HomeEducaciónLa corrupción en la UM requiere de “cirugía mayor”: Villanueva

La corrupción en la UM requiere de “cirugía mayor”: Villanueva

La corrupción en la UM requiere de “cirugía mayor”: Villanueva

a corrupción de autoridades es la causa principal de la crisis financiera e institucional en la Universidad Michoacana, por lo que enfrentarla requiere de “cirugía mayor” para el analista Ernesto Villanueva, quien consideró que no debe haber marcha atrás en las conquistas sindicales como mantener el régimen de pensiones y jubilaciones, además de que se requiere en lo inmediato de aplicar mecanismos de transparencia y de sancionar responsabilidades.

Durante su participación con la conferencia “Sindicalismo, corrupción y estrategia de comunicación en la Universidad Michoacana”, convocada por los sindicatos de Profesores y Único de Empleados (SPUM y SUEUM, respectivamente), Villanueva centró mucho de su discurso en señalar a la corrupción como la raíz del conflicto en que actualmente se debate la Casa de Hidalgo y “errores” en la planeación presupuestal, con dificultades para cubrir con regularidad los salarios desde el 31 de octubre, un paro de brazos caídos de los académicos y que mantiene en la parálisis a más de 50 mil alumnos, así como manifestaciones en inmuebles por parte de los empleados, además de señalar la ausencia de una autoridad con el consenso necesario en estos momentos para encabezar la defensa de la institución.

En un inicio, el articulista de Proceso y colaborador con Carmen Aristegui, vertió elogios a los líderes de los sindicatos convocantes, Gaudencio Anaya (SPUM) y Eduardo Tena Flores (SUEUM), a quienes definió como quienes “han sacado la casta” en la defensa de sus representados. Aludió a que las conquistas de ambos gremios en la casa de Hidalgo, serían impensables en la UNAM y estableció que “la situación (de crisis) no es imputable a los sindicatos; ellos no manejan el presupuesto de la Universidad”, sino sólo lo que les corresponde de acuerdo a negociaciones salariales y contractuales, las que también dijo, están sujetas a transparencia como sujetos obligados e incluso objetos de sanción a partir de la última reforma federal en la materia.

Cabe señalar que al final de la conferencia y en un espacio abierto a preguntas y respuestas, dos profesores cuestionaron el que el fenómeno de la corrupción en la UM alcanza a todos los sectores, incluidos los sindicatos, y reclamaron que al menos desde hace tres gestiones no hay un informe financiero de los recursos que se ejercen.

Villanueva destacó que en el caso de la crisis que enfrentan en particular cinco universidades del país, entre ellas la Universidad Michoacana, la misma obedece a factores diversos entre ellos el político, como citó en el caso de la Veracruzana, que tuvo que soportar la embestida del gobernador Javier Duarte, quien desvió los recursos federales y del estado destinados a la institución. En el caso de la de Guerrero, enfrentó dos gobernadores interinos y un sustituto, lo que derivó en falta de continuidad en asignación presupuestal.

En el caso de la Michoacana, dijo, “hay características que la hacen diferente” y aludió a los sindicatos y a que lo que por su naturaleza los debe regir “persiguen mayores beneficios para sus agremiados, de no ser así, un sindicato carecería de sentido”. Tras decir que “hay de sindicatos a sindicatos”, en el caso de la UM, “son compatibles, comprometidos con sus agremiados y esto por desgracia no pasa en las universidades públicas del país”.

Ante ello, adujo, es fácil para la autoridad decir que se trata de crisis porque “piden mucho” los sindicatos y pasó a señalar que tras una referencia de Héctor Pérez Pintor, funcionario de la Universidad Michoacana, “los usos y costumbres” en la institución son posibilitar la corrupción, por lo que dijo que es ésta la principal causa de la crisis que se vive, corrupción que dijo, no sólo atenta contra un orden jurídico sino contra una moral pública.

Bajo su visión, en la casa de Hidalgo los funcionarios -habló en general-, han incurrido en actos presumiblemente objeto de denuncias que representan “gastos exorbitantes” y desvíos hacia privilegios con “costos ocultos que no tendrían por qué existir” y que no deben evadirse en aras de una autonomía que, dijo, “no quiere decir soberanía” ya que se usan recursos que deben ser objeto del escrutinio público y de las autoridades.

En los dos últimos años, declaró, en la UM se ha dado “hechos de corrupción a niveles graves y que requieren de cirugía mayor”, además de que la impunidad que generan en gran medida el desequilibrio en las finanzas universitarias, y es esta situación que prevalece, la que genera según Villanueva, el rechazo del gobierno federal a rescatar a la Casas de Hidalgo, y el gobierno estatal enfrenta entonces la disyuntiva de solventar esta crisis.

Tras aludir a que el actual rector Medardo Serna González perdió ya toda capacidad de negociación, aludió a que la Universidad Michoacana requiere en lo inmediato de establecer mecánicas que le permitan transparentar sus recursos y sus destinos. “que sujeten a la autoridad”, donde demandó que se debe identificar muy bien en estos momentos lo que es la institución y lo que son sus autoridades.

En cuanto a las estrategias de comunicación, señaló que el discurso institucional ha sido de “retórica barata” ante un pasado histórico que tiene la Michoacana, y apela además a que no sean discutidos públicamente los problemas de la comunidad, cuando justamente debiera concitar al debate, a la participación pública y a encabezar como comunidad la defensa de la educación pública, más allá de una situación presupuestal. El discurso autoritario, señaló, pretende basarse en “la ropa sucia se lava en casa”.

 

Sin comentarios

Tu opinión nos importa, deja tu comentario: