HomeRevoluciones“Me tocó crecer contracorriente”: Citlali Martínez Cervantes
Con un click puedes recibir noticias gratis a tu WhatsApp

“Me tocó crecer contracorriente”: Citlali Martínez Cervantes

De aquellos escritores, dirigentes y activistas comunistas que visitaban a su padre, el poeta Ramón Martínez Ocaranza, fue la figura de José Revueltas la que más la impactó. El autor de Dios en la tierra, El Apando y Ensayo sobre un proletariado sin cabeza, la conoció recién nacida, la bautizó con tequila y le puso el nombre de Citlalli ante la diosa Coatlicue –nombre que había pensado para ella su madre Ofelia Cervantes-, en el Museo de Antropología.  De los concurrentes en torno a la política, la filosofía y la poesía, como Efraín Huerta, Juan de la Cabada y Enrique González Rojo además de Revueltas, recuerda que “eran buenos conversadores, mal hablados, bebedores”.

“Me tocó crecer contracorriente”, dice en su libro Cuéntame tus historias (Silla Vacía Editorial, Morelia, primera edición 2018), la historiadora y activista en los movimientos estudiantiles de 1963 y 1966 en la Casa de Hidalgo y el de 1968 que cimbró al país, Citlalli Martínez Cervantes, quien no acepta la versión de muchos analistas, de que aquellos movimientos sociales resultaron derrotados. “Nos aplastaron, pero quedó la llama y la prueba es que cada año en el país se recuerda la fecha de Tlatelolco, y en el mundo se ha ido rescatando el legado del 68 si se considera que aquel año fue una revolución mundial, que influyó para que cambiaran las cosas”.

Cita igualmente los alcances que logró el Comité 68, dirigido entre otros por Raúl Álvarez Garín, ex integrante del Consejo Nacional de Huelga, al sentar bajo juicio a un expresidente como Luis Echeverría Álvarez, como autor intelectual de la masacre en contra de los estudiantes la tarde de aquel 2 de octubre en la capital del país, proceso que sigue abierto y con el priísta bajo prisión domiciliaria.

De Cuéntame tus historias, destaca su valor testimonial, al centrarse en su formación –que al igual que en el texto, reitera en la entrevista en reconocer en su madre como su mayor influencia-, su activismo y participación en los movimientos de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo y en la Universidad Nacional Autónoma de México.

El libro que cumple en su título con una petición que le hiciera el escritor Juan de la Cabada, fue parte de un acuerdo que hasta ahora se concreta en su caso, de la llamada Comisión de la Verdad instalada en Michoacán en los sexenios de Lázaro Cárdenas Batel y de Leonel Godoy Rangel, de que sus integrantes –exguerrilleros y activistas en movimientos populares-, escribieran su testimonio de participación en la lucha social y del cual sólo cumplieron José Luis González Carrillo y ella; del primero se publicó su libro Bandera roja: la edición de Cuéntame tus historias se planteó en el contexto del 50 Aniversario de la masacre de Tlatelolco, el 2 de octubre de 1968, y de cuyo comité organizador Citlalli forma parte.

Citlalli nació en Mixcoac. De Jiquilpan, su padre decidió migrar a Morelia al ofrecerle unas clases el Colegio de San Nicolás. Citlalli cursó estudios en la Escuela de Iniciación Universitaria Femenil y posteriormente en el Primitivo y Nacional Colegio de San Nicolás de Hidalgo, desde donde vivió la efervescencia política y la agitación estudiantil de aquellos que “eran otros tiempos (….), con entrar a San Nicolás siento una emoción enorme, hoy los jóvenes no tienen aquella conciencia”.

“Me tocó crecer contracorriente, en contra de los prejuicios y limitaciones que dominaban a la conservadora ciudad de Morelia”, escribe. Esa condición de opositora la lleva hasta ahora, al lamentar la pérdida de una izquierda en México más ligada a los movimientos sociales y a una cultura contestataria. Los partidos no son la solución, señala, incluso critica que si el actual presidente Andrés Manuel López Obrador, cumple “con una mínima parte de lo que prometió, ya sería ganancia”, al resultarle inconcebible las alianzas que hizo “desgraciadamente” con “los corruptos del PT” y “el PES, que es un partido de derecha”, aunque destaca en AMLO que “por supuesto que no es igual a los expresidentes neoliberales”, en referencia a Vicente Fox, Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto, a quienes cita.

En sus tiempos, dice la ahora jubilada como maestra en la Universidad Michoacana al referirse a la década de los años 60, la primera represión que vivían las mujeres eran las normas impuestas por la propia familia. Aunque no fue su caso, cuenta de compañeras que salían de su casa con vestido y en su mochila llevaban el pantalón y la playera como sus atuendos para cambiarse y hacer activismo. Hoy, la represión se mantiene y la violencia ha aumentado, reconoce, dinámicas en las que “el Estado ha despolitizado a los jóvenes, nos ha vuelto indiferentes y apáticos, igual a los estudiantes, aunque no todos, hay también jóvenes interesados”.

-¿Qué es lo que rescatas de todas estas vivencias?

“Transmitir estas experiencias a las nuevas generaciones, para que no se pierda la memoria histórica de estas luchas, porque los que participamos en esto, muchos ya se han ido y otros apenas podemos, puros viejitos con bastón, ya necesitamos el relevo, que le entren los jóvenes”, dice al reconocer que en la Universidad Michoacana mucho de esa memoria ligada a la defensa de la institución, ha quedado relegada.

Los interesados en adquirir Cuéntame tus historias, pueden contactar a su autora en el teléfono 4432-270348.

 

Tu opinión es importante:

comentarios

Comparte en: