HomeSociedadMorena propone eliminar doble cobro de interés en créditos para vivienda

Morena propone eliminar doble cobro de interés en créditos para vivienda

Morena propone eliminar doble cobro de interés en créditos para vivienda

Con el doble cobro de intereses sobre el pago de la vivienda hace que sea un crédito más caro y llega a superar de manera excesiva el costo original.

En la Cámara de Diputados Morena propuso una iniciativa de reforma a las leyes del Infonavit y del Issste, para eliminar el doble cobro de interés en los créditos para vivienda, otorgado a los trabajadores que obtienen un salario superior al de cuatro Unidades de Medida y Actualización (UMA).

La tasa doble se aprobó en las reformas a ambas legislaciones, en 1992 y 1993, encareciendo desde entonces el derecho a la vivienda barata, pues los dos institutos cobran por encima -mínimo- un punto arriba, de la tasa de interés bancaria vigente.

La iniciativa está en proceso de dictaminación en San Lázaro, la cual subraya el derecho a la vivienda digna, a través de créditos baratos y suficientes.

“Al día, el promedio de las tasas de interés sobre los saldos insolutos es comparativamente más oneroso que las aplicadas por la banca privada a nivel nacional o internacional, y la actualización del saldo de los créditos conforme al incremento del salario mínimo, se aparta del precepto constitucional ligado al interés social, ya que el crédito lejos de ser barato resulta inasequible.”

A través de una reforma neolibreral en 1992 y 1993 a Ley del Instituto del Fondo Nacional de la Vivienda para los Trabajadores, y la Ley del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado se creó un doble cobro de interés, la cual indica la nueva propuesta “debe modificarse, toda vez que el acceso al crédito barato y suficiente para la adquisición de vivienda por parte de los trabajadores por su finalidad requiere de otras características.”

Se debería aplicar una tasa de interés inferior a la que otorgan las instituciones de crédito privadas, para que el trabajador pueda pagarlo sin que dicho crédito supere excesivamente el costo original de la vivienda adquirida, cosa que sucede actualmente.

“El cobro de intereses sobre los saldos insolutos es mayor al que cobra la banca privada y la actualización del saldo de los créditos conforme al incremento del salario mínimo, se aparta del precepto constitucional de interés social, ya que el crédito en este caso está dependiendo un sistema con un doble mecanismo de cobro de interés, o bien un doble cobro de intereses sobre la vivienda, lo cual además de ser inconstitucional, resulta mucho más caro que cualquier otro crédito.”

Se critica que las actualizaciones anuales de créditos y la aplicación de intereses, no tienen un equilibrio en la relación a la percepción salarial y la capacidad de pago por periodos prolongados de tiempo, por lo que se eleva drásticamente el monto original del crédito.

Esto significa que los trabajadores beneficiarios aunque paguen puntualmente, a través de las retenciones que se hacen a su salario, no logran disminuir la deuda original, sino que se incrementa, a pesar de que dichas retenciones representen el treinta por ciento del salario del trabajador al contratar el crédito.

La iniciativa propone un esquema financiero de pagos fijos en pesos que reviertan la tendencia de la cartera vencida de fondos, sin que se descapitalice a las instituciones que los administran, y al mismo tiempo estos créditos sean verdaderamente para otorgar vivienda digna de interés social barata y suficiente para los trabajadores.

La propuesta de reforma al artículo 44 de la ley del Infonavit considera que “por tratarse del otorgamiento de créditos hipotecarios de interés social, los trabajadores de ingresos medios y altos, con salarios mayores a cuatro veces el valor de la Unidad de Medida y Actualización o su equivalente en pesos, en ningún caso deberán pagar un interés mayor al que establezca la banca comercial.”

Y el número 185 de la Ley del ISSSTE, considera que “por tratarse del otorgamiento de créditos hipotecarios de interés social, los trabajadores de ingresos medios y altos, con salarios mayores a cuatro veces el valor de la Unidad de Medida y Actualización o su equivalente en pesos, en ningún caso deberán pagar un interés mayor al que establezca la banca comercial”.

Sin comentarios

Tu opinión nos importa, deja tu comentario: