HomeSociedadLa agresión contra las mujeres por la naturaleza sexual y desconocimiento de los hombres

La agresión contra las mujeres por la naturaleza sexual y desconocimiento de los hombres

La agresión contra las mujeres por la naturaleza sexual y desconocimiento de los hombres

Morelia, Michoacán. Una teoría psicoanalista explica por qué hay una permanente agresión contra las mujeres, inicialmente este ataque está basado en su naturaleza sexual y en el desconocimiento de los hombres, expuso la investigadora y activista, Rosario Herrera Guido.

“Lo femenino está identificado en el imaginario colectivo de las culturas del mundo con la falta, lo incompleto, la falta de algo que fue identificado como símbolo de potencia, de poder, tanto que el falo fue esculpido o entronizado en el centro de la choza y del hogar”, expuso la psicoanalista recurriendo a las propuestas freudianas del libro Totem y Tabú.

Ese símbolo de poder fue llamado falo porque lleva la figura del órgano masculino, el pene, que también está prohibido.

“Desde la infancia se enseña a que hay que tener censura, y lo realmente censurado, de lo que no se puede hablar, es precisamente del sexo. Por eso los órganos sexuales tiene cualquier nombre, desde pajarito hasta pistolita, pero siempre es el símbolo de poder”.

Del otro lado está la vagina, la ausencia, el agujero, el vacío, el enigma. ¿Porqué el enigma? Porque en el encuentro entre hombre y mujer, él no puede ocultar nada, todo es visible, si se excita o si no se excita, si eyacula o no, si es precoz, o si es impotente, todo se sabe.

Del lado de la mujer nada se ve, permanece oculto, la mujer puede incluso actuar sin que el otro lo sepa, sin que se dé cuenta si hubo correspondencia, porque la mujer puede actuar si así lo decide. Por eso siempre está la duda en el lado masculino.

“De allí el tema del enigma en la mujer, lo ignoto, lo misterioso, es lo que puede llevar a la violencia, hacia lo radicalmente diferente”, reflexionó la también filósofa, durante una charla de activistas denominado “Reflexiones entre compañeras y hermanas en lucha”, organizado por el partido Movimiento de Regeneración Nacional (Morena).

Refirió que el enigma de la mujer ha sido llevado al plano de lo político, porque en ese contexto, desde el plano imaginario el político es el que tiene, el que no le falta nada, el de las pociones públicas y el poder.

En cambio las mujeres tienen que hacer un gran esfuerzo para ser reconocidas. Tener un puesto como directivas es trabajar de día y de noche, incluyendo sábados y domingos sin poder darle gusto a nadie.

“El de la mujer siempre será un esfuerzo denodado, siempre hay un faltante, siempre hay una inconformidad tremenda, siempre le estarán diciendo que no sabe o que no puede”, expuso la también ganadora de la presea Eréndira.

Esta situación, evaluó, ha mermado el piso y deteriorado las sociedades, ha enfrentado los sexos históricamente desde las primeras culturas.

Por ello, propuso, la alternativa está en comprender lo que dijo el filósofo alemán, Friedrich Hegel, el derecho debe llegar al punto en el que el hombre y la mujer ya no se deban nada entre sí y pudiera haber una comunidad humana, civil y social, que compartiera los ideales de libertad, igualdad y fraternidad.

“Pero fraternidad no hay, la libertad es limitada y la igualdad sigue en disputa porque implicaría, como lo mencionó el expresidente de Uruguay, José Múgica, que el presidente de la nación tuviera un ingreso igual que cualquier otro trabajador que hace una tarea ardua y de compromiso social, no como ocurre en México donde la diferencia de salarios es inhumana”, recordó Herrera Guido.

En la política es peor, señaló, porque no se quiere escuchar al diferente, al que se muestra como un candidato distinto, al que viene de una comunidad con la que no hay identidad, el que vive en un barrio donde todo es diferente.

Por ello conminó a estar pendientes de todas las voces y todas las posiciones, sobre todo en el patriarcado recalcitrante que le cuesta mucho incluir a la otra, a la diferente, ese es el tema del feminismo.

“La diferencia nos duele a todo México, porque quien es más diferente es el indígena y quien es más diferente es la mujer, son lo otro, lo que sigue desconocido”.

Sin comentarios

Tu opinión nos importa, deja tu comentario: