HomeDerechos Humanos“No tardo”, dijo por teléfono Xitlali antes de ser asesinada

“No tardo”, dijo por teléfono Xitlali antes de ser asesinada

“No tardo” le dijo Xitlali a Luis poco antes de ser asesinada, su última conversación fue por teléfono la tarde del miércoles 30 de septiembre. Su caso se acumula a los 165 asesinatos de mujeres registrados por la Fiscalía General del Estado en lo que va del año, catorce de ellos catalogados como feminicidios.

Este domingo se reanudó la audiencia por la que Laura Angélica y Estephani Nataly finalmente fueron vinculadas por el juez Félix Francisco Cortés Sánchez a proceso como presuntas responsables del asesinato de Xitlali, enfermera de 31 años de edad que tenía apenas una semana de haber logrado su base en el Instituto Mexicano del Seguro Social.

“Todo indica que existía la intención de quitarle la vida a Xitlali”, refirió el juez previo a decretar la vinculación a proceso, las pruebas aportadas por la Fiscalía General del Estado no dieron margen para argumento contrario, tanto que durante la audiencia de este domingo la defensa de Laura y Estephani no objetó en nada los elementos aportados.

Las medidas establecidas en el Poder Judicial debido a la pandemia, hicieron que las imputadas participaran vía virtual en la audiencia, ambas vestidas de blanco, con el pelo suelto y acompañadas por sus dos defensores quienes, con poco tino para calcular sus tiempos, acudieron al penal David Franco Rodríguez sólo con una hora de antelación a la audiencia, por lo que debido a los protocolos a seguir para ingresar al Centro Penitenciario no contaron con tiempo para comunicarles a sus defendidas la estrategia que seguirán, así que solicitaron diez minutos de receso para tal efecto, situación que les valdría la reprimenda del juez.

En la sala de audiencias estaba presente el juez Cortés Sánchez, la secretaria de la Sala de oralidad 8, y José Luis, padre del hijo de Xitlali quien es víctima indirecta de los hechos. Virtualmente además de las imputadas, participaron las dos fiscales que llevan el caso, y los asesores victimales de Luis, pareja de Xitlal, así como de su madre Lucina.

Ese miércoles a las 12.20 horas Xilatli salió de su casa en el fraccionamiento Montaña Monarca, iba a verse con Estephani Nataly –sobrina de Luis- y con Laura Angélica, ya que a ésta última le iban a rentar en 12 mil pesos un inmueble en Zinapécuaro propiedad de Luis. Él se ha visto imposibilitado a salir de su casa desde hace dos meses, cuando le diagnosticaron cáncer.

El punto de encuentro fue el café MX ubicado en avenida Camelinas, en Morelia a las 13:00 horas, Xilali manejó hasta ahí un Mercedes Benz blanco modelo 2018, del que luego de media hora en el lugar las cámaras de vigilancia la detectaron salir acompañada de dos mujeres.

Las tres acudirían al fraccionamiento Camelinas, a la casa en que vive la madre de Luis quien, en las declaraciones que dio al Ministerio Público junto con su hijo, dijo que habían salido a las diez de la mañana de compras y que comieron en la calle. Ambos aseguraron haber llegado a las diez de la noche a su casa y que ésta olía a cloro y limpia pisos.

En casa de su suegra Xitlali le marcó a Luis a las 14:15 horas para informarle que el trato de la renta del inmueble ya estaba cerrado, que estaba por salir y que no tardaba. La última localización del celular de Xitlali fue ahí, a la par de la ubicación de los celulares de Estephani Nataly y Laura Angélica.

La familia política no veía con buenos ojos a Xitlali, según versión de la madre de la enfermera, quien el dos de octubre ofreció una conferencia de prensa solicitando el apoyo de la sociedad para dar con el paradero de su hija. No bien había finalizado su encuentro con la prensa cuando fue notificada de que su cuerpo había sido localizado.

Los dictámenes periciales arrojaron que el asesinato de Xitlali ocurrió entre las 14:00 y las 16:00 horas, en las revisiones hechas a la casa de su suegra las autoridades aplicaron el reactivo bluestar (para sangre) con el que detectaron manchas en cochera, sala, muebles y piso. Los peritajes demostraron que la sangre pertenecía a la víctima.

El cuerpo de Xitlali habló por sí mismo sobre la contundencia de su asesinato, golpes en la parte frontal derecha, en la nariz, en la boca, en el cuello, en el dorso del antebrazo, en la pierna, en la cabeza, en la nuca y en el hombro, fueron las lesiones por golpes policontundentes en cráneo, cuello y tórax los que le ocasionaron la muerte.

Frente a la agresión ella probablemente trató de defenderse, el mechón de cabellos localizados en su mano podrán arrojar luz al respecto, aún está por saber a quién pertenecían pues los exámenes genéticos aún están en proceso.

Tres sábanas y dos bolsas de plástico negras envolvieron el cuerpo de Xitlali, así fue trasladado en la cajuela del Mercedes Benz blanco hasta el camino de la Hoya de Álvarez, municipio Valle de Santiago en Guanajuato, lugar en que fue abandonado.

El automóvil sería localizado en otro lugar, en la comunidad de Jeruco, municipio de Cuitzeo en Michoacán, a 30 metros de la primaria Vicente Guerrero; en él se detectaron rastros de sangre de Xitlali y de otra persona, había manchas en la cajuela y en la manija.

El seguimiento a la ubicación de las líneas telefónicas de Xitlali, Estephani Nataly y Laura Angélica, evidenciaría la coincidencia entre ellas ese 30 de septiembre, primero en el lugar de los hechos y luego, en el caso de las dos últimas en Valle de Santiago, Guanajuato a las 17:58 horas, y posteriormente de retorno a Morelia, una a las 21:40 horas y la otra a las 22:00 horas.

Los elementos expuestos son suficientes para el juez quien, a las 11:19 horas de este domingo determinó la vinculación a proceso de las imputadas por homicidio calificado.

La Fiscalía solicitó cuatro meses más para la investigación complementaria que fueron concedidos por el juez, es así como el once de febrero culminará el plazo acordado y posteriormente los fiscales tendrán 15 días para fijar postura.

Desde la pantalla Estephani Nataly y Laura Angélica observan el fin de la audiencia en silencio, por fuera de la sala 8, se escucha de rebote y ajeno el bullicio de la avenida La Huerta, los autos y los vendedores de un mercado dominical.

Tu opinión es importante:

comentarios

Comparte en: