HomeRevolucionesMireles, el hombre que incomodó a Peña Nieto

Mireles, el hombre que incomodó a Peña Nieto

Mireles, el hombre que incomodó a Peña Nieto

Eridani Palestino Rosas / @Eridanipalestin

(13 de julio, 2014).- En Michoacán el ser delincuente se premia con impunidad y libertad”, la frase resalta y hace eco en las redes sociales, los hashtags #LiberenaMireles #TodosSomosAutodefensas y #MeRapoComoMireles retumbaron el día que detuvieron a José Manuel Mireles Valverde, exvocero del Consejo General de Autodefensas en el estado de Michoacán.

Un año tuvo que pasar para darnos cuenta de quién era este hombre que cargaba tras la espalda todo un pueblo decaído ante la desesperación del conflicto con el narcotráfico, él fue el hombre que intentó detener a más de uno, a cualquiera que intentara pasarse del límite en contra de aquellas personas que se ganan la vida honestamente.

El 24 de febrero de 2013 fue el día en el que surgieron los grupos de autodefensas en algunos municipios de Michoacán; para ese entonces Enrique Peña Nieto ya insistía en las reformas para poder mantenerse al margen y desarrollar una política que beneficiaría a el país, lo que se le olvidó mencionarnos era que esas reformas planteadas en el “Pacto por México” ayudarían solamente a los grandes y poderosos que gobiernan desde hace años, ordenando qué está bien y qué está mal.

A todo esto con el sexenio anterior donde ya nos mostraban como uno de los países más peligrosos del mundo, llegó el nuevo presidente para corregir los errores, lo que no se percató fue que ya no estábamos dormidos, de que era ahora o nunca para salir de esta crisis que aplastaba a más de uno, fue en ese instante que los habitantes se organizaron y pusieron un alto tanto al Gobierno como a los Caballeros Templarios.

¿Pero por qué todo se salió fuera de control? ¿Qué pasó para que Mireles fuera catalogado como delincuente?

La inseguridad que se desató en Michoacán es similar a lo que está pasando en Chihuahua, Tamaulipas, Veracruz y en todos los estados donde el plomo y la droga son la mercancía pura.

La palabra narcotráfico ha estado décadas en nuestro vocabulario, pero ahora se desata en nuestro entorno personal y Mireles como muchos otros luchadores sociales y activistas sólo han querido paz y justicia; detenido, encarcelado y humillado por el Gobierno el 27 de junio en el municipio de Lázaro Cárdenas, Michoacán, por violación a la Ley Federal de Armas de Fuego y Explosivos, y por posesión de drogas; capturado por fuerzas federales y estatales mientras comía en un restaurante de pollos rostizados. “Estaba bien armado con una pierna de pollo… no solté la pierna de pollo, esa era la única arma que yo traía”, le comenta a su abogada Talía Vázquez.

Pero a todo esto es hora de pensar por los presos políticos, aquellos que con voz, fuerza y valentía han empujado la esperanza a la resurrección de un país libre y con una verdadera democracia, en el que el Estado Fallido no imponga nunca sus palabras y en dónde la seguridad no se convierta en la burla de un sexenio fantasma.

Sin comentarios

Tu opinión nos importa, deja tu comentario: