HomePrincipalesMulti-homicidios en Michoacán: entre el “terrorismo” y la “guerra de guerrillas”

Multi-homicidios en Michoacán: entre el “terrorismo” y la “guerra de guerrillas”

Multi-homicidios en Michoacán: entre el “terrorismo” y la “guerra de guerrillas”

Michoacán.- Entre los meses de octubre de 2021 a marzo de 2022, en Michoacán se perpetraron al menos 20 multihomicidios -crímenes con un mínimo de cuatro víctimas- que dejaron al menos 121 personas muertas, hechos que en su mayoría se atribuyen a la delincuencia organizada.

La lucha que sostienen grupos delictivos originarios del estado contra el Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG) han derivado en múltiples matanzas que colocan a Michoacán como el estado con mayor número de homicidios a nivel nacional.

Entre los asesinatos masivos que se han registrado en el último semestre destacan los ocurridos en San José de Gracia, municipio de Marcos Castellanos (27 de febrero), con un mínimo de 11 víctimas de las que no se encontraron sus cuerpos, únicamente material genético, y el perpetrado en un palenque de Zinapécuaro (27 de marzo), con 20 fallecidos, algunos de ellos integrantes del crimen organizado según lo informado por el gobierno estatal.

El primero de ellos, similar a un fusilamiento, ocurrió en una calle cualquiera a plena luz del día durante un funeral; en el segundo, había mujeres y menores de edad. En ambos se trató de ajustes de cuentas entre criminales, informaron autoridades.

Para José Alberto Guerrero, especialista en temas de seguridad, los frecuentes asesinatos de varias víctimas en un mismo hecho criminal, corresponden a una demostración de poder de los grupos de la droga que operan en Michoacán.

“El crimen organizado está polarizando la situación para demostrar que ellos tienen el control del estado, prácticamente.

El mensaje (detrás de las masacres) es que ellos tienen el control político, social y económico del estado. Ellos imponen condiciones donde la autoridad elegida por el pueblo ha sido rebasada. Recurren al terrorismo y lo que en su momento se llamó ‘guerra de guerrillas’ donde se dan diferentes ataques en diferentes zonas para eliminar al enemigo”, consideró.

La embestida del CJNG y el intento de los grupos criminales endémicos de Michoacán, como son Cárteles Unidos, Los Correa y La Nueva Familia Michoacana, por recuperar el territorio han desembocado en una pelea que se nutre de un esquema de seguridad deficiente. Sin policías municipales capacitados, sin una estrategia contundente y con autoridades impuestas por delincuentes, la entidad se encuentra en un retroceso, consideró.

“Michoacán se ha convertido en un espejo de todo el país, porque se concentra esta dinámica de violencia, de tácticas criminales y nulas respuestas gubernamentales» expuso José Alberto Guerrero, quien considera, el esquema de seguridad no ha sido el adecuado, pues no se ha recurrido a los trabajos de inteligencia policial para tejer redes que lleven hacia los caminos del crimen organizado y conocer sus estructuras a fondo.

Prueba de esta regresión, dijo, es que cada vez es más frecuente que la Fiscalía General del Estado “al verse rebasada está usando las recompensas (para localizar criminales) cuando su labor es investigar”, consideró Guerrero, quien también es miembro de la asociación “Causa en Común”.

Además de los estragos sociales y políticos que deja la guerra del narcotráfico, los michoacanos tendrán que pagar otra grave consecuencia: una economía sin crecimiento consideró el experto.

“Mientras siga habiendo esta situación de seguridad no va a haber ninguna inversión económica fuerte y las autoridades tendrían que replantear la estrategia de seguridad o crear una, porque al parecer no la tienen. Realmente no vemos un compromiso de la Secretaría de Seguridad Pública de fortalecer a las policías y nos han vendido la idea de que quien se une al Mando Único está seguro y estamos viendo que no es así”, expuso el miembro del Observatorio de la Guardia Nacional.

Para el gobierno de Michoacán, los asesinatos múltiples son respuesta de la delincuencia ante el rompimiento de los pactos que anteriores gobiernos forjaron con el crimen organizado.

Ese «rompimiento de las inercias del pasado» como lo llamó el gobernador Alfredo Ramírez Bedolla, han causado que desde noviembre de 2021 a marzo de 2022, en el estado se hayan perpetrado 684 homicidios dolosos, es decir, 136 personas fueron asesinadas cada mes.

Dicha cifra equivale a 4.56 asesinatos por día, lo que también apunta, en Michoacán es asesinada una persona cada 5.2 horas.

Sin comentarios

Tu opinión nos importa, deja tu comentario: