HomeDerechos Humanos«La semilla de un futuro sólo se siembra con esperanzas», carta de normalista asesinado a su esposa

«La semilla de un futuro sólo se siembra con esperanzas», carta de normalista asesinado a su esposa

«La semilla de un futuro sólo se siembra con esperanzas», carta de normalista asesinado a su esposa

Redacción / @Michoacan3_0

México, D.F.-“Esta no es una típica carta de despedida, me atrevo a decirte que nunca me olvides, no olvides que te amo con toda mi humildad. La semilla de un futuro sólo se siembra con esperanzas», reza el inicio de la carta que Julio César Mondragón Nava dejó a su esposa, Marisa Mendoza, cuando viajó a Ayotzinapa a estudiar.

El día de ayer se realizó un acto luctuoso y una colecta en beneficio de la familia de Julio César, el estudiante que murió desollado el pasado 26 de septiembre, durante los ataques violentos en contra de los estudiantes de la Normal Rural Raúl Isidro Burgos de Ayotzinapa.

Al evento convocado por el Centro de Derechos Humanos Fray Francisco de Victoria, asistió Marisa, la esposa del normalista, quien relató la historia de cómo se conocieron y leyó con un nudo en la garganta una carta que Julio César le dejó cuando partió a Ayotzinapa a cumplir su sueño de ser maestro.

“Esta no es una típica carta de despedida, me atrevo a decirte que nunca me olvides, no olvides que te amo con toda mi humildad. La semilla de un futuro sólo se siembra con esperanzas»

“Dile a mi hija que su papi la quiere mucho, aunque para mañana ya no esté, cuídala mucho, dale amor como yo quería darle a chorros. Corresponde sus preguntas y dile que por siempre yo la apoyaré.

“Me voy y no sé si regrese. Tengo mucho miedo por mis sueños, pero quiero que sepas que a donde yo vaya, tú y la bebé también irán (…). Pase lo que pase aprieta el paso y no agaches la mirada para que tus esperanzas nunca se caigan (…)”.

En el acto luctuoso, también asistió la madre del normalista Afrodita Berta Mondragón Fronta, quien señaló que su hijo se encontraba feliz tras haber quedado en la normal Raúl Isidro Burgos de Ayotzinapa «el sólo quería salir adelante. Fue muy difícil para él estudiar y estaba contentísimo de haberse quedado en la Normal de Ayotzinapa” relata.

Al lugar asistieron estudiantes, activistas, organizaciones sociales de madres y familias de San Salvador Atenco, Estado de México, para apoyar a la familia de Julio César Mondragón.

Con información de Proceso

Sin comentarios

Tu opinión nos importa, deja tu comentario: