HomeSeguridadMás de 100 periodistas asesinados en México, todos en la impunidad

Más de 100 periodistas asesinados en México, todos en la impunidad

Más de 100 periodistas asesinados en México, todos en la impunidad

Revolución TRESPUNTOCERO

La actividad periodística es una de las más peligrosas de ejercerse en México. Día tras día la libertad de expresión es afectada y los reporteros carecen de las condiciones que les permitan informar a la sociedad. Las agresiones a periodistas en todo el territorio nacional están en completa impunidad ante la omisión o complicidad de las autoridades. Como ninguna de éstas se esclarecen, se consolidan las condiciones para que sigan repitiéndose estos hechos, conformándose un círculo vicioso difícil de combatir.

Ante la catástrofe en materia de procuración y administración de justicia que resiente el país, la credibilidad de las instituciones y de los gobernantes se encuentra en un estado de extrema precariedad y de profundo deterioro. El asesinato del fotorreportero Rubén Espinosa Becerril, con el que se acumulan más de 100 comunicadores ultimados en México del 2000 al 2015, exhibe las fallas del sistema del sistema judicial en el país y la represión e impunidad que imperan en el territorio nacional.

A este paso, las aseguradoras tomarán en cuenta esta actividad para aumentar el monto de las primas por seguros de vida extendidos a comunicadores, aunque habrá que establecer que sólo algunas familias podrían recibir los beneficios ya que de todos los casos que se han registrado ante una inútil subprocuraduría especializada para periodistas, no se ha llegado a aclarar ninguno y las primeras declaraciones de las autoridades surgen sin que se hubiesen iniciado averiguaciones señalando directamente a la delincuencia organizada como culpables y, cuando se sabe de la lejanía entre las víctima y estas mafias recurren a los “crímenes pasionales”.

Como es costumbre todo tipo de autoridades, desde el jefe de gobierno del DF hasta el presidente de la CNDH advierten que no escatimaran recursos para la investigación y hacen surgir el “caiga quien caiga” como su mejor argumento, aunque también es el más usado e incumplido. Entre tanto y escoltado por patrullas y motocicletas de las SSP del DF, el cuerpo de Rubén Espinosa, salió de la funeraria Hispano Americana rumbo a su última morada: el Panteón de Dolores, lugar en el que se dieron cita centenas de simpatizantes, amigos y periodistas veracruzanos. ¿Cuántos más quieres Duarte?

Sin comentarios

Tu opinión nos importa, deja tu comentario: