HomeOpinión 3.0La caja negra

La caja negra

La caja negra

Por José Guadalupe Bermúdez Olivares

Son varios hechos en los últimos días que podrían estar vinculados: el atentado a Ciro Gómez Leyva, el choque de trenes en el metro de la CDMX y los abrazos (públicos) de la alianza opositora anunciando su reparto de candidaturas, el primero el 15 de diciembre, el segundo el 7 de enero y el tercero el 12 de enero, como en la Divina comedia de Dante Alighiere: el infierno, el purgatorio y el paraíso. ¿Qué hay detrás de estos hechos?

Se antoja contar con cajas negras en hechos como estos, pero la Caja negra es un registrador o dispositivo que se usa en aeronaves, trenes, barcos y naves especiales, que registra la actividad y las conversaciones. ¿Te imaginas una caja negra de las conversaciones donde planearon estos hechos, o mejor aún, la conversación previa de los malosos de la oposición acordando regresar a su alianza? Sobre el atentado a Ciro, los resultados esperados por la oposición no fueron los mejores, porque el mismo presidente Andrés Manuel López Obrador se sumó a la solidaridad con Ciro y pidió hacer las investigaciones que fueran necesarias para saber la verdad, entonces el detonador que provocaría el infierno al gobierno de la Cuarta transformación no sucedió, es decir que la supuesta unión de “todos” los periodistas para imputar al presidente como autor intelectual, no pudo ser. El infierno calculado no pasó a mayores, justo porque tienen una percepción falsa de la realidad.

Es indudable que el choque de trenes en la Ciudad de México fue provocado, tuvo intenciones electorales, alguien desconectó sistemas automáticos de seguridad que impiden que los trenes se acerquen, para tratar de protegerse se llevaron la caja negra, donde podría haber evidencias. Ante el hecho, el sindicato, más rápido que tarde, señaló que lasposibles causas serían fallas de señalización y del piloto automático, sin embargo, las investigaciones vienen concluyendo que se trata de un complot diseñado para pegarle a la aspirante más fuerte a la presidencia de la república en el 2024: Claudia Sheinbaum Pardo.

En realidad, estamos ante mentes criminales donde no les importa la pérdida de vidas humanas y el dolor que causan, incluso usan los mismos métodos cuando en su interior tienen diferencias, basta recordar lo que le hicieron a su candidato presidencial Colosio para bajarlo y poner otro más dócil. Lo carroñero salió a flote desde el primer minuto del accidente, en las redes se apresuraron a culpar a Sheinbaum, buscando llevarla al purgatorio, ese escenario descrito por Dante Alighiere donde van los muertos a paliar sus pecados no perdonados, “la lenta purificación de sus culpas hasta la liberación”, acción que desearon provocar como ola de repudio al acusarla como culpable del trágico y lamentable suceso en la línea 3 del metro.

Y así llegarían al paraíso, tal como lo hace Dante en la singular obra literaria, libres de todo pecado, desafiando las leyes y encadenando milagros, confiados en el “Espíritu santo”, un cuento que es complejo. El abrazo público anunció que los candidatos a la gubernatura de Coahuila y del Estado de México serán elegidos por el PRI, que el candidato a la presidencia lo designará el PAN y dejarán “como al chinito” al PRD. Los eventos -Ciro-Choque y Alianza- no lograrán los resultados esperados, con la fuerza de la conciencia de los ciudadanos es complicado logren sus propósitos, porque los prianistas no están libres de todo pecado, pesa sobre su cabeza el saqueo del país y muchos años de corrupción, así como el desprecio a la mayoría del pueblo mexicano, tampoco desafiarán las leyes y eso lo veremos pronto con García Luna y los que resulten cómplices cuando diga de sus cómplices; de sus “milagros” mejor ni hablar, porque ya son muy pocos quienes les creen o hacen como que les creen para protegerse entre sí.

Es probable sigan intentando el lawfare, buscando generar una guerra política por la vía judicial-mediática contra el candidato más fuerte, como en aquel juego transmitido por televisión en el 2013-2014 donde los débiles votaban la salida del juego del más fuerte, es decir, que los más “burros” como se dice coloquialmente, van contra el que ha estudiado y demuestra sapiensa. Claudia Sheinbaum Pardo, es una científica, es la más fuerte, los Prianistas saben que con ella no podrían, por eso hacen la guerra desde hoy, sin importar mueran personas por sus fechorías, pero afortunamente siempre habrá cajas negras y en algún momento se abrirán para conocer la verdad.

Sin comentarios

Tu opinión nos importa, deja tu comentario: