HomeRevolucionesNos faltan más de 300mil, comunicado del FNLS

Nos faltan más de 300mil, comunicado del FNLS

Nos faltan más de 300mil, comunicado del FNLS

Redacción / @Michoacan3_0

Este 26 de septiembre se cumple un año de la desaparición forzada de los 43 estudiantes de la Escuela Normal Rural Raúl Isidro Burgos de Ayotzinapa, Guerrero, del asesinato cometido en contra de un adolescente, dos adultos, tres estudiantes y 80 personas heridas. Un año de protestas, de indignación del pueblo mexicano, un año de silencio, de impunidad, de aquiescencia y omisión del Estado ante este crimen de lesa humanidad, cada día que pasa, se confirma la evidencia perversa y criminal del Estado policiaco-militar, pese a la cínica fabricación de “verdades históricas” por parte de funcionarios de la PGR.

Enraizada profundamente en la conciencia de nuestro pueblo, la protesta crece. Pese a las campañas mediáticas del Estado, que tratan de criminalizar las acciones de protesta y amenaza de diversas formas a los padres de familia; se hostiga a organizaciones populares solidarias que mantienen la exigencia de presentación con vida de sus familiares para que desistan de esta lucha y perpetuar la impunidad.

Es de dominio público que este, como otros crímenes de lesa humanidad, se fraguó en las altas esferas gubernamentales, no fue un hecho casual, sino un acto premeditado de terrorismo de Estado; es la concreción de la puesta en práctica de una medida de Guerra de Baja Intensidad; es la continuación de un plan puesto en marcha con anterioridad, en donde se contemplaban atentados criminales contra los estudiantes normalistas, agrupados en la Federación de Estudiantes Campesinos Socialistas de México (FECSM).

Lo anterior se confirma con la ejecución extrajudicial del normalista Alexis Herrera Pino en diciembre de 2011; la represión sistemática de normalistas en Michoacán, Chiapas, Puebla, Estado de México… en estos hechos criminales no se descarta la intervención de instituciones de inteligencia militar y policiaca.

La intención del Estado mexicano no deja lugar a dudas, el objetivo fue aniquilar y detener desaparecer a los estudiantes responsables de la Comisión Política e Ideológica de la Normal de Ayotzinapa, en donde el gobierno tenía señalados a por lo menos 20 estudiantes, parte de la estructura de formación política de los normalistas, el propósito gubernamental fue y es destruir a como dé lugar a las estructuras político-organizativas estudiantiles, no olvidemos que los actuales dirigentes estudiantiles son objeto de sistemáticas amenazas e intimidaciones, incluso no solo de desaparición forzada sino de muerte.

La detención desaparición forzada, es un crimen de lesa humanidad que no prescribe, práctica fascista propia de gobiernos autoritarios, represivos, dictatoriales y antipopulares, llevada a cabo en el contexto de terrorismo de Estado, con la que se ha pretendido acallar la protesta popular generalizada, política del gobierno que continúa aplicando el priista Enrique Peña Nieto contra luchadores sociales, defensores de los derechos humanos, personalidades y periodistas críticos del régimen capitalista, contra el pueblo en general, con un saldo de más de 300 mil detenidos desaparecidos.

A un año de la desaparición forzada de los 43 normalistas, las jornadas de lucha del pueblo mexicano han obtenido logros importantes al evidenciar una vez más la verdadera esencia y naturaleza del Estado burgués mexicano; el anquilosado sistema de sus instituciones de justicia; la creciente impunidad en todos los niveles de gobierno, de funcionarios, de altos mandos policiacos y militares, la descarada y sistemática destrucción de evidencias que aportaban pruebas contundentes sobre este crimen de Estado y de lesa humanidad.

La necedad de querer endosar el cometido de este crimen a la llamada delincuencia organizada persiste, ahora se abalan desde opiniones expertas, sin embargo, se pierde objetividad cuando se separa el fenómeno de la violencia de “grupos delincuenciales” de las estructuras del Estado. Por enésima ocasión, la detención desaparición forzada de los 43 y la de muchos otros mexicanos es responsabilidad del Estado mexicano. Los denominados grupos de la delincuencia fungen el papel de paramilitares, que hacen el trabajo sucio de los cuerpos castrenses.

Todos debemos repudiar y luchar por erradicar estas prácticas pro fascistas, enarbolar la bandera de presentación con vida de todos los detenidos desaparecidos del país, la solidaridad como pueblo, entre hermanos de clase, como víctimas de la violencia y terrorismo de Estado es un deber moral y un principio elemental del humanismo proletario, por ello, a exigir la presentación con vida inmediata de los 43 estudiantes normalistas de Ayotzinapa Guerrero, de los luchadores sociales Edmundo Reyes Amaya y Gabriel Alberto Cruz Sánchez, Francisco Paredes Ruiz, Lauro Juárez, Daniela y Virginia Ortiz Ramírez, Teodulfo Torres Soriano, Ramón Ángeles Salpa, Carlos Rene Román Salazar… y las más de 300 mil detenidos desaparecidos por el régimen.

No debemos permitir las maniobras con las que el Gobierno federal pretende cerrar los casos de todos los detenidos desaparecidos, aceptar las versiones de ejecuciones e incineraciones le permite al gobierno federal dar carpetazo a crímenes de lesa humanidad que no prescriben y mantenerlos en la impunidad. Por eso, reiteramos que es el Estado mexicano, los cuerpos policiacos y militares, el ejército, la marina, la policía federal, policías estatales y municipales, los únicos ejecutores de la detención desaparición forzada en México, sin olvidar a los grupos paramilitares emanados de los cuerpos policiaco-militares, es decir, creados por el Estado.

La exigencia de Juicio político de funcionarios gubernamentales debe comenzar por el titular del Ejecutivo, es una necesidad política, desde hace décadas. Los presidentes de la República gozan de total impunidad pese a su responsabilidad comprobada ante estos crímenes de lesa humanidad, la existencia de estas prácticas perversas revelan la naturaleza de una dictadura burguesa que se sustenta el instauración de un Estado policiaco-militar impuesto a sangre y fuego contra el pueblo mexicano.

Ni la represión, ni el hostigamiento podrán frenar las acciones de protesta del pueblo, cerremos filas contra el terrorismo de Estado y continuar con la movilización y la protesta enérgica contra los crímenes de lesa humanidad, exigiendo la ¡Presentación con vida inmediata de los 43 normalistas de Ayotzinapa, y la de todos los detenidos desaparecidos en el país de ayer y hoy! ¡Juicio y castigo a los responsables intelectuales y materiales de la detención desaparición forzada!

Sin comentarios

Tu opinión nos importa, deja tu comentario: