemos del sistema de procuración e impartición de justicia, todo lo mal que está estructurado, no me queda claro por qué al llegar a los dos años todavía no se tiene una sentencia hacia esa persona”.

Las deficiencias del sistema, Verónica las ubica en todos los flancos: en el normativo y la falta de actuación del Congreso para legislar al respecto; en el proceso de investigación por parte de la Fiscalía General del Estado; y en el Poder Judicial por la prolongación de tiempos y la cantidad de recursos legales que ha admitido en defensa de Diego U.

“Si hubiera eficiencia en todos estos departamentos, ya hubiéramos logrado una sentencia, porque las carpetas ahí están con todas las pruebas, y ustedes lo saben”.
-Verónica, ¿cuál es su corte de caja en relación al papel de la Fiscalía General del Estado?, esa Fiscalía que coqueteó con la posibilidad de un procedimiento abreviado que no ocurrió porque ustedes pelearon que no fuera así, esa Fiscalía a la que ustedes proveyeron tantos elementos para fortalecer la carpeta de investigación debido a sus deficiencias…
“Nosotros hemos estado trabajando muy duro en eso, cosa que ni siquiera tendríamos que haberlo hecho si la investigación y el trabajo de ellos fuera tan eficiente, no hubiera tenido yo la necesidad de estar día y noche ahí.
“Pero a fin de cuentas, el trabajo de la Fiscalía ahí está, son 12 tomos y más de cien pruebas que se obtuvieron con el acompañamiento y las investigaciones en conjunto, porque era mi derecho, no porque ellos me lo pidieran o me lo exigieran, es mi derecho, por eso nosotros decidimos hacerlo.

“Ahora el trabajo deficiente viene del Poder Judicial, yo no puedo comprender cómo han permitido que todo esto se haya alargado para llegar a los dos años y no tener una sentencia firme contra esta persona, en donde se me siguen tratando de tapar la boca, porque ni siquiera puedo decirle todavía que es el asesino de mi hija, tengo que decirle presunto, aunque las pruebas ahí están”.

Para Verónica resulta incomprensible que en el Poder Judicial “no entiendan el daño que hacen a las víctimas indirectas al alargar los procesos con tanto burocratismo”, no comprende “cómo la balanza está tan desproporcionada, cómo a esta persona le ponen toda una mesa de derechos que puede obtener y hacer valer, no lo entiendo”.
-¿Cree que el caso de Jessica hubiera logrado esas cien pruebas y esos 12 tomos en el expediente sin la intervención de ustedes?
“Híjole, dime tú, ¿por qué si estamos en un número de feminicidios tan alto tenemos tan pocas sentencias?, o ¿por qué no tenemos 12 tomos de investigación y de pruebas en todos los demás casos?; siento que es algo que todos los departamentos que trabajan en la impartición de justicia deberían de analizar y observar, ¿por qué tenemos tantos feminicidios y porque no hay tantas respuestas de esta manera?, yo me dediqué por completo al caso de mi hija, ustedes lo saben”
-El trabajo de ustedes como familia es evidente, han aportado en cuerpo y alma lo que han podido al caso, pero hay familias que no pueden hacerlo…
“Es a lo que nosotros tenemos derecho; hacerlo público, ventaneando todo porque ves tantas deficiencias, cosas que no entiendes, como ahorita, en este momento, ¿por qué tendría que estar yo llegando a los dos años y todavía no tener una sentencia?, por eso es que lo hago público y por eso es que hemos estado luchando como familia. Ni siquiera imaginamos lo que otras familias han pasado o puedan estar pasando si no se mueven, si no se movilizan, si no hacen lo que nosotros hemos hecho.

El miedo

Tratar de entender, comprender, porqué pasaban las horas y Jessica no contestaba los mensajes que le envió ese 21 de septiembre de 2020, es uno de los temas más difíciles de procesar para Verónica a lo largo de estos dos años.
“También fue muy difícil procesar el encontrar el cuerpo de mi niña y ver la manera en la que la trataron, y el estar en Juicio sentada junto a este tipo, y el tratar de entender y comprender todas las deficiencias de nuestro sistema.
“Verlo a él cómo se burla, entender que esa burla ni siquiera es directamente para nosotros, esa burla es hacia el Sistema, porque le están dando todas las bases para que se defienda como quiere pese a que tenemos más de cien pruebas contra él. Si te fijas, esa burla ni siquiera es hacia nosotros, sino hacia el Sistema”.
-Por una parte está el tema del dolor, pero ¿qué tan presente en todo este proceso ha estado también el miedo?, porque ustedes han sido objeto de amenazas…
“Si, el miedo es constante, son dos años de revictimización absoluta. Ellos ni siquiera se dan cuenta que el suspender un audiencia del juicio, que todo esto se alargue, el estar escuchando a los abogados cómo abordan la situación, es algo que nos victimiza, todo esto nos daña, no se quieren dar cuenta de todo el daño que nos están haciendo.
“Esto no debería de estar pasando, esas personas no entienden ni comprenden que la víctima no es él, las víctimas somos nosotros, el que hizo el daño es él, nosotros no.
“Lo que estamos exigiendo es la justicia que necesitamos; si las personas que manejan todos estos sistemas no se quieren dar cuenta de eso, pues ¿de qué manera se lo van a hacer entender a este muchacho?, ¿de qué manera si él simplemente tiene todo un séquito de abogados y tiene toda una mesa de oportunidades que nuestras leyes y que el Congreso ha autorizado?”.
-¿Ustedes siguen en riesgo?
“Si, el miedo está, yo sé perfectamente en el riesgo en que estamos, ustedes lo han visto, sé que es un riesgo, es la manera en la que esta gente se mueve”.

-El caso de Jessica ha sido muy visibilizado mediáticamente, se le da seguimiento, ¿ha servido esta exposición?
“Creo que sí ha servido porque se hacen visibles todos los errores y eso genera alguna preocupación de las autoridades por cambiar y corregir esos errores. Nosotros estamos al cien por ciento en el caso de Jessi, y decidimos hacerlo todo público para ver si realmente se dan cuenta de todas las deficiencias que hay y pudieran cambiar”.
-¿Ha habido oportunismo político?, muchos se han querido tomar la foto con ustedes.
“Ni siquiera lo he visto así, nosotros somos unos simples comerciantes que ahora estamos peleando y exigiendo justicia, es lo que necesitamos, no somos gente de política, ni siquiera entiendo absolutamente nada de eso ni me interesa, por eso es que ni siquiera lo he notado o visto”.
Verónica reconoce que todo este proceso pasa factura, “tengo dos hijos más, ni siquiera sé cómo voy a poder ayudarles a entender la vida y poderla vivir, sé que necesitamos ayuda psicológica, la vamos a tomar y ojalá, de verdad, yo quisiera que esto ya terminara para tomar el rumbo de mi vida, y no por mí, porque mi vida ya está hecha, ya está destrozada, pero sí por mis otros dos hijos.
“Necesito encontrar la manera de poder sobrellevar todo esto para que mis hijos hagan su vida normal, con este peso que siempre vamos a cargar, pero sí, que encuentren ese rumbo para que tengan sueños, porque todo eso fue cortado, nuestra manera de pensar, de actuar, todas nuestras metas están rotas, y sí, necesito encontrarle el rumbo a esto.
“Este tiempo le está cobrando la factura a mi cuerpo, pero por más desgastada que esté, sé perfectamente que Jessi está a mi lado, y sé que la primera persona que estaría regañándome y me estaría diciendo ¡no pares!, ¡no puedes parar porque esto no está bien!, es ella… y me lo está diciendo”.

Sin comentarios

Tu opinión nos importa, deja tu comentario: