HomeDerechos HumanosMéxico es un Estado impune y en crisis, alerta Amnistía Internacional

México es un Estado impune y en crisis, alerta Amnistía Internacional

México es un Estado impune y en crisis, alerta Amnistía Internacional

Záyin Dáleth Villavicencio / @ZayinDaleth3_0

Morelia, Michoacán.-México está sumergido en una profunda crisis de derechos humanos, agravada por la militarización como respuesta de Estado a la violencia. Y lo peor es que las autoridades no reconocen ni parecen dispuestas a cambiar esta situación, reveló el informe anual de Amnistía Internacional (AI) para América Latina.

Hay dos lacras y una respuesta equivocada. Las lacras: la violencia y la impunidad. La respuesta, el militarismo, destacó The New York Times al calificar el informe sobre la situación en el continente como “categórico y pesimista”.

Erika Guevara, coordinadora para las Américas de Amnistía Internacional y responsable de su informe publicado este miércoles, consideró que lo peor de lo que sucede en México es que las autoridades no reconocen ni parecen dispuestas a ponerle fin a la situación.

“No hablamos de las dictaduras militares de Argentina o Chile en los años 70 y 80, sino de la respuesta ideologizada, negligente y deficiente de un Estado democrático a una serie de problemas sociales,” dijo Guevara.

“De un gobierno que niega la dimensión de la crisis y con ello la posibilidad de políticas públicas claras que busquen una solución. Que, al igual que sucedió en el pasado, ha decidido que los militares salgan de los cuarteles para responsabilizarse de la seguridad civil y cometer graves violaciones de los derechos humanos”.

No es sólo el número inmenso de abusos sino su invisibilización

A decir del gobierno mexicano, en los últimos siete años, desde el inicio de la llamada guerra contra el narcotráfico ha habido más de 27 mil desaparecidos, por lo que la organización no dudó en calificar la situación de desproporcionada y de extrema gravedad.

Y es que según el informe, no sólo los atropellos a los derechos humanos en México se agravaron en 2015 en comparación el año anterior, sino que además la impunidad prevalece ante delitos como la tortura, las desapariciones forzadas y las ejecuciones extrajudiciales a manos de las fuerzas armadas y la policía.

Ante este escenario, el informe sostiene que en Latinoamérica, México es uno de los países que más atención necesita por el número inmenso de abusos y su invisibilización, así como por la falta de políticas púbicas para revertir estos lastres.

Y es que, ocho de los diez países más violentos del mundo se encuentran en América, debido a que sus sistemas de justicia son débiles y las instituciones están paralizadas por la corrupción, la escasez de recursos y la ausencia de voluntad política que les permitiría funcionar con independencia e imparcialidad.

Los índices de impunidad llegan en varios países al 90 por ciento de los crímenes cometidos; las cárceles son espacios de autogobierno criminal donde puede suceder todo menos la rehabilitación, y la respuesta, equivocada, de las autoridades es “reiteradamente militarista”, dice el informe, lo que no consigue más que empeorarlo todo.

Eso deja la situación de los derechos humanos en América en “papel mojado” y convierte al continente en un “lugar de violencia agravada y generalizada”, en un continente donde —Venezuela, México, Colombia y Brasil— aglutinan uno de cuatro homicidios a nivel mundial por arma de fuego.

El Estado como coparticipe de la violencia

La situación más grave es la que se vive en México, donde el informe menciona tres eventos concretos en los que se registraron 16, 22 y 40 víctimas de ajusticiamiento por parte de las fuerzas de seguridad en Michoacán y el Estado de México, además de los 43 estudiantes desaparecidos por las fuerzas de seguridad.

De acuerdo con el informe, el Estado no sólo ha sido incapaz de proteger a los mexicanos de la violencia, sino que en algunos casos, ha sido coparticipe de los atropellos a los derechos humanos de la población a través de las fuerzas de seguridad pública.

La reacción de Amnistía Internacional surge además al tiempo que las amenazas a la prensa y los asesinatos de comunicadores son constantes, al mismo tiempo en que la violencia contra las mujeres, las comunidades indígenas y los migrantes, son un tema generalizado.

En el último caso, Guevara explica que las “familias de Centroamérica expulsan a sus menores para evitar el reclutamiento en pandillas”, aunque durante su tránsito por México muchos de los desplazados son víctimas de secuestros colectivos, extorsión, desapariciones y otros abusos a manos de grupos de delincuencia organizada.

Y por si la violencia, la militarización o el desplazamiento forzado no pintaran un cuadro ya demasiado oscuro, la situación de la mujer, de sus derechos sexuales y reproductivos, es también muy grave en el continente.

Según el informe, América es la región con mayor numero de países con prohibición total del aborto. Si en todo el mundo sólo hay ocho países que lo prohíben en cualquier circunstancia, seis son latinoamericanos: El Salvador, Nicaragua, Haití, República Dominicana, Chile y Surinam.

Los otros dos son Malta y el Vaticano. En países con la interpretación más rigurosa del Islam se permite abortar en algunos casos.

Guevara denuncia que si esto sucede es “debido a la influencia de la Iglesia Católica y otras confesiones conservadoras, junto con el machismo que permean todos los aspectos del Estado y la sociedad”.

Sin comentarios

Tu opinión nos importa, deja tu comentario: