HomeDerechos HumanosLydia Cacho busca al menos 20 años de cárcel para Mario Marín

Lydia Cacho busca al menos 20 años de cárcel para Mario Marín

Luego de la detención de ‘El Gober Precioso’ por el delito de tortura en agravio de Lydia Cacho, la periodista señala que buscará que la sentencia no sea mayor a 20 años, además de que remarcó que Adolfo Karam Beltrán sigue libre.

 

La periodista Lydia Cacho luego de la detención del exgobernador de Puebla, Mario Marín, señaló que buscará que la condena no sea menor a los 20 años de cárcel, así lo señaló en una entrevista con Carmen Aristegui.

En la entrevista Cacho explicó cómo fue el momento en que se le informó que se realizaba la detención de Marín, además de que declaró que no significa para ella que esté más segura, puesto que por ejemplo Adolfo Karam Beltrán sigue libre y tiene hombres armados.

“Ya está en prisión, también Succar Kuri, Kamel Nacif está huyendo, sus cuentas congeladas… ayer para mí era casi de madrugada cuando me llamó el fiscal (Alejandro Gertz) para decirme que estaban haciendo la detención en ese momento, que acababan de tirar la puerta en la casa donde se ocultaba Mario Marín, en una zona muy aislada de Acapulco y que estaba verdaderamente escondido, en condiciones precarias.

“Sólo sonreí, me pareció que ya era momento, llevamos poco más de 14 años dando esta batalla. Es su trabajo, les toca hacerlo, les toca a las autoridades, algunas lo han hecho y muy tranquila, Carmen, sigue la batalla, esto no me pone en menos peligro, al contrario, están más enojados que nunca, tienen a sus sicarios ahí afuera, sigue libre también Adolfo Karam Beltrán, que tiene hombres armados a su servicio.

 

“Tenemos que tener cautela, cuidado, ahora estamos enviando un equipo de protección y seguridad para nuestros abogados en Cancún, a nuestra abogada, y bueno como esto todo México… y a seguirle dando para demostrar y tener en la cárcel por lo menos 20 años al primer gobernador vinculado con casos de trata de personas y tortura de periodistas, es muy importante sentar precedente, y presionar a la autoridad para que no lo libere como ha ocurrido con otras detenciones escandalosas en México.

 

Aseguró también que se tiene evidencia de que Marín protegió a una red de tratantes donde hubo consumo de pornografía infantil, además de que hay videos que muestran que él mismo tenía un caso de una menor de edad con la que estuvo vinculado sexualmente.

La periodista también remarcó que la entonces ministra en retiro Olga Sánchez Cordero, ahora secretaria de Gobernación, la ‘traicionó’ en 2007 al no reconocer la tortura que había sufrido y votar por no sancionar a Mario Marín, por determinar que no había evidencia suficiente que demostrara que se violaron los derechos humanos de Lydia Cacho.

“Cada vez que veo a Olga Sánchez Cordero, que fue la ministra que nos traicionó, no solamente a mí, en no reconocer que fui torturada, como ahora ha tenido que reconocer esta mañana en su conferencia matutina, ella fue parte de una complicidad desde la Suprema Corte que impidió que casos similares… fueran llevados ante la justicia y se convirtieran en precedentes jurídicos para México”.

“Yo creo que ella es la responsable de haber detenido la justicia durante 15 años para miles y miles de víctimas en México y que tiene una deuda con el país, una deuda moral y jurídica”.

 

“A la secretaria de Gobernación le correspondería la vigilancia de este tipo de delincuencia organizada que esclaviza a niñas y niños en todo el país, y a jóvenes por supuesto, y que también los explota para la esclavitud, el narcocultivo, y que sea ella quien nos traicionó en la Suprema Corte, es decir yo no confío en ella y me preocupa que no sea un tema en la agenda del gobierno mexicano actual”, reiteró.

 

Otro implicado quien ya obtuvo sentencia es Jean Succar Kuri, quien recibió 112 años de cárcel  por delitos de corrupción de menores y pornografía infantil; para la periodista este caso es el más emblemático de América Latina de trata de niñas para la explotación sexual comercial, y en entrevista comenta que el haber documentado su operación funcionó.

“Entramos en una nueva etapa, en la que otra vez vamos a tener que estar encima de la justicia para que no terminen ganando ellos, comprando a la gente, amenazándola, acallándola, a los testigos ya no los pueden acallar, la testigo principal en este caso soy yo, la víctima directa de la tortura soy yo, que es la de toda la evidencia, que la ley necesitaba y reconoce, no tienen manera de decir que no (hay pruebas)”.

 

Tu opinión es importante:

comentarios

Comparte en: