HomeCoronavirusNo todos los que fallecen por Covid están administrativamente muertos

No todos los que fallecen por Covid están administrativamente muertos

Morelia, Michoacán.- En Michoacán la vida después de la muerte es posible, sobre todo en épocas de pandemia, ya que si bien las personas fallecen físicamente a causa del Covid-19, administrativamente permanecen vivas hasta en tanto sus deudos no tramiten la expedición de su acta de defunción.
Si bien la Secretaría de Salud emite el Certificado de Defunción correspondiente, administrativamente queda en manos de los deudos el siguiente paso que es solicitar la expedición del Acta de Defunción al Registro Civil para que quede formalmente asentado que la persona falleció.
Alrededor del 50 por ciento de los decesos registrados por Covid-19 en Michoacán tienen administrativamente vida ya que no se ha registrado el trámite para levantar las actas de defunción respectiva, lo que hace por ejemplo, que dichas personas sigan apareciendo con sus derechos políticos intactos al permanecer en el padrón electoral, o ben que continúen en los registros de población del INEGI.
Teresa Ruiz Valencia, directora del Registro Civil en Michoacán explica que hay una coordinación con el Sector Salud, cuando se suscita un fallecimiento por Covid-19, “ellos informan a los familiares que tienen que acudir al Registro Civil para que se levante el Acta de Defunción; por la situación en particular, nada más se les da la orden de inhumación o cremación según lo requieran y se les pide que esperen a que pasen 14 días para que puedan acudir a levantar el acta, salvo que tengan alguna urgencia para realizar el trámite inmediatamente”.
El Código Familiar del Estado establece en su artículo 99 que ninguna inhumación o cremación se puede hacer sin autorización escrita de un oficial del Registro Civil, quien debe asegurarse suficientemente del fallecimiento con certificado expedido por el médico legalmente autorizado.
La norma abunda al establecer que se procederá a la inhumación o cremación, dentro de las 48 horas siguientes al fallecimiento, excepto en los casos en que se ordene otra cosa por la autoridad que corresponda.
La crisis sanitaria ha venido a generar algunos matices en la aplicación de la norma de la norma en Michoacán, de manera que, ahora se pide a los deudos un periodo de gracia de 14 días previos a requerir el acta de defunción, esto a menos que les sea urgente tener el documento.
“Hay una coordinación con el Sector Salud, cuando se suscita un fallecimiento por esta causa de muerte, ellos informan a los familiares que tienen que acudir al Registro Civil para que se levante el acta de defunción; por la situación en particular nada más se les da la Orden de Inhumación o Cremación según lo requieran y se les pide que esperen a que pasen 14 días para que puedan acudir a levantar el acta salvo que tengan alguna urgencia para realizar el trámite inmediatamente”, explica Ruiz Valencia.
Para los casos de Covid-19 se tiene habilitado un solo lugar para levantar las actas de defunción, es la Oficialía del Sector Salud que se habilitó en Capuchinas (Morelia), a un costado de donde normalmente opera la Oficialía Ocho del Registro Civil. Es ahí donde llevan el control de estos casos, y con ello se busca evitar riesgos de contagios tanto para el público en general como para el personal.
Los deudos tienen 180 días para tramitar el Acta de Defunción de sus familiares, ya que pasado ese tiempo la posibilidad de obtener dicho documento es vía juicio.
El cuatro de abril en que falleció Gloria –su mamá- en Morelia, a Záyin Villavicencio le tocó vivir la confusión institucional que supuso ser el primer deceso por Covid-19 en la ciudad.
El impacto de la pérdida, la incertidumbre por la posibilidad de contagio y someterse a la prueba correspondiente, la duda acerca de si podía pasar a reconocer el cuerpo, el checar qué ocurriría con las pertenencias que su madre llevaba al momento de ser ingresada al nosocomio, y la entrega de documentos, eran elementos de vorágine que, sumados a la falta de claridad en la información institucional le hicieron caer en cuenta hasta después qué había pasado con el acta de defunción.
Tras la salida del cuerpo de su madre del hospital, a Zayin se le informó que el certificado de defunción le sería entregada por la funeraria junto con las cenizas de su madre, pero nadie le notificó del mecanismo que tenía que seguir para levantar el acta de defunción. Los documentos a los que ella ha tenido acceso son la orden de cremación y el certificado emitido por la Secretaría de Salud.
A partir de este 2020 el Covi-19 aparece como nueva causa de muerte tanto en actas como en certificados de defunción, en éstos últimos, generalmente acompañado por la leyenda de “síndrome de distrés respiratorio agudo”, que es una afección caracterizada por una acumulación de líquido en los sacos de aire de los pulmones que no permite que el oxígeno llegue a los órganos.

Tu opinión es importante:

comentarios

Comparte en: