HomeEspeciales 3.0Morelia: la ciudad que nació del conflicto

Morelia: la ciudad que nació del conflicto

Morelia: la ciudad que nació del conflicto

Se fundó en el Siglo XVI en medio de un conflicto social, político y religioso; desde su origen ha sido una ciudad con gran agitación social, lo que se puede observar en unas pintas antiguas en la Catedral de Morelia

Morelia, Michoacán.- En el Siglo XVI comenzaron a fundarse las primeras ciudades novohispanas; una de esas fue Morelia, que surgió en medio de un conflicto entre los conquistadores que el reinado de España envió a esta región del continente.

La primer ciudad fundada por españoles en Michoacán fue Tzintzuntzan, en el año 1534. Con el título de ‘Ciudad Mechoacan’, en dicha localidad se asentó el cabildo español, pero en 1538, Vasco de Quiroga, quien fue designado primer obispo, determinó trasladar la capital y sede episcopal a Pátzcuaro, localidad que fue nombrada como Nueva Ciudad de Mechoacan.


Un grupo de “encomenderos”, entre esos Gonzalo Gómez, (enviados a la Nueva España a realizar labores de conquista) junto a religiosos franciscanos y agustinos, todos ellos asentados en la franja que bordea Tiripetío, Santiago Undameo, Santa María y la zona del zoológico de Morelia y Casa de Gobierno, no estaban de acuerdo con la decisión de Vasco de Quiroga, por lo que decidieron fundar una tercer ciudad en el Valle de Guayangareo.

“La ciudad de Morelia nace en un ambiente de conflicto, esa es una naturaleza de Morelia, conflictiva, con las manifestaciones, las tomas, los mítines, las pintas que hoy están al día. No es algo novedoso. En la Catedral aún se deja ver un ‘graffitti’ que es un soneto en letras rojas que es una alerta a alguna de las autoridades de la catedral.

Son varias anotaciones, hay una detrás de las escaleras hay otra en la torre oriente y entiende que es un reclamo hacia alguno de los obispos o al cabildo de la catedral”, comparte el historiador Ramón Sánchez Reyna.

Los “encomenderos” construyen una plaza principal y alrededor comenzaron a edificar sus viviendas. Entre 1560 y 1570, el rey Felipe Segundo ordena para los pueblos conquistados de América, que tracen sus ciudades a escuadra y cordel, con una plaza de acuerdo a su población y que tengan portales para que comerciantes y viajeros se resguarden de las inclemencias del tiempo.

Así se edificaron las casonas alrededor de la plaza; la primera de estas fue edificada en 1541 en la esquina del Portal Hidalgo, donde vivió el encomendero de Huango, Juan de Villaseñor, co fundador de la ciudad.

Entre los años 1720 a 1750, la ciudad adquirió la imagen que casi vemos hoy en el primer cuadro del Centro de Morelia: muy pocas casas de cantera con muros de adobe en su interior, rodeadas de edificaciones representativas como la Catedral, el Seminario Tridentino, Palacio de Gobierno, la factoría de tabaco (en lo que ahora es el Ayuntamiento), el Palacio Clavijero, Colegio de San Nicolás y los templos de La Merced, El Carmen, Las Rosas, Las Monjas, San Diego, Capuchinas, San Francisco.

“Esa fue la ciudad grandiosa que vieron los pobladores de la ciudad al fin del virreinato (1812) y todavía durante varias décadas del México independiente. La ciudad comienza a cambiar debido a las modas, porque son las formas de pensar las que van proyectando las arquitecturas, modelos pictóricos, musicales etc.”, comentó Sánchez Reyna, profesor de historia en la Universidad Michoacana.

De esta manera, actualmente en la arquitectura del centro de Morelia confluyen los estilos renacentista, barroco, manierista, neoclásico, eclecticismo y modernismo. En 1991, la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), nombró a Morelia como Ciudad Patrimonio de la Humanidad.

Sin comentarios

Tu opinión nos importa, deja tu comentario: